Reduciendo los requerimientos de tu vida

Original por Leo Babauta

Estaba caminando por un aeropuerto temprano en la mañana, y quería tomarme una taza de café para despertarme. Pero luego vi una larga fila en el Café Peet, y decidí que no necesitaba el café para estar despierto, feliz y vivo.

Cuando algo se convierte en una necesidad, un requerimiento, esto nos encierra. Debemos tenerlo, lo que significa que empezamos a estructurar nuestras vidas alrededor de ese algo.

Para muchos de nosotros es más que solo café: necesitamos una copa de vino (o una cerveza) en la tarde, necesitamos tiempo solos, necesitamos que las cosas estén limpias, necesitamos ver algo de tele para relajarnos en la tarde, necesitamos el Internet para nuestro entretenimiento y noticias.

No hay de nada malo con estas cosas, pero pronto los requerimientos para una vida feliz empiezan a apilarse.

¿Cuáles son tus requerimientos? ¿Aquellas cosas sin las cuales no puedes vivir? Para algunas personas, esto cambia dependiendo de las circunstancias: necesitas una almohada de viaje para el avión, una cama suave y una almohada agradable para poder dormir, música para correr o hacer ejercicio, un poco de alcohol para socializar, etc.

Qué pasa si no puedes tener estas cosas – ¿te hace sentir infeliz o estresado? ¿Acaso disfrutas menos del viaje , u ocasión social, o salida a correr?

¿Qué pasa cuando abandonamos esas necesidades, y simplemente las dejamos como una "opción que es agradable tener"?

Durante el próximo mes, mi esposa y yo nos uniremos a nuestro amigo Jesse en un desafío de no-alcohol, solo para impulsarnos hacia la incomodidad de no relajarnos con una copa de vino por la noche. Esto me ayuda a eliminar uno de mis requerimientos diarios.

Puede que yo haga cosas similares con el café (el cual bebo cada mañana) o leer cosas en Internet. Pero para ser honesto, creo que la mayoría de mis requerimientos son mínimos.

Mientras menos requerimientos tengamos, menos carga representarán estos. Y mientras más frecuentemente tengamos la misma cosa cada día, más será posible que esa cosa se convierta en un requerimiento.

Esta no es una prescripción de cómo vivir tu vida, sino algo para considerar.

← Regresar a la Tabla de Contenidos
Sigue leyendo Reduciendo los requerimientos de tu vida