Expedición Holic / Cloud Nine: Dos artículos sobre mi experiencia con este MMORPG

Estos son un par de artículos, originalmente escritos en inglés, que escribí para EzineArticles en mayo de 2011.

En estos hablo sobre las características de un MMORPG que solía jugar hace años llamado 'Expedición Holic' (Cloud 9 en inglés), y mis experiencias jugando dicho juego.

Por cierto, un dato curioso:

Al principio pensaba llamar este blog 'Akihaba Nights' en honor al pueblo principal de la facción a la que yo pertenecía en el juego, y cómo durante la temporada de Halloween sería de noche en dicho pueblo.

Espero que disfrutes de estos artículos…

… y si fuiste jugador de Expedición Holic, espero disfrutes de la nostalgia :)


Expedición Holic – ¡Diferentes características de un colorido mundo MMORPG inspirado en anime!


Cuando inicialmente escuché el concepto de los MMOs, esto se me hizo algo increíblemente genial, y me dieron muchas ganas de empezar a jugar uno.

En total solo he jugado como cuatro o cinco juegos tipo MMO, y cada uno he dejado de jugarlo en menos de un mes.

Debo confesar que nunca he jugado World of Warcraft – el MMORPG más grande.

Varios factores me detuvieron de hacerlo – principalmente, comprar el juego y pagar la tarifa mensual.

Más o menos en el 2008 yo me preguntaba si siquiera existían los MMOs que se podían jugar gratis...

... y en ese entonces, un amigo mío me comentó que no solo los MMOs gratis eran una realidad y que habían muchos de ellos, sino que un nuevo título, la secuela de un juego llamado 'Holic', había sido traducido y lanzado a América Latina como 'Expedición Holic'.

El nombre original de este MMO es 'Holic 2', el cual fue desarrollado por la compañía de juegos coreana mgame.

También había (o hay, no estoy del todo seguro) dos versiones del juego:

'Lunatia', la cual es la versión en japonés, y 'Cloud Nine', la cual es la versión estadounidense de Holic 2 que fue lanzada un año después de Expedición Holic.

Si no estás familiarizado con el juego y quieres ver cómo se ve, te recomiendo mirar la siguiente review en inglés:



En Youtube puedes encontrar algunos videos en español si buscas "Expedición Holic"… pero no son muy buenos.


Pero bueno…

Expedición Holic (llamémoslo solo 'Holic' desde ahora)...

... fue el primer MMORPG que he jugado, y aunque me engomé mucho con el juego, y me empecé a volver adicto a él y a gastar mucho tiempo en él (lo cual no era nada bueno, por supuesto…)...

... si admito que fue una experiencia muy divertida, y que me dio mucho placer.

Jugar Holic es una experiencia que no me arrepiento de haber tenido.

Holic como tal no era muy diferente a los otros MMORPGs que estaban en el mercado en esas épocas:
  • El juego estaba establecido en un mundo de fantasía separado en X facciones (en este juego eran dos facciones)
  • Tenías que completar búsquedas (quests)
  • Tenías que 'grindear'
  • Podías conseguir monturas y mascotas
  • Debías hacer equipo con otros jugadores para derrotar jefes
  • Subías de nivel
  • Podías conseguir equipo súper-raro tipo 'gloria'
  • Etc.
Cosas muy estándar.

Sin embargo, hay algunos aspectos que creo que hacían que este juego sobresaliera:

Por ejemplo, tú tenías tres razas diferentes de las cuales escoger, las cuales eran:
  • Seneka (Humano)
  • Matska (Tigre antropomorfo)
  • Koshare (el extraño perro-enano que se ve en la review de arriba jajaja)
Cada una de estas razas tenía una versión macho y una hembra.

Además, cada combinación raza-sexo tenía un árbol de habilidades único.

Eso significa que el árbol de habilidades de un Seneka macho es diferente del árbol de la Seneka hembra, lo cual hace que el sexo que elijas no sea un asunto simplemente cosmético.

Habían 6 clases en el juego:
  • Guerrero
  • Sacerdote
  • Cazador
  • Pícaro
  • Monje
  • y Mago
A diferencia de otros MMOs, en la que la clase que elijas es restringida dependiendo de tu raza, en Holic puedes elegir cualquier tipo de combinación de raza y clase que quisieras.

¡Finalmente algo que WoW no tiene!

No solo eso, sino que una vez alcances cierto nivel, puedes elegir una sub-clase a la que puedes cambiar de tu clase primaria, y vice-versa, ¡cuántas veces quieras!

La ventaja de esto es que podías escoger tener dos clases que complementaran sus debilidades, cómo ser un Guerrero cuando necesitas hacer de tanque, y luego convertirte en Pícaro para hacer daño rápido.

La desventaja de este sistema era que ambas clases tenían que ser entrenadas por separado.

Muy, muy pocas personas en el juego subían de nivel en ambas clases, y solo se enfocaban en una de las clases mientras la otra se dejaba sin usarse.

Sin embargo, las muy pocas personas que subían de nivel ambas clases tenían mucha flexibilidad en el juego.


Algunas funciones extra que vale la pena mencionar son el sistema de colección de cartas, el sistema de mascotas, y el sistema de disfraces de monstruos.

Cada vez que destruías una criatura podías obtener una carta con la imagen de la criatura, la cual luego podías 'pegar' en un libro de colección.

Una vez completabas el libro podías intercambiarlo por ítems especiales que te permitían capturar ciertas criaturas, y usarlas como mascotas una vez capturadas.

Además, también podías conseguir disfraces de monstruos, lo cual te permitía transformarte temporalmente en una criatura o jefe en el juego y atacar a otros jugadores; ¡inclusive jugadores de tu propia facción!

Existían muchas otras características que hacían de Cloud Nine diferente de muchos otros MMOs, y eso, en mi opinión, lo hacían sobresalir cómo un muy buen título en el género de los MMORPGs.


Otro detallito es que, no sé cómo sea en los MMOs actuales, pero en ese entonces, muchas mujeres – mujeres de verdad, no hombres fingiendo ser mujeres – solían jugar Holic.

Tú podías comprobar eso gracias a que los jugadores podían subir sus fotos en la sección de 'fotos de usuarios' que existía en el sitio web de Holic en ese entonces.


Así, si en ese entonces querías jugar un MMORPG gratuito con temática de fantasía en un colorido mundo, con personajes estilo anime, en el cual pudieses interactuar con varios jugadores mujeres (de verdad), y experimentar muchas características que no se encontraban en juegos como World of Warcraft…

… entonces Holic, en mi opinión, de verdad valía la pena que le dieras una mirada.

El juego recientemente fue cerrado, pero parece que mgame está intentando revivirlo aquí en RedFoxGames.

¡Gracias por leer!

Ahora, aquí está el siguiente artículo:


Mi primer MMORPG – Adicción, y mi experiencia jugando Expedición Holic


La primera vez que fui expuesto al concepto de los MMORPGs fue cuando vi el primer episodio de una serie de anime que se llamaba ' .hack // sign'.

Yo tenía más o menos 15 años en ese entonces, y ni siquiera sabía que juegos cómo World of Warcraft o Maplestory si quiera existían.

La idea de un mundo enorme y abierto para explorar, lleno de jugadores de todo el mundo que podían interactuar y jugar juntos me parecía…

¡Extremadamente increíble!

Y desde entonces deseaba poder tener una conexión de Internet de banda ancha para poder jugar uno de esos juegos.

En ese entonces yo tenía una conexión de 56 kbp y un computador con 'Windows 98'… así que jugar un MMO me quedaba un poquito difícil :P

Aunque sí recuerdo jugar un MMO en particular en ese entonces – un simulador de batallas de Pokemon.

El juego era muy sencillo, así que mi pobre carcacha sí lo podía soportar :)

Pero no fue sino años después, que conseguí un mejor computador y conexión a Internet de banda ancha, que pude jugar un MMORPG 'de verdad'.

Cuando conseguí este nuevo computador, era emocionante finalmente poder navegar por Internet todo lo que yo quería sin preocuparme por la factura telefónica.

Con el tiempo aprendí sobre World of Warcraft, y el nombre oficial del género de juegos que tanto deseaba jugar:

MMORPGs - Massive Multiplayer Online Role Playing Game.

En español: Juego de Rol Masivo Multijugador por Internet.

Sin embargo, a medida que aprendía sobre Wow en Internet por medio de artículos, videos y hasta noticias, también aprendí sobre la pesada adicción que WoW y otros MMOs pueden causar en ciertos individuos.

Esos informes sobre jugadores dejando que un juego destruyera sus vidas me desanimó de si quiera buscar un MMO para empezar a jugar, ya que temía desarrollar una adicción…

… pero aún así, yo quería probar.

De verdad quería tener ese sentimiento de explorar un mundo enorme, subir de nivel, ¡y encontrarme con mis amigos en el mundo del juego!

En el 2008 más o menos, me vi hablando con un amigo sobre los juegos MMO, y él me contó que él se había metido a un MMORPG gratis llamado 'Holic'.

Él me comentó que el juego había cerrado, y que una nueva versión del juego fue lanzada para el mercado latinoamericano.

El juego se llamaba 'Expedición Holic'.

Posteriormente el juego fue lanzado un año después en los Estados Unidos como Cloud Nine.

Mi amigo entonces me comentó que su primito también había empezado a jugar ese juego MMO, y que mi amigo también pensaba unirse al juego.

Se me ocurrió que mi amigo y yo podríamos empezar a jugar juntos, y así subir de nivel juntos.

Mi amigo aceptó :)

Un par de semanas después yo había actualizado mi computador, instalé el juego, ¡y estaba listo para sumergirme en una experiencia que desde que tenía 15 años yo quería sentir!

Y así, escogí Ganav Libero como mi facción, y Seneka (humano) macho pícaro como mi personaje.

Luego fui introducido al juego por medio de una pequeña 'cutscene', me encontré con mi amigo en el pueblo en el que recién aparecí, caminé un poco por el pueblo, y fui introducido a una dinámica que yo no conocía, pero la cual resulta ser primordial en el género de los MMORPGs:

Las búsquedas – las quests.

Después de eso, refiriéndose al juego, mi amigo me dijo algo así como:

"Ahh, que lindo vicio"

Yo me reí, y le dije que él estaba exagerando…

… pero él no estaba exagerando.

Con el tiempo, el juego SÍ se había vuelto un vicio, una adicción, para los dos.

Por un lado, jugar Expedición Holic fue una experiencia que me dio muchísimo placer:

Conocí a muchos jugadores de países diferentes, gente con la que compartí, con la que chateé, y quienes inclusive a veces me hicieron reír incontrolablemente.

Luchamos épicas batallas juntos, completamos quests, exploramos, y jodimos la vida :)

El juego también me daba un muy alto sentido de logro.

Todos los días que lo jugaba yo sentía progreso, avance… sentía que crecía.

Cada nivel que yo alcanzaba, cada nuevo item raro que conseguía, cada lugar nuevo que podía explorar sin el miedo a ser asesinado por criaturas más fuertes que yo…

… reforzaban el sentimiento de avance y éxito continuo en mí, inclusive si me mataban varias veces, o si tenía que completar quests por horas y horas…


Ahora, el otro lado de la moneda…

… el triste, pero real lado de la moneda…

… es que todo era solo un juego.

Una ilusión.

En ese entonces, gasté todas mis vacaciones de verano jugando Expedición Holic…

… tiempo que pude haber usado para mejorar mi vida social, salir y conocer a gente nueva, interactuando y compartiendo con ellos cara-a-cara…

… pero en lugar de eso, literalmente gasté cada día (excepto tal vez uno o dos) de ese periodo de vacaciones en frente del computador, 'grindeando' y compartiendo con mis amigos virtuales…

… dejando las interacciones y actividades físicas en el mundo real 'en reserva'.

No solo eso, sino que seguí jugando inclusive cuando empecé mi siguiente semestre en la universidad.

Usé todo el tiempo que pude haber usado estudiando y fortaleciendo mis conocimientos…

… para matar monstruo tras monstruo, y compartir con mis amiguitos virtuales.


Llegó el momento en que a mi madre 'se le safó', y literalmente me gritó en la cara que yo era un adicto.

El día después que ella me gritó eso en la cara, yo me puse a pensar sobre lo que había pasado, y sobre todo lo que he escrito hasta ahora respecto a los MMOs:

Me puse a pensar sobre lo que leí sobre la adicción a los MMOs, cómo el juego 'emulaba' sentimientos en la vida real pero que solo eran una ilusión, etc.

Tuve suerte de que no estaba tan apegado al juego como para no poder vivir sin jugarlo.

Llamé a mi amigo por teléfono (con quien constantemente me encontraba dentro del juego), le dije que nos encontráramos en mi casa, y con él desinstalé el juego, y le expliqué por qué decidí hacerlo.

Con el tiempo borré mi personaje cuando visité a mi amigo, pero él no pudo salirse de Holic… estaba muy metido en el juego.

Después de muchos meses él finalmente pudo salirse del juego, una vez alcanzó un cierto nivel… pero a costa de perder mucho, mucho tiempo.


Entonces… ¿Expedición Holic fue divertido?

¿Los MMOs son divertidos?

¡Por supuesto que sí!

Los MMORPGs dan placer, y como dije antes, 'emulan' emociones que nosotros los humanos deseamos experimentar, como progreso e interacción humana.

¿Pero los MMOs de verdad valen tu tiempo?

¿Pueden estos ser dañinos a final de cuentas?

Bien, eso depende de ti.

Yo creo que siempre y cuando tengas disciplina de verdad, tener un poco de diversión en un MMO durante la semana no será terriblemente destructivo…

… al igual como pasa con el alcohol y tabaco.

Como en la mayoría de cosas en la vida, la moderación es la clave.


Última actualización: Agosto 20 de 2016

Yo can read a previous versión of this article, in English, here.

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!