Libérate de las metas

Original – Septiembre 29 de 2009

"Desaferrándote es como todo se logra. Quienes se desaferran son quienes ganan el mundo. Pero cuando intentas e intentas, el mundo estará más allá de que lo puedas ganar."
- Lao Tzu

Una de las doctrinas más inquebrantables en la literatura del éxito y la productividad es que tienes que tener metas para lograr ser exitoso. Y de esta doctrina se derivan muchos otros tipos de creencias:

* Necesitas planear tus metas de la forma correcta (por ejemplo, usando el método S.M.A.R.T).

* Tienes que dividir tus metas en tareas que puedas realizar.

* Tienes que tener tiempos de trabajo determinados y plazos a cumplir.

* Tienes que enfocarte en tus metas cada día.


Yo se esto, porque lo he creído y lo he vivido y he escrito sobre ello, por mucho tiempo.

Hasta hace poco.

Hasta hace poco, siempre me he propuesto metas para mi mismo – a corto plazo y largo plazo, con listas de acciones a realizar.

He progresado en ambas, y he completado muchas metas. Y en cuanto a este punto de vista tradicional, he sido exitoso.

No lo discuto: Las metas funcionan, y puedes ser exitoso usando metas.

¿Pero acaso son la única forma?

Recientemente me he alejado de las metas. Me he liberado de los grilletes de las metas. Me he liberado porque las metas no son ideales, y en mi forma de pensar:

* Son artificiales – tu no trabajas porque te gusta, lo haces porque te has puesto metas.

* Te inhiben – ¿Que pasa si quieres trabajar en algo que no esté alineado a tus metas? ¿Que no deberíamos tener esa libertad?

* Nos presionan a que alcancemos lo que hemos determinado, a completar ciertas cosas. La presión es estresante, y no siempre en buena forma.

* Cuando fallamos (y siempre lo hacemos) es desalentador.

* Siempre estamos pensando en el futuro (las metas) en vez del presente. Prefiero vivir en el presente.


Pero más que todo, esta es la cosa con las metas: Nunca estás satisfecho.

Las metas son una forma de decir, "Una vez haya alcanzado esta meta (o todas esas metas), entonces seré feliz. No soy feliz en este momento, porque no he alcanzado mis metas".

Esto nunca lo decimos en voz alta, pero es lo que realmente significan las metas. El problema es que cuando alcanzamos las metas no alcanzamos la felicidad. Luego nos ponemos nuevas metas, y luchamos por algo nuevo.

Y aunque muchas personas te dirán que luchar por algo nuevo es algo bueno, y que siempre deberíamos estar luchando, desafortunadamente esto significa que nunca estaremos satisfechos.

Nunca estaremos contentos. Yo pienso que eso es triste – que deberíamos aprender a estar contentos ahora mismo, con lo que tenemos. La verdad, de eso es lo que se trata el minimalismo.

Y si el minimalismo es ser feliz ahora mismo, con lo suficiente, con el presente, ¿entonces como es que las metas son consistentes con esto? Es algo que he tratado de reconciliar en los últimos años, pero con un éxito muy limitado.

¿Entonces que es lo que haría un verdadero minimalista en su lugar? Si estás contento ahora, y abandonamos las metas, ¿acaso eso significa que no hacemos nada? ¿Nos sentamos haciendo nada o dormimos todo el día?

Para nada. Yo ciertamente no hago eso. Nosotros deberíamos hacer lo que nos haga felices, seguir nuestras pasiones, hacer cosas que nos emocionen.

Para mi y para muchas personas, eso significa crear, construir cosas nuevas, expresarnos a nosotros mismos, crear algo útil o nuevo o hermoso o inspirador.

Así que aquí está lo que yo hago en vez de proponerme metas y alcanzarlas:

Yo hago lo que me emociona. Cada día. Me levanto, y trabajo en cosas que me apasionan, creo cosas que amo crear.

No me preocupo sobre donde estaré profesionalmente en un año o inclusive en seis meses; me preocupo sobre donde estoy ahora.

Yo no hago planes, ya que son una ilusión – tú nunca sabes que pasará en un año o hasta en seis meses. Puedes intentar controlar lo que ocurrirá, pero perderás.

Siempre ocurrirán cosas, a veces buenas y a veces malas, que dañarán tus planes. En su lugar, he aprendido a ir con la corriente, a no preocuparme por las cosas que dañan los planes, y en vez de eso, he aprendido a preocuparme por que hacer cosas ahora mismo.

Esto me permite tomar ventaja de las oportunidades que puedan darse para las cuales nunca pude haber planeado, me permite trabajar en cosas sobre las que no hubiese sabido, me permite tomar decisiones sobre lo que es mejor en este momento, no para lo que he planeado hace unos meses.

Yo no fuerzo las cosas, sino que hago lo que surge naturalmente.

Y me enfoco en el presente, en ser feliz ahora.

Esto me ha tomado tiempo – desaferrarme de las metas es algo espeluznante e incomodo, pero si te vas desaferrando gradualmente, no es tan difícil.

Lentamente he adaptado mi forma de trabajar, y he aprendido a trabajar en el momento y seguir la corriente del mundo que me rodea (tanto en Internet como en la vida real).

Es una forma muy hermosa de trabajar. Y no incidentalmente, he logrado aún más cosas de esta forma, sin crear una meta. Es un resultado natural de hacer lo que amas.

"Un buen viajero no tiene planes fijos, y no está empeñado en llegar."
- Lao Tzu


← Regresar a la Tabla de Contenidos

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!