Como desaferrarte de tus posesiones

Original – Septiembre 7 de 2009

Una de las cosas más difíciles respecto a volverse minimalista es, para la mayoría de personas, desaferrarse de las posesiones.

No te mentiré, es difícil.

Desaferrarte puede sentirse como si se te hubiese quitado un gran peso de encima, y cuando lo haces, te sentirás liberado y ligero.

Pero permitirte el desaferrarte es una cosa emocional, y como cualquier cosa emocional, no siempre es fácil. Hay algunas razones emocionales por las que nos es difícil desaferrarnos de las posesiones.

Hace poco leí una excelente serie de artículos sobre como aprender a desaferrarse de la ropa en la página 'The Very Small Closet (El Closet Muy Pequeño)', y muchas razones fueron dadas por esta dificultad:

* Tenemos memorias y buenas emociones asociadas con las posesiones.

* Hemos gastado dinero en esos objetos, lo que significa que hemos perdido otras oportunidades de invertir ese dinero, y odiamos pensar en oportunidades perdidas.

* Tenemos miedo de que habrá alguna ocasión en la que usaremos esa ropa en el futuro, o que podríamos perder 10 libras, y que esa ropa nos servirá en el futuro.

* Tememos un futuro incierto, donde podríamos necesitar esas posesiones porque no tenemos el dinero para comprar más.

* Y en el presente, disfrutamos tener el sentimiento de "abundancia".


Como puedes ver, hay muchos aspectos dentro de este lazo con nuestras posesiones.

Tu también podrías notar que las primeras dos están asociadas con el pasado, las otras dos están asociadas con el futuro, y solo la última tiene que ver con el presente.

Hay dos formas en las que podemos vencer esos miedos, de tal forma que nos liberemos para poder desaferrarnos de las posesiones:

1. Enfócate en el presente. Seguro, podríamos tener sentimientos sobre el pasado y preocuparnos por las oportunidades perdidas del pasado, pero eso ya pasó.

Si nos enfocamos en el presente – disfrutando este momento, sin la necesidad de todas esas posesiones, podemos liberarnos del pasado.

Sé feliz ahora, no amarrado a recuerdos de oportunidades perdidas en el pasado. Si nos atascamos en el pasado, estaremos perdiendo oportunidades en el presente.

Y los miedos de un futuro incierto también pueden eliminarse si nos enfocamos en el presente. El futuro no ha llegado aún – el presente si.

No tenemos idea de lo que nos traerá el futuro, así que preocuparse sobre este es una perdida de tiempo. Cruzaremos ese puente cuando lleguemos allí.

En vez de eso, enfócate en vivir ahora, en el presente. Y cuando haces eso, te darás cuenta de que no necesitas todas esas posesiones. Todo lo que necesitas es sacarle el mayor provecho a este momento, ahora mismo.


2. Enfócate en calidad por encima de cantidad. Seguro, puede sentirse bien tener muchas cosas y tener ese sentimiento de "abundancia".

Pero si en su lugar nos enfocamos en calidad, y no en cantidad, podremos tener un placer aún mayor.

Tener unas pocas cosas muy buenas es mucho mejor que tener muchas cosas. Disfrutar placeres pequeños, ahora, es mejor que el sentimiento insatisfactorio y efímero que nos dan las posesiones.

Así que enfócate en el presente, y deja que el pasado y el futuro se desvanezcan.

Enfócate en calidad por encima de cantidad. Y al hacer eso, eso elimina nuestras ataduras emocionales a las posesiones, para así desaferrarnos de ellas.

No es tan fácil como suena, lo sé. Pero se puede hacer, y cuando lo logres, te sentirás genial.


← Regresar a la Tabla de Contenidos

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!