Comprar no es la solución

Original – Septiembre 16 de 2009

Con frecuencia, cuando queremos resolver un problema o hacer algún tipo de cambio en nuestras vidas, salimos a comprar algo:

* Queremos volvernos organizados, así que compramos contenedores o carpetas u organizadores para el guardarropa.

* Queremos perder peso, así que compramos comida de dieta o una máquina de ejercicios o una suscripción para el gimnasio.

* Queremos ayudar al ambiente, así que compramos productos ecológicos.

* Para liberarnos de nuestras deudas, contratamos a un planeador financiero o compramos software financiero.

* Queremos ahorrar gasolina, así que compramos un carro que gaste poca gasolina (tal vez un híbrido).

* Queremos empezar un nuevo hobby, así que compramos materiales y equipos nuevos.

* Queremos hacerlo casi todo, así que compramos ropa nueva para hacerlo (ropa de ejercicio, ropa de trabajo, ropa de yoga, ropa elegante, ropa a la moda).

* Queremos que nuestra casa se vea mejor, así que compramos muebles y decoraciones nuevas.

* Queremos ser más impresionantes, así que compramos aparatos nuevos. O una camiseta genial.

* Queremos mejorar nuestras vidas, así que compramos libros nuevos sobre temas diferentes.


Podría seguir con esto, pero ya entiendes.

Lo que ocurre es que comprar no es la solución. O por lo menos, muy, pero muy rara vez lo es.

En vez de esto, compra menos. Detente antes de salir a comprar cosas. Mira que objetos ya tienes que puedas usar ahora.

Mira si alguien más tiene lo que te gustaría y mira si puedes tomarlo prestado, o si puedes intercambiarlo. Mira si puedes resolver el problema sin conseguir nada nuevo.

Unos pocos ejemplos:

* Para ayudar al ambiente, Consume menos. Vive de forma simple.

* Para perder peso, come menos y come sano.

* Para estar en muy buena forma, intenta un ejercicio minimalista en el cual solo caminas, o corres, o nadas, o haces ejercicios donde levantas tu propio peso.

* Para pagar todas tus deudas, gasta menos, ahorra, y paga todo lo que debes.

* Para hacer que tu casa se vea mejor, limpia el cacharro.

* Para ahorrar gasolina, conduce menos.

* Para tener las cosas más organizadas, limpia el cacharro.

* Para mejorar tu vida, lee cosas gratis en Internet, o empieza haciendo cambios pequeños y graduales conforme avanza el tiempo.


Tú entiendes. A veces necesitarás objetos para resolver problemas, pero una vez más, mira lo que ya tienes, lo que puedas tomar prestado o intercambiar con otros, y como último recurso, puedes comprarlo usado.


Irónicamente, tal vez hayas notado que estoy ofreciendo un libro digital sobre minimalismo: La guía simple a una vida minimalista. Es gratis, no tiene copyright, y es libre de DRM.

No necesitas conseguir este libro digital para vivir una vida más minimalista. Este blog te ofrece ideas gratis igual que otros blogs, y puedes hacerlo por tu cuenta simplemente reduciendo lo que tienes y lo que haces a lo esencial.

Sin embargo, ofrezco este libro digital como una forma de ahorrarte tiempo en tener que investigar tanto, y espero que te sea útil si decides descargarlo.


← Regresar a la Tabla de Contenidos

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!