Redes sociales, considérense desechadas

Original por Steve Pavlina – Julio 7 de 2014

Después de considerarlo con mucho cuidado, he decidido dejar de participar en sitios de redes sociales externas.

Yo ya no tengo cuentas activas en Twitter, Google+ o Facebook - todas han sido cerradas, borradas, o de otra forma, destruidas.

Ayer yo tenía decenas de miles de seguidores en esos servicios - ahora tengo cero.

Para dejar de participar más completamente, también he eliminado todos los botones de recomendaciones sociales de mi sitio web.

Esto hace que el sitio se vea menos desorganizado y ayuda a que algunas páginas carguen más rápido.


¿Por qué?


Esto es algo que he estado pensando hacer durante años, y finalmente tomé la decisión.

No es que odie las redes sociales, pero sí siento que ya he terminado con ellas, y quiero explorar facetas más interesantes de la vida.

Quiero seguir aprendiendo y creciendo de formas que sean importantes para mi, y las redes sociales ya no me importan.

Hace años yo tenía una cuenta de Facebook personal que llegó al tope de los 5000 amigos, y una página de fans con miles de seguidores. Yo cerré esas páginas en el 2010.

En retrospectiva, la decisión correcta definitivamente fue eliminarlas.

Creo que salirme de Facebook me ayudó a hacer que el 2011 fuera un año tan genial para mi, incluyendo mi primer viaje a Europa (ahhh… ¡París!), y crear y dar algunos talleres nuevos.

El verano pasado, porque algunos amigos me lo pidieron, creé una nueva página personal de Facebook para mantenerme en contacto con algunas personas que de verdad querían una forma alternativa para mantenerse en contacto.

Configuré mi cuenta con las opciones máximas de privacidad y limité estrictamente los amigos que yo tenía allí.

No incluí un enlace a esa cuenta desde mi blog o desde ningún otro sitio. Inclusive después de 10 meses y por algo de boca de otros por medio de las redes de mis amigos, solo dejé que subiera a unos 200 amigos más o menos.

Al principio estaba bien, pero con el tiempo me di cuenta de que la mayoría de las razones originales de salirme de Facebook aún eran válidas.

Los problemas anteriores no eran simplemente debidos a tener una cuenta con alto tráfico. En la realidad, los problemas eran causados por como el servicio estaba diseñado para funcionar.

Hace unos días volví a leer mi artículo del 2011 sobre salirme de Facebook.

Me encontré diciéndome "si... si, es verdad" a medida que reconocía que los mismos patrones aún estaban ahí.

Re-leer ese artículo hizo obvio que yo necesitaba salir completamente de Facebook. Di un anuncio con anticipación a mis amigos que estaban allí, y borré mi cuenta ayer.

Al hacer esto, empecé a considerar que tal vez debería salirme de Twitter y Google+ también.

Pensé sobre ello cuidadosamente y decidí que yo la verdad no quería gastar más años de mi vida compartiendo cosas en las redes sociales.

Básicamente me pregunté a mi mismo que escenario parecía el mejor en los siguientes 10 años – estar libre de las redes sociales vs. seguir usándolas.

La verdad no fue una elección difícil para ver que alternativa era la mejor - el solo pensamiento de invertir otra década en esos servicios me dio asco.

Siento que fue interesante usar esos servicios, especialmente en conjunto con mi trabajo, pero no espero que seguir usándolos sea una experiencia seria de crecimiento para mi.

Inclusive con todos los servicios nuevos que siguen apareciendo y las nuevas funciones que son añadidas, la idea general de mantener conexiones sociales virtuales con gente en esos servicios ya es algo muy poco llamativo para mi.

No hay forma en que yo diga "sí" a hacer eso por otra década. Y si no tiene sentido hacerlo por otra década, no siento que tenga sentido hacerlo por otro año… u otro mes… o inclusive otro día.


Reclamando mi cerebro


Tampoco me gusta como las redes sociales acondicionan a mi cerebro para que sea propenso a las distracciones.

Muy frecuentemente yo me encontraría a mi mismo muy metido en alguna actividad y verificando cuentas impulsivamente – mucho más de lo que lo necesitaba.

¿Alguna vez has experimentado eso?

¿Cuantas veces has mirado una de tus cuentas en las últimas 24 horas?

Si cada chequeo de tus redes sociales fuera el equivalente a una dosis de alcohol, ¿serías considerado un alcohólico?

La moderación funciona para algunas cosas, pero ese método no funciona tan bien en ciertas áreas, especialmente no después de años de uso regular donde los patrones adictivos ya han sido entrenados.

Si intento invertir menos tiempo en esos servicios, aún reforzará los patrones viejos, y me encontraré atrapado nuevamente en demasiada impulsividad.

Así que aquí la elección real esta en seguir haciendo lo que has estado haciendo, o en elegir una salida completa.

Una salida temporal, como con una prueba de 30 días, puede ser útil para recuperar algo de perspectiva y para hacer que la decisión de salirte por completo a largo plazo sea más fácil, pero generalmente no es una estrategia efectiva para disminuir comportamientos impulsivos en el largo plazo.

He visto a gente que se sale de las redes sociales durante 30 días. Ellos ven grandes mejoras en sus vidas durante esos 30 días, pero luego ellos regresan, y en una o dos semanas los hábitos antiguos están totalmente restaurados.

Imagina a un fumador que deja de fumar por 30 días y luego vuelve a fumar después de eso, pero con la intención de fumar menos que antes - eso rara vez funciona para nadie.

Los patrones neuronales entrenados anteriormente simplemente se reactivarán, a veces solo dentro de unos pocos días.

Tu cerebro es entrenado por la experiencia - tu cerebro inclusive experimenta re-estructuración física basada en la experiencia por medio del mecanismo de neuro-plasticidad.

Si tú has estado usando redes sociales durante años como yo lo he hecho, entonces tu cerebro actualmente tiene un número significativo de grupos de neuronas que están dedicadas a mantener tus patrones de comportamiento con las redes sociales.

Con el equipo adecuado, nosotros inclusive podríamos señalar las regiones exactas de tu cerebro donde se almacenan esos patrones actualmente.

Tú puedes activar algunos de esos grupos simplemente pensando sobre las redes sociales.

Ve y mira tu cuenta de Facebook. Ya. Tú sabes que quieres. No puedes evitarlo.

En tu mente puedes ver ese pequeño ícono del planeta con el número encima. ¿Cual es el número? Lo ves, ¿no?

Alguien comentó en tu última actualización de estado. ¿Que publicaste? ¿Puedes ver el comentario?

También lo puedes sentir, ¿no? Ese pequeño globo te regaña. Debes limpiar ese número.


¿Percibiste algo de actividad neuronal extra cuando leíste eso? ¿Imágenes, sentimientos, ansias, etc?

¿Sentiste tantas ansias que te metiste a tu cuenta? Y si la miraste, ¿miraste algo más como tu muro, otras cuentas, etc?

Si puedo distraerte con un poquito de texto como este, inclusive si solo causé que sintieras un poquito de algo en tu mente, pero no tomaste acción a causa de ello, ¿entonces que poder tienen esos otros sitios sobre tu acondicionamiento mental en curso?

¿Es así como quieres mantener entrenando tu cerebro? ¿Quieres seguir entrenándole una adicción impulsiva fácilmente activada?

Mira tu Facebook otra vez. Inmediatamente. Tú sabes que quieres. Tienes curiosidad. Debes hacerlo. Debes obedecer. No tienes elección. Ve y míralo.

En situaciones donde han habido años de acondicionamiento neuronal acumulado, salirte de por vida puede ser difícil, pero es lo más inteligente a largo plazo.

Una vez has establecido ese compromiso, el reto se pone más fácil.

Una vez privado de esa experiencia continua, con el tiempo el circuito de comportamiento de las redes sociales en tu cerebro será reutilizado para algo diferente, como socializar en la vida real o trabajos creativos más interesantes.

Respecto a este acondicionamiento que he permitido en mi propio cerebro, conscientemente estoy escogiendo re-balancear mi distribución de recursos neuronales.

Las neuronas en mi cerebro que han sido asignadas previamente a los comportamientos relacionados con las redes sociales están siendo re-asignadas.

Estoy dejando que esas habilidades se degraden, para así poder incrementar otras habilidades que me importan mucho, mucho más.


No soy yo, redes sociales. Son ustedes.


A medida que he analizado esto más y más, he estado descubriendo que estos servicios de redes sociales están diseñados para crear adicciones intencionales.

Ellos refuerzan y recompensan patrones de comportamiento simples, como hacer clic en un indicador de estado que se enciende cada vez que inicias sesión, dándote algunas acciones simples para tomar inmediatamente.

Las redes sociales usan patrones de refuerzo positivo irregular, lo cual mantiene tus niveles de dopamina altos y prácticamente asegura adicción.

La próxima vez que uses un servicio así, pausa y pon atención a las acciones que estás tomando:

¿Acaso estos son pasos inteligentes de acción que surgen de tus elecciones conscientes?

¿O en este punto estás actuando solamente a causa de un hábito acondicionado?

¿Cómo crees que fueron acondicionados esos hábitos? Tu comportamiento es por diseño, pero el diseño de alguien más para contigo.

¿Están estos comportamientos sirviendo tus mejores intereses?

¿Qué resultados o beneficios has experimentado de estos servicios durante el año pasado?

¿Qué hubieses podido lograr sin que esos servicios te distrajeran tanto?

Yo no quiero ser acondicionado a un comportamiento repetitivo y adictivo.

Cuando me encuentro haciendo algo impulsivamente por mucho tiempo y no por decisión consciente, sé que lo mejor que puedo hacer es salirme totalmente.

Re-asignaré y re-entrenaré mis neuronas para perseguir actividades más interesantes y valiosas.

En general, no creo que socializar virtualmente sea algo tan malo, pero ahora se le está metiendo tanto dinero a estos mega-servicios que se están volviendo cada ves más escalofriantes con cada año que pasa.

Los problemas de privacidad son lo suficientemente malos, y ni siquiera estoy particularmente preocupado sobre ese aspecto, como si se preocupan algunos otros.

Estoy acostumbrado a compartir mucho sobre mi vida por medio de bloguear y hablar.

Pero cuando sigo escuchando sobre pasos nuevos que harían sentir orgullosas a las compañías de cigarrillos, como los experimentos de Facebook con la manipulación de los muros para ver como estos pueden alterar cómo te sientes y qué compartes, pues...

...tal vez es hora de borrarlos.

Creo que solo se pondrá peor para la gente que sigue usando esos servicios.


¿Que esta decisión no afectará mi trafico web?


Durante años he recibido miles de visitas cada mes desde las redes sociales, pero relativamente hablando, no son una fuente de tráfico significativa para StevePavlina.com.

El mes pasado el tráfico de Twitter, Google+ y Facebook combinados era menos del 0.1% de mi tráfico total, y eso incluye tráfico de las cuentas y publicaciones de otras personas en esos servicios, no solo mis cuentas.

Yo reconozco que puede que hayan algunas reacciones en cadena por salirme de esos servicios, pero los números son muy pequeños como para que me preocupe por ellos.

Hoy en día la mayoría de mi tráfico es muy descentralizado, y con la decisión de poner mi trabajo en el dominio público en el 2010, el acceso a mi contenido es aún más descentralizado, con mucha gente leyendo mi material en otros sitios web y en otros idiomas.

Mucho de mi trabajo inclusive está siendo traducido al idioma Chino, lo cual es algo maravilloso de ver.

Mi ex-esposa Erin hizo una verificación similar en sus estadísticas, y aunque su porcentaje de tráfico de las redes sociales era mucho más alto que el mio, igual era un porcentaje bastante insignificante, apenas más de un 1% de su tráfico total.

Un cambio que he estado viendo es que estos servicios se están volviendo cada ves más tacaños en cuanto a mandar tráfico fuera de sitio.

La gente ha estado reportando, por ejemplo, un decremento de clics cuando comparten enlaces en Facebook.

Parece que se le da menos promoción natural a los enlaces externos en los muros de la gente que el compartir actualizaciones de estado que mantienen a la gente en esos servicios.

Esto no debería ser muy sorpresivo, ya que hay un obvio incentivo financiero para esos servicios si te mantienen allí tanto como sea posible, y si te mandan fuera de sitio tan poco como sea posible.

Esto me recuerda lo que Amazon hizo con su programa de afiliación con el tiempo:

Hace muchos años su programa de afiliación solía ser decente. pero gradualmente lo destriparon reduciendo los porcentajes de pago, descalificando categorías con productos grandes, etc.

Ellos usaron a los afiliados para ayudar a hacer crecer su negocio en sus primeros años y luego básicamente dijeron, "Gracias por eso... pero ya no los necesitamos."

De forma similar, ahora que algunos servicios de redes sociales tienen tanto tráfico, la atención está cambiando a mantenerte metido y evitar que te vayas.

Observar este cambio durante los últimos años es una de las cosas que me motivó a salirme completamente.

No tengo deseo de ser tratado como un peón en la batalla de otra compañía para dominar las redes sociales, especialmente cuando los pagos por hacerlo parecen estar bajando.

Si tú tienes un negocio online y piensas que las redes sociales son importantes para crear tráfico, te animo a que revises tus estadísticas.

Mira si los números concuerdan con tus expectativas. ¿Que cambios (si han habito cambios) has visto durante el año pasado?

Si sigues usando redes sociales por razones de negocios en los años que vienen, mantente alerta del patrón de ganancias disminuidas como el que vimos con el programa de afiliación de Amazon.

Pienso que eso es un riesgo muy real, ya que estos servicios compiten para mantener agarrados a sus visitantes tanto como se pueda.

Yo podría reclutar a alguien más para que administre mis cuentas de redes sociales por mi, como algunos han sugerido, pero no estoy interesado en hacer eso.

No me parece correcto contratar a alguien y poner en sus hombros el tener que lidiar con las cosas escalofriantes que están ocurriendo en las redes sociales.

En este punto no pienso que tenga sentido animar a que otras personas inviertan más tiempo y atención en esos servicios, inclusive si eso significa que potencialmente más personas se conecten a mi contenido.

Ese sentimiento no-tan-fresco que tengo sobre estos sitios de redes sociales es una de las razones por las que eliminé sus botones de recomendación de mi sitio web.

Para mi no se siente bien seguir animando a otras personas a que usen esos servicios si yo no me siento bien sobre usarlos yo mismo.

También me gusta que cuando veo mi sitio web ahora ya no veo ningún contador de popularidad, como cuantos Trinos, Me Gusta, Stumbles o "+1"s he obtenido. Me gusta eso.

Después de unos 10 años de bloguear, yo escribo porque me gusta escribir, y comparto lo que siento que vale la pena compartir.

No necesito ni quiero preocuparme por validación externa, como por ejemplo que tanta atención obtiene uno de mis artículos.

Si uno de mis artículos obtiene un incremento de atención en las redes sociales hoy en día, probablemente ni lo notaré.

Si otras personas quieren seguir compartiendo mis cosas en las redes sociales, ellos son libres de hacerlo, por supuesto.


Por qué me salí de YouTube


Hubiese estado bien para mi mantener mi canal de YouTube para que la gente pudiese seguir viendo y compartir mis videos existentes allí.

Ese canal era de muy poco mantenimiento, y solo lo usaba para albergar mis videos en forma de solo-emisión.

Yo mantenía deshabilitados los comentarios en mi canal de YouTube, principalmente porque los comentarios de YouTube que vi en los canales de otras personas me hizo temer por el futuro de la humanidad.

Sobra decir que vi cero valor en habilitar comentarios allí.

Y pues resulta que borrar tu perfil de Google+ también silencia el canal de YouTube asociado.

Hacer eso causa que el canal de YouTube y todos sus videos sean puestos en privado, para que nadie más pueda verlos.

Miré los documentos de soporte de Google para asegurarme de esto, y aparentemente, así es como Google lo quiere.

Ellos no dejarán que ponga públicos mi canal o sus videos de nuevo a menos que yo cree un nuevo perfil de Google+ o restaure mi viejo perfil.

En realidad, este requerimiento de tener un perfil de Google+ para poder seguir compartiendo videos en YouTube sirve para convencerme de que hubiese sido más sabio salirme de todo el escenario.

Lo siento Google, pero no quiero ser asimilado, inclusive si eso significa compartir videos gratis con más personas.

Ya que aún me gustaría que la gente pueda disfrutar de la poca cantidad de contenido en video que creé, tomé esos pocos videos y los subí a mi propio sitio web.

WordPress tiene un reproductor de video incorporado, así que cualquiera todavía puede reproducir los videos directamente desde el artículo asociado en el blog, específicamente el que habla sobre Crear Abundancia.

Aún tengo mucho ancho de banda sin utilizar en mi cuenta de hosting, así que esta solución de albergar los videos por mi cuenta debería estar bien por ahora.

Si se vuelve un problema puedo encontrar otro lugar para albergar los videos.

La reproducción de YouTube es probablemente mejor que usar WordPress, ya que YouTube es un servicio de reproducción dedicado, pero este método cumple con el trabajo.

Mantén en mente que esos videos también están en el dominio público (como mis artículos y podcasts), así que cualquiera es libre de re-compartirlos en sus propios canales de YouTube si quieren.

La gente ya ha hecho eso, así que el contenido como tal aún está en YouTube, inclusive si yo ya no tengo un canal utilizable allí.

Eso es una cosa buena sobre el "uncopyright" – crea redundancia extra de contenido e incrementa la accesibilidad.

Así que Google ofrece una elección tipo Hobson de tómalo-o-déjalo. Escojo irme con la opción de no tener caballo – es decir, no tener ni perfil de Google+ ni canal de YouTube.

Me siento afortunado de que para mi esto no ha sido una decisión difícil, ya que yo solo tenía unos pocos videos en mi canal de YouTube, y fueron creados en el 2009.

La mayoría de los videos más recientes que encontrarás de mi en YouTube, como grabaciones de algunas charlas, fueron compartidas por otras personas en sus propios canales, así que todos esos videos aún están en su lugar.

Esto hubiese sido una elección mucho más difícil si tuviese cientos de videos en mi canal - no estoy seguro de que hubiese hecho en ese caso.

Tal vez simplemente hubiese animado a que la gente bajara videos de mi canal y resubieran lo que quisieran en sus propios canales, para que por lo menos el contenido aún pudiese ser encontrado allí de alguna forma.

No estar amarrado a la propiedad de mi contenido me da más opciones que preocuparme por derechos de autor, así que si eres insistente en la protección de tus derechos de autor, tu decisión podría ser más difícil.

Otro efecto colateral de cerrar mi perfil de Google+ es que ya no puedo usar Google+ Hangouts, ya que ese servicio también requiere un perfil de Google+.

Yo no era un usuario muy frecuente de este servicio, pero lo estaba usando ocasionalmente para llamadas de grupo para un proyecto en equipo.

Otra elección tipo Hobson... y nuevamente, he optado por no tener caballo que el que me estaban ofreciendo. Me adaptaré.

Anuncio 2015: Ya que la gente extrañaba poder ver y compartir mis videos en YouTube, he reconsiderado esta decisión y rehabilité mi canal de YouTube.


Socializar virtualmente vs. Socializar en la vida real


Me gusta ser social, y amo conectarme con las personas, pero la iteración de las redes sociales hoy en día es simplemente muy repetitiva, improductiva, y cada vez más escalofriante para que yo continúe participando.

No tengo duda de que mi vida social – la que está en el mundo real, no el mundo virtual – mejorará notablemente como resultado de dejar atrás la socialización virtual.

Eso ya ha empezado a ocurrir, justo después de haber tomado la decisión.

La verdad, borrar cada cuenta se sintió muy bien. Sonreí mientras pensaba sobre las consecuencias a largo plazo de cerrar cada cuenta.

Imagina...

No más trinos.

No más actualizaciones aleatorias de amigos aleatorios en momentos aleatorios sobre cosas triviales.

No más verificaciones o publicaciones impulsivas.

En vez de eso estoy pensando sobre todos los libros geniales que leeré en su lugar, los nuevos viajes que realizaré, los nuevos amigos reales con quienes me conectaré en persona.

La semana pasada leí dos nuevos libros sobre desarrollo personal y aprendí mucho de ellos, parcialmente re-invirtiendo el tiempo y ancho de banda mental que gané de semi-retirarme de las redes sociales.

También invertí más tiempo de lo usual conectándome con mi hija de 14 años el fin de semana.

Inclusive invertí unas pocas horas enseñándole sobre como funciona el cerebro y haciendo algunos juegos neuronales con ella.

Ella pareció disfrutar de eso, y yo también lo disfruté.

La noche anterior, poco después de destruir mi cuenta de Facebook, empecé a leer Walden de Henry David Thoreau.

Este libro está en el dominio público y se puede leer como un libro digital, así que siéntete libre de descargar una copia para ti si te interesa.

Este es uno de los libros que he querido leer durante años, pero no me había puesto a hacerlo.

Parece un libro muy pertinente para leer en el momento, considerando que se trata sobre salirte de prácticas sociales cuestionables y re-conectarte con una forma más natural de vivir.

Me pregunto que diría Thoreau hoy sobre Facebook. ¿Estás viviendo una vida de desesperación silenciosa?

Mientras estaba disfrutando de correr esta mañana, reflexioné sobre esta decisión de salirme.

Pensé sobre algunas de las cosas encantadoras que podría hacer con el tiempo y ancho de banda mental extra, como finalmente leer Walden.

Eso puso una sonrisa en mi cara y me dio un nuevo sentido de optimismo.

Aunque tú podrías decir que me siento amargado por lo de las redes sociales, emocionalmente me siento mucho más emocionado por las nuevas experiencias de aprendizaje y crecimiento que reemplazarán esa parte de mi realidad.

Tomando la decisión de de-estimular las redes sociales en mi realidad, siento que tengo la capacidad en exceso de estimular algo mucho más interesante.

Si eres alguien que disfrutaba de conectarse conmigo de forma virtual por medio de las redes sociales, y te sientes decepcionado de que estoy desechando ese medio para hacer eso, pues...

... por una parte, te amo también. Pero por otra parte, piensa en conseguirte una vida ;)

Por supuesto, aquí la verdad yo me estoy apuntando el dedo a mi mismo.

Quiero salirme de la paja de la vida virtual en las nubes, y explorar otros aspectos de la vida.

Si tú quieres inclinarte más en el espacio de socializar virtualmente, hazlo - solo no me invites a unirme contigo.

Sin embargo, si quieres compartir una taza de té en la vida real, y tener una conversación agradable sobre Thoreau, cuenta conmigo :)

Si la idea de arruncharte con Henry David no te inspira mucho para seguir mi camino, entiendo totalmente.

Pero por la razón que sea, esto es lo que me llama en el momento. Es mi camino con corazón, y voy a honrarlo.

Te animo a que por lo menos consideres la posibilidad de hacer algo similar.

Imagina borrar permanentemente las cuentas de todos tus servicios de redes sociales.

Piensa en como podría cambiar tu vida como resultado.

¿Que podrías hacer con tu tiempo en su lugar?

Juega un poco con esos pensamientos en tu consciencia.

Mira como te sienta esta sugerencia.

Métele tus propias ideas.

Tal vez descarga algo del trabajo de Ralph Waldo Emerson. :)


Mantente en contacto


A partir de ahora, por favor sé consciente de que si ves a alguien compartiendo mi material en Twitter, Google+, Facebook, YouTube, u otros sitios populares de redes sociales, no soy yo quien los está publicando.

No tengo problema si otras personas comparten mis cosas libremente - solo sé consciente de que si tú comentas sobre mi material en esos otros sitios, no lo veré.

No estoy desapareciendo del mundo, así que si aún quieres permanecer en contacto respecto a mi trabajo de desarrollo personal, entonces te invito para que te suscribas a mi lista de email.

Yo envío emails esporádicamente, así que es una buena forma de recibir recordatorios ocasionales para mirar que estoy haciendo.

Si quieres mirar mi trabajo más a fondo, tal vez te tome algunos meses el solo digerir todo el contenido gratis en mi sitio web.

Dale a este sitio web una inversión significativa de tu tiempo con una buena taza de Earl Grey, y te sentirás contento de haberlo hecho.

La gente típicamente reporta obtener mucho más valor después de invertir unas horas leyendo los archivos en StevePavlina.com que gastando horas en las redes sociales.

De la misma forma, estoy seguro de que recibiré mucho más valor leyendo Walden que lo que ganaría invirtiendo mi tiempo en las redes sociales.

y por supuesto, eres bienvenido a atender uno de mis eventos y conectarte en persona. Yo soy mucho más divertido en persona :)

Actualización 2015: Después de que cerré mi cuenta de Twitter, alguien más re-registró el mismo nombre de cuenta y la está usando para hacerse pasar por mi, publicando más que todo mensajes basura mientras promueve la cuenta con mi nombre, foto y URL de mi sitio web.

Soy consciente de que la gente ya ha reportado esta cuenta falsa a Twitter, pero hasta ahora Twitter parece no estar haciendo nada al respecto, inclusive aunque sus propios Términos de Servicio son muy claros sobre como ellos no permiten que los usuarios se hagan pasar por otros.

Simplemente ten presente que esa cuenta definitivamente no me pertenece. Desde Julio de 2014, yo no tengo cuenta ni de Twitter ni de Facebook. Y respecto a Twitter, pues... aparentemente a ellos no les importa hacer cumplir sus propios Términos de Servicio.


→ Más artículos traducidos de Steve Pavlina AQUÍ

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!