Dedicándole el tiempo

Artículo original por Aaron Myers – Marzo 14 de 2011


Recientemente empecé a leer el libro de Malcolm Gladwell, Outliers. Outliers es un libro fascinante. Uno de los mejores libros que he leído.

Hasta ahora, los primeros dos capítulos, Outliers ha sido un gran libro.

En el capítulo dos Malcolm discute la regla de las 10.000 horas. Las investigaciones encontraron que quienes son los mejores en sus campos respectivos, los mejores de los mejores, no mostraban signos de ser naturalmente más dotados que los demás. Estos hallazgos mostraron que, en su lugar, ellos simplemente habían invertido más tiempo practicando.

Y 10.000 horas parece ser el número mágico. Así que en su ejemplo sobre la academia de violín, la diferencia entre aquellos destinados al estrellato y aquellos que simplemente eran buenos era determinada por la cantidad de tiempo que habían invertido practicando el violín.

No había ejemplos de estrellas que no hubiesen invertido el tiempo, y no había persona que hubiese invertido el tiempo y no se hubiese convertido en estrella. Una cosa, y solo una cosa, parecía marcar a los mejores de los mejores – ellos invirtieron más tiempo. Esto era igual en todas las profesiones.

Y Gladwell hizo las cuentas – ¡eso son 20 horas a la semana por diez años!

Luego, como aprendiz de idiomas miré esto e identifiqué a los mejores de los mejores como aquellos que pueden interpretar el idioma en ambas direcciones, sin esfuerzo, y pueden escribir profesionalmente en el segundo idioma.

Los chicos y chicas de las Naciones Unidas quienes interpretan discursos simultáneamente sobre una cantidad súper amplia de temas, por ejemplo.

¿Acaso ellos invirtieron 10.000 horas con su segundo idioma?

¿Es la diferencia entre aquellos contratados por la UN y aquellos ignorados por "no dar la talla", simplemente una diferencia en las horas invertidas aprendiendo el idioma?

Los idiomas deberían ser diferentes – parece más lleno de detalles y más complicado y más amplio – mientras que, por otra parte, también es innato. Tocar un instrumento no es algo que toda persona en la tierra haga para cuando tienen cinco años.

La calidad del input también juega un rol grande en que tan bien nos va.

En mis observaciones, invertir el tiempo es uno de los puntos característicos entre aquellos que han aprendido bien otro idioma, y les está yendo bien, y aquellos que están luchando para progresar.

Al mirar mi propio proceso en los idiomas, yo puse el tiempo requerido de una hora de clase, tres días a la semana estudiando alemán en la universidad, y un poco más.

Luego siguió el español, y mientras planeaba en mudarme a Mexico, mi español mejoró y rápidamente superó mi alemán, y al final del semestre estaba estudiando completamente por mi cuenta. Mi español estaba años luz más adelante de lo que era mi olvidado alemán.

Pero motivado por mi próxima mudanza, invertí tal vez cuatro o cinco veces más horas en el español por mi cuenta que lo que invertí en mi clase de alemán. Mi español continuaba mejorando lentamente, pero fue en pequeñas dosis a medida que volvía al idioma durante los siguientes diez años.

Y luego me mudé a Turquía.

Mi turco sobrepasó mi comando del español en unos seis meses. Nuevamente, al dedicar veinte o veinticinco horas para estudiar turco cada semana, la cantidad de horas que había puesto en mi español y mi turco era probablemente similar.

La densidad de horas era diferente, pero apuesto a que la cantidad total era muy similar.

¿Pero cual es la advertencia para el aprendiz de idiomas cotidiano quien simplemente quiere poder funcionar a un nivel alto en el idioma? Creo que aquí hay algunas cosas que podemos sacar de la regla de las 10.000 horas.

1. La consistencia crecerá tus horas mucho más rápido que el método de atiborrar todo en una sola sesión de estudio de vez en cuando. La gente llega a la marca de las 10.000 horas creando una cultura/ética personal de invertir el tiempo cada día.

2. Acepto que algunos de nosotros tienen como un "don" para aprender idiomas. Lo he visto en mis propios hijos. Pero creo que esto es probablemente usado más que todo como una excusa para nosotros que no nos ha ido tan bien.

Tal vez algunos tengan un don, pero ninguno de nosotros está físicamente limitado como para no aprender el idioma.

3. El éxito produce éxito. Un poco de éxito temprano hará mucho para crear la cultura que te permitirá que inviertas el tiempo.

Este es uno de los principios fundamentales que he tratado de trabajar en El Viaje de las Diez Semanas para ayudar a que los principiantes, y a que los intermedios en aprietos encuentren el éxito como aprendices de idiomas.

4. La única formula mágica para los aprendices de idiomas es el tiempo. Tienes que invertir el tiempo. Algunos métodos son mejores que otros. Algunos programas son más efectivos o eficientes. La motivación y el compromiso son importantes. Pero sin importar que pase, tienes que invertir el tiempo.


Este artículo tiene Copyright, y ha sido traducido con el permiso del autor original.

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!