Libre de la publicidad

Original - Noviembre 18 de 2010

Hoy en día cada esquina de nuestras vidas está llena de publicidad.

Es tan ubicua que hemos llegado a aceptarla como un hecho de la vida, y no puede evitar tener un efecto en nuestras mentes.

La publicidad es altamente efectiva - podemos no darnos cuenta, pero funciona en nuestro subconsciente para que queramos comprar cosas.

La publicidad planta deseos en nuestras mentes, y crea una mentalidad que, sea cual sea tu problema, comprar algo es la solución.

Crea una mentalidad de que comprar es la norma, y que no hay otra opción.

Y la publicidad está en todas partes. Mira la televisión y los anuncios te gritarán todo el día.

Lee un periódico o revista, ve a un sitio web, y los anuncios estarán hasta en la grieta más pequeña.

La publicidad está en nuestras páginas de Facebook y Twitter, en nuestros emails, en pancartas en las calles, en buses, en eventos deportivos, en espacios públicos exteriores, en la ropa de la gente, en las carreras 5K, en dirigibles en el cielo, en podcasts, en iTunes, antes de que empiece una película, sutilmente (o no tan sutilmente) puesta en productos dentro de películas...

Están por todas partes. En sitios web se ve como algo inevitable, y un sitio sin anuncios es una rareza (muy diferente a como era el Internet hace 15 años, donde los anuncios eran una rareza).

Pero no tiene que ser un hecho de la vida el tener anuncios en todos lados.

Más y más, el futuro parece traer anuncios más invasivos, más personalizados para que apunten a nuestras mentes más efectivamente (probablemente reproduciendo directamente en nuestras retinas y lóbulo frontal).

Pero no siempre ha sido así, por lo cual podemos decidir no participar en esto.

Hace un siglo la publicidad no era tan intrusiva. Un siglo antes de eso no existía en realidad (por lo menos no de la forma en que normalmente la reconoceríamos).

Seguro, siempre han habido personas anunciando su mercancía, pero la publicidad ha incrementado en un orden de magnitud completamente diferente - en muchísimos ordenes de magnitud.

No tenemos que someternos. Hay otras formas de hacer las cosas. No tenemos que dejar que las corporaciones controlen nuestras mentes y nuestras vidas.

¿Cual es la alternativa?

Primero, debemos eliminar la mentalidad consumista - pensar sobre lo que realmente es esencial en vez de necesitar comprar todo el tiempo.

Segundo, debemos imaginarnos otras posibilidades.

Es difícil hacer eso cuando hemos sido entrenados a pensar en términos de comprar y vender, en términos de comercio en vez de gente.

Sí, necesitamos ganarnos la vida, pero ganarnos la vida no significa vender - significa vivir.

Hemos olvidado eso, y es tiempo de que empecemos a recordarlo.


← Regresar a la Tabla de Contenidos

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!