Mejoramiento rápido

Artículo original por Steve Pavlina – Diciembre 14 de 2008


Cuando queremos construir una nueva habilidad, o simplemente incrementar nuestro nivel de comodidad con una actividad nueva, la frecuencia de la actividad es un factor clave a considerar. Comprimir las mismas experiencias en un periodo de tiempo más pequeño puede incrementar bastante tus ganancias de rendimiento.


Un ejemplo personal


Durante mis primeros años de bloguear, yo típicamente recibía entre una y dos entrevistas al mes. A veces un par de meses pasarían sin tener ninguna entrevista. Con este nivel de frecuencia, alcancé un cierto nivel de comodidad y habilidad, y la mayoría se ha mantenido allí.

Pero después de que mi libro salió al mercado, empecé a hacer entrevistas de 30 a 60 minutos algunas veces a la semana, a veces tan frecuentemente como tres veces al día. Noté mejorías cada semana, y mis habilidades aumentaron rápidamente.

Hoy en día me he acostumbrado tanto a recibir entrevistas de radio y podcasts que siento que sería fácil progresar hacia la televisión. Si me llamara Oprah, en este punto eso ya no sería la gran cosa. Simplemente se sentiría como más de lo mismo.

Debería ser obvio que recibiendo más entrevistas estoy mejorando mi calibración en este grupo de habilidades. Hay muchos ajustes sutiles que hacer, como poder sentir la diferencia de ritmo entre una entrevista de 30 minutos y una de 60 minutos, saber como quienes hacen podcasts son diferentes de los DJs experimentados de radio, determinando cuando es mejor dar respuestas cortas contra respuestas largas, adaptar respuestas y ejemplos para la audiencia objetivo (estudiantes, adolescentes, buscadores espirituales, etc), y así.

Ahora, que pasaría si recibiera exactamente las mismas entrevistas, ¿pero las esparzo durante unos pocos años en vez de hacerlas todas en varias semanas? ¿Acaso alcanzaría el mismo nivel de rendimiento y comodidad, igual que en un periodo de tiempo largo? No, por supuesto que no.

Algo más que espero es que si yo fuera a tomarme un año sin recibir entrevistas, probablemente recuperaría mi ritmo muy rápidamente porque yo hubiese retenido la mayoría de las ganancias de mi calibración actual.


Con-toda es mejor que a-medias


Si quieres aprender una nueva habilidad, puede tomarte mucho más tiempo el volverte bueno si aprendes la habilidad muy lenta y gradualmente.

Tu también podrías alcanzar un nivel de habilidad general mucho mayor si condensas tu aprendizaje en un periodo más corto de tiempo, inclusive si terminas invirtiendo la misma cantidad de tiempo total que hubieses invertido si hubieses esparcido más tu tiempo de aprendizaje.

Obviamente puedes errar hacia el lado de irte muy denso, pero para la mayoría de personas, la falta de frecuencia es el problema más común.

Uno de mis amigos quería mejorar sus habilidades de habla. Él se unió a seis clubs de Toastmasters - ¡eso es un montón! - y atendía a encuentros de los clubs casi todos los días. Él tuvo la oportunidad de hablar muchísimo. Toastmasters obviamente se convirtió en una gran parte de su vida – él inclusive bromeaba diciendo que se había convertido en su vida.

Déjame decirte… él se volvió muy bueno hablando en público en un periodo de tiempo muy corto, rebasando a gente que ha estado en Toastmasters por décadas, pero que se quedaron solo con uno o dos clubs y no se esforzaron tan duro.

Haciendo un sacrificio a corto plazo, este sujeto mejoró sus habilidades de habla a un nivel totalmente diferente. Esta calibración lo beneficiará por el resto de su vida. Inclusive si el se toma un tiempo de no hablar, él podrá recuperar su ritmo muy rápidamente. Él solo necesitará refrescar los patrones viejos que ya ha interiorizado.

Cuando yo completé la universidad en tres semestres, aprendí lo mucho más eficiente que es irse con-toda a diferencia que a-medias. La mayoría de estudiantes diseminan sus estudios durante cuatro años o más. Esto puede ser común, pero también es muy ineficiente. Común e ineficiente son prácticamente sinónimos.

Al condensar mi experiencia universitaria en solo tres semestres, no solo me gradué rápidamente, sino que también invertí mucho menos tiempo en mis estudios comparado con otros estudiantes. Durante las primeras semanas en la universidad, me calibré a un alto nivel de rendimiento y aprendizaje, y pude mantener ese nivel después. La mayoría de estudiantes nunca se calibraron a si mismos para un alto rendimiento, así que les tomó mucho más tiempo aprender el material y completar sus tareas.

Lo gracioso es que esta no fue mi primer experiencia universitaria. La primera vez que intenté pasar la universidad, pasé la mayoría del tiempo en fiestas, jodiendo la vida, emborrachándome, robaba artículos en tiendas, y no asistía a las clases. Pronto fui expulsado.

Al inicio de esta semana estaba recibiendo una entrevista por parte de la estación de radio de una universidad. Cuando compartí estas historias, el entrevistador notó que yo separé la experiencia universitaria en dos mitades. Primero, completé todas las fiestas y socialización primero. Luego completé la porción académica. Me reí porque nunca había escuchado a nadie describirlo de esa forma, aunque admito que fue una observación muy precisa.

A pesar de mis experiencias universitarias poco usuales, en realidad fue un intercambio excelente. Obtuve mucha mejoría en mis habilidades sociales y mi coraje durante mi época de fiestas y robar. Y mejoré muchísimo en mi auto-disciplina y en mis habilidades de manejar el tiempo durante la porción académica. Pienso que los resultados generales hubiesen sido mucho peores si hubiese intentado alcanzar el balance entre lo académico y una vida social.


Balance


Es bueno tener el balance durante el transcurso de una vida. Pero dentro de un periodo de tiempo pequeño, inclusive durante un periodo de un año o dos, sobre-balancear tu vida solo reducirá tu efectividad porque diluirás tu enfoque.

Me gusta pensar en la vida en forma de episodios. Yo no intento apilarlo todo en cada día. Ni siquiera puedo lidiar con todo lo que me interesa durante un solo mes.

Si tu fueras a mirar una de las semanas típicas en mi vida, parecería totalmente desbalanceada. Por ejemplo, podrías verme trabajando como loco en un proyecto interesante o un hobby, e ignorando virtualmente todo lo demás. Mis hijos a duras penas me verían. Estaría en modo de ermitaño de oficina.

Pero otra semana cambio de modo totalmente. Ahora tal vez no quiero trabajar para nada. Tal vez salga en un viaje familiar, e invierto día tras día con Erin y los niños haciendo cosas divertidas.

Esta semana he estado haciendo varios meses de trabajo de contabilidad condensados para mi negocio. Prefiero hacer mi contabilidad en unas pocas sesiones al año en vez de hacer un poquito cada semana o mes. Si lo hago de a poquito cada vez, eso solo se roba mi atención de otras cosas. Hago un trabajo mucho mejor durante sesiones de maratón. Algunas personas dirían que esto es procrastinación. Para mi, eso es agrupación inteligente de tareas.

En el corto plazo, en su mayoría ignoro el balance. Es insignificante.

Pero en el largo plazo, considero como balancear mi enfoque entre una variedad de intereses diferentes. Un mes aquí. Un año allí.

De esta forma aún disfruto de un sentido de balance de forma general. Presto atención a todas las partes interesantes de mi vida. Todo es manejado.

Pero en el transcurso de una semana en particular, mi enfoque usualmente es muy estrecho. La mayoría de semanas tengo una temática o enfoque mayor de lo que quiero completar. Todo lo demás es postergado hasta después… o nunca.

Inclusive durante el transcurso de un año, yo tiendo a escoger solo una o dos áreas de mi vida en las que quiero enfocar la mayoría de mis esfuerzos de crecimiento.

Este año mi enfoque mayor fue en mejorar mi alimentación y salud. Yo sabía que si me pudiese convertir en un vegano raw (crudo) este año, inclusive si tomó mucho esfuerzo para sobrepasar la curva de aprendizaje y la resistencia inicial, hubiese valido la pena. Esta fue la meta más importante que completé este año… inclusive más importante que la publicación de mi libro. Me siento muy aliviado de haberlo hecho. Dudo que hubiese alcanzado esta meta si no hubiese enfocado tanta atención en ella en un periodo de tiempo relativamente corto.

Tendré un enfoque primario diferente en el 2009. Muy probablemente tendrá que ver con dinámicas sociales y relaciones. Esta es un área que ha sido fascinante para mi últimamente. Otras partes de mi vida, como mi alimentación, simplemente irán en modo de mantenimiento el año siguiente.


Enfoque


Es un error intentar balancear tu día con una pequeña tajada de todo lo que es importante para ti. Eso hace que tu enfoque se disemine y se debilite. Eso diluye tu proceso de aprendizaje y promueve que te estanques.

Es mejor elegir un enfoque fuerte por un cierto periodo de tiempo, asignar una meta de éxito en esa área, y luego esforzarte duro hasta que llegues a un punto de calibración de alto nivel.

Stephen Covey escribió que es mejor enfocarte en el ritmo de la semana en vez del ritmo del día. En otras palabras, atender tus varios roles y metas durante el curso de una semana, pero no preocuparte sobre empacarlo todo cada día.

Ese es un paso hacia la dirección correcta, pero aún no es lo suficientemente enfocado. Bueno… está bien para metas pequeñitas, pero no está bien para cuando quieres ir por las cosas más grandes. Te ralentizará con cargas innecesarias.

Si quieres progresar más rápido, necesitas aligerar tu carga dejando que algunas cosas se caigan por un tiempo. No todo aspecto de tu vida necesita tu atención cada semana.

Para trabajar en metas significativas, el ritmo de un mes, tres meses, o inclusive un año son mejores para hacer progreso significativo.

Cuando yo quiero aprender algo nuevo, intento sumergirme en eso tanto como me sea posible. Compro de 5 a 10 libros sobre el tema y los leo de pe a pa. Contacto a varios expertos y aprendo de ellos. Empiezo a actuar y hago algún tipo de prueba de 30 días.

Esta es una forma genial de aprender. Mantiene tu entusiasmo arriba porque puedes disfrutar de progreso rápido dentro de la fase principiante, y llegarás rápidamente al nivel intermedio, donde finalmente podrás empezar a aplicar lo que has aprendido.

Las metas grandes usualmente requieren mucho aprendizaje. Un buen ejemplo sería empezar un nuevo negocio. Si intentas chuzar esa meta solo unas pocas horas a la semana, puede que nunca la alcances. Es mejor poner en modo de mantenimiento el resto de tu vida, y simplemente trabajar en tu meta como loco por un tiempo.

No tienes que pasar del principio al fin en el primer intento. Puedes avanzar en fases enfocadas. Por ejemplo, si quieres empezar un negocio online, tu primera fase sería educarte a ti misma o a ti mismo. Luego puedes tomar algunas semanas de descanso para enfocarte en una parte diferente de tu vida – o simplemente relajarte. Tu siguiente fase sería construir un sitio web y lanzarlo.


Manejando tu atención


Ten presente tu enfoque primordial en cualquier momento. Dale a esa parte de tu vida la mayoría de tu atención. Deja que otras áreas de la vida caigan un poco… no tanto que se destruyan, pero lo suficiente para que liberen tiempo extra para que le dediques a tu proyecto principal.

Si tu divides tu atención entre muchas cosas al mismo tiempo, tu productividad y disfrute sufrirán por todas partes. Pero si puedes enfocar tu atención en solo una cosa cada vez, y meterte con-toda en ella, solo temporalmente, podrás avanzar bastante. Lograrás balance en el largo plazo, inclusive aunque las cosas se vean muy desbalanceadas en la base de tu día-a-día.

No tener un trabajo obviamente hace que este método sea más fácil de implementar totalmente. Amo la libertad de trabajar 60 horas en un proyecto de negocios una semana, y la siguiente podría dedicar esas mismas horas a estudiar una nueva materia de interés, como cuando estaba aprendiendo a jugar ajedrez al inicio de este año. Un trabajo con horas regulares mataría mi eficiencia. Parecería como una interrupción constante en lo que sea que esté haciendo.

Si tienes un trabajo, ¿alguna vez has sentido que podrías completar dos semanas de trabajo en una sola semana si te esforzaras con toda? ¿Podrías tu ser el doble de productivo de lo que eres normalmente, solo por una semana? ¿Que tal si pudieras trabajar cada otra semana y ganar la misma cantidad de ingresos? Una semana trabajas con-toda – sin distracciones, sin socializar, sin quedarte quieto, horas largas, mínimo tiempo familiar. Y la siguiente semana podrías atender tu vida personal. Hacer cosas divertidas, socializar, estar con tu familia – pero darle a tu vida personal tu atención completa.

¿Que tal si amas jugar juegos de computador? En vez de que estos sean una distracción constante cada día, aparta un periodo de unos días o semanas para meterte con toda en este hobby. Después puedes dejar los juegos y hacer algo más.

He hecho esto un número de veces (no recientemente), y es muy divertido. Un verano (creo que en 1991), me dí dos meses para jugar Ultima del I al VI y pasármelos completamente. Fue muy divertido. Al pasarme los juegos completamente, fue más rápido, menos aburrido, y no tan frustrante como hubiese sido jugarlos durante un periodo de tiempo más largo. No sentí culpa jugando juegos tanto porque sabía que era una experiencia temporal, como unas vacaciones. En el futuro cercano mi enfoque cambiaría hacia completar trabajo de verdad, y por supuesto que lo hice.

Si quieres trabajar, entonces trabaja. Si quieres jugar, entonces juega. Pero lo que sea que decidas hacer, ponte el compromiso de hacerlo sin ataduras. Ten consciencia de que tu compromiso es temporal. Con el tiempo terminará. Tendrás la oportunidad de cambiar tu enfoque a algo más.

¿Crees que este método haría tu vida más o menos balanceada?

La única forma de saber si esto funciona para ti es intentarlo por un tiempo y ver que pasa. Si tu has estado viviendo de tal forma que cada día es virtualmente el mismo, no sabes de lo que te estás perdiendo. Intenta trabajar sin parar por 12 horas o más un día. Luego tomate el día siguiente totalmente libre para hacer algo que ames – sin culpa. Es una forma divertida (y productiva) de vivir. :)


→ Más artículos traducidos de Steve Pavlina AQUÍ

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!