Auto-Disciplina: Industria

Original por Steve Pavlina – Junio 9 de 2005

Industria significa trabajar duro. En contraste con el trabajo duro, ser industrioso no necesariamente significa hacer trabajo que es desafiante o difícil. Simplemente significa invertir el tiempo. Tu puedes ser industrioso haciendo trabajo fácil o duro.

Imagina que tienes un bebé. Tu invertirás mucho de tu tiempo cambiando pañales. Pero eso la verdad no es trabajo duro – es solo cuestión de hacerlo una y otra vez muchas veces al día.

En la vida hay muchas tareas que no son necesariamente difíciles, pero colectivamente requieren una inversión significativa de tiempo. Si no te disciplinas a ti misma o a ti mismo a estar encima de ellas, estas pueden desorganizar mucho tu vida. Solo piensa en todas las cosas pequeñas que necesitas hacer: compras, cocinar, limpiar, lavar ropa, impuestos, pagar cuentas, mantenimiento de la casa, cuidar de los niños, etc. Y esto es solo para la casa – si incluyes tu trabajo, la lista crece aún más. Estas cosas puede que no lleguen al primer lugar de las cosas más importantes en tu vida, pero de todas formas tienes que hacerlas.

La auto-disciplina requiere que desarrolles la capacidad de invertir tu tiempo donde es necesario. Mucho desorden es creado cuando rehusamos invertir el tiempo para hacer lo que necesita hacerse, y hacerlo correctamente. Desordenes así pueden surgir tanto en un escritorio o bandeja de entrada de email desorganizadas como en un Eron o Worldcom. Desorden grande o pequeño – escoge uno. De todas formas, un factor que contribuye significativamente es rehusarnos a hacer lo que necesita hacerse.

A veces es claro lo que necesita hacerse. A veces no es claro en lo absoluto. Pero ignorar el desorden no ayudará sin importar que pase. Si tu no sabes lo que necesita hacerse, el primer paso es averiguarlo.

Esto puede requerir que busques información y que te eduques a ti misma o a ti mismo. Para lanzar este blog el año pasado, tuve que averiguar como hacerlo. Me tomó tiempo educarme a mi mismo leyendo otros blogs y evaluando varias herramientas para bloguear. Eso no fue difícil para mi, pero requirió una inversión significativa de tiempo.

A veces dejamos que molestias pequeñas se mantengan en nuestras vidas por mucho tiempo. En enero mi esposa y yo compramos una casa nueva. Pero solo fue el fin de semana pasado que finalmente desempacamos la última caja. Desempacamos la mayoría durante las primeras semanas después de mudarnos, pero un par de cajas fueron apartadas a una esquina, y ninguno de nosotros quería desempacarlas.

¿Por qué? No sabíamos donde poner las cosas que contenían. Parecía que lo más simple era solo ignorar el problema y esperar a que las cajas mágicamente se desempacaran por si solas. Finalmente las desempacamos el fin de semana pasado y nos encargamos de otras reparaciones de la casa que habían estado pendientes también.

No era difícil o costoso hacer esas cosas. Era simplemente una cuestión de tiempo para completarlas. Eso no requirió mucha habilidad o poder cerebral. Todo lo que teníamos que hacer era nada más aceptar que esas cosas tenían que hacerse, tomar unos minutos para averiguar como hacerlas, y luego hacerlas.


Invierte el tiempo


Hay muchos problemas en la vida donde la solución es más que todo una inversión de tiempo que no requiere casi nada de poder cerebral. Si la bandeja de entrada de tu email está sobrecargada, ese no es un problema desafiante. Créeme – hay desafíos mucho más grandes en la vida que manejar correspondencia vieja.

Te garantizo que tienes el poder cerebral de hacerlo. Hacer que tu bandeja de entrada quede vacía es solo cuestión de tiempo. Tal vez te tome muchas horas hacerlo. Si te toma muchas horas hacerlo, entonces invierte el tiempo. Tal vez disfruta algo de música relajante mientras lo haces. Sino, simplemente presiona Ctrl+A seguido de Delete, y saca eso del camino.

En este momento, ¿cuantos problemas tienes en tu lista de tareas que pueden ser resueltos si simplemente aplicas algo de industria? A veces no necesitas ser particularmente creativo o ingenioso sobre eso – una solución de fuerza bruta será suficiente.

Pero es fácil estar atrapado en el patrón de desear que una solución de fuerza bruta no fuera necesaria. Es tediosa. Es aburrida. Igual no es tan importante. Y aún así, es necesario hacerla.

Si puedes encontrar una forma de evitar una solución que requiera mucho tiempo, y encontrar una forma más rápida, o saltarte el problema, o eliminarlo, entonces por supuesto, toma ventaja de eso. Delega el problema, bórralo – haz lo que puedas para remover esa carga de tiempo.

Pero si tu sabes que es algo que no se completará excepto por medio de una inversión personal de tiempo de tu parte, como las jodidas cajas en tu casa que se rehúsan a desempacarse por si solas, entonces simplemente aceptalo y sácalo del camino. No te quejes. No chilles. Solo hazlo.


Desarrolla tu productividad personal


Disciplinarte a ti misma o a ti mismo a ser industrioso te permite sacarle mayor valor a tu tiempo. El tiempo es constante, pero no tu productividad personal. Algunas personas usarán las horas en sus días mucho más eficientemente que otras. Es increíble que la gente aún gaste dinero extra para comprar un computador más rápido o un carro que consuma combustible eficientemente, pero a duras penas le prestan atención a su capacidad personal.

Tu productividad personal hará mucho más para ti a largo plazo que una computadora o un carro. Dale a un programador industrioso una computadora de 10 años de edad, y él o ella completará mucho más trabajo con ella durante un año que un programador perezoso con tecnología de punta.

A pesar de toda la tecnología y dispositivos que tenemos disponibles, los cuales pueden hacernos potencialmente más eficientes, tu productividad personal aún es uno de tus obstáculos más grandes.

No te inclines en la tecnología para volverte más productivo. Si tu no te consideras a ti misma o a ti mismo productivo sin la tecnología, no serás productivo con tecnología – solo servirá para ocultar tus malos hábitos.

Pero si tu ya eres industrioso sin la tecnología, la tecnología puede ayudarte a volverte aún más industrioso. Piensa en la tecnología como un multiplicador de fuerza – esa multiplica lo que tu ya eres.

Si tu quieres usar mejor tu tiempo, recomiendo que empieces con el método en este artículo en inglés: Triple Your Personal Productivity.

La idea básica detrás del artículo es, primero, medir tu nivel actual de productividad (el artículo explica como hacer esto por medio de registrar tiempos), medir tu "proporción de eficiencia", y luego aumentarla.

Yo escribí ese artículo en el año 2000, y he repasado este método una y otra vez, por lo menos una vez cada seis meses. Me hace consciente de exactamente como uso mi tiempo. Lo apliqué más recientemente hace unos meses, registrando el uso de mi tiempo durante un periodo de varios días, y me sorprendí al encontrar que había poco espacio para mejorar.

Me tomó cinco años desde que escribí ese artículo para alcanzar este punto, pero finalmente siento que estoy usando mi tiempo eficientemente. Aún tengo días no productivos a veces, pero son la excepción. La mayoría del tiempo miro mis días y pienso, "De verdad que completé muchas cosas hoy. Hubiese sido difícil haberlo hecho mejor."

Hace cinco años yo sabía lo que necesitaba hacer. Me tomó todo eso el aumentar mi fuerza y disciplina para poder hacerlo consistentemente. ¡ESTO NO FUE FÁCIL!

Cuando persigues el camino de desarrollar tu productividad personal, puede que te cause algunos días de jalarte el pelo y rechinar tus dientes, pero en un futuro habrá valido la pena.

Pienso que muchas personas están atraídas a la idea de volverse más productivas solo por puro sentido común. No toma mucho poder cerebral para entender que si tu usas tu tiempo con mayor eficiencia, completarás más tareas, y por lo tanto acumularás resultados más rápido.

La productividad personal te permite crear suficiente espacio en tu vida para hacer todas las cosas que sientes que deberías estar haciendo: Comer saludablemente, ejercitarte, trabajar duro, mejorar tus relaciones, tener una maravillosa vida social, y hacer una diferencia.

De otra forma, algo tiene que ceder. Sin un alto nivel de productividad personal, lo más probable es que abandones algo que es importante para ti. Tendrás conflictos entre la salud y el trabajo, trabajo y familia, familia y amigos. La industria puede darte la habilidad de disfrutar todas estas cosas, de tal forma que no tienes que elegir trabajo por encima de familia, o viceversa. Puedes tener ambos.

Por supuesto, industria es solo una herramienta entre muchas. Te permitirá completar tu trabajo eficientemente, pero no te dirá que trabajo debes hacer en primer lugar. La industria es una herramienta de bajo nivel. Trabajar duro no necesariamente significa trabajar inteligentemente. Pero esta debilidad de la industria no la saca de su poderoso lugar en tu caja de herramientas de tu desarrollo personal.

Una vez has decidido un curso de acción y ves tus planes desplegados en frente de ti, nada puede hacer mejor el trabajo que la industria. En el largo plazo tus resultados vendrán de tus acciones, y la industria se trata enteramente de tomar acción.

Este artículo es la parte cinco de una serie de seis partes sobre la auto-disciplina: Introducción | Aceptación | Fuerza de voluntad | Trabajo duro | Industria | Persistencia


→ Más artículos traducidos de Steve Pavlina AQUÍ

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!