La historia de Elliot Rodger - Capítulo 13 - FINAL

→ Tabla de Contenidos

22 Años

La altamente injusta experiencia de ser golpeado y humillado en frente de todos en Isla Vista, y su subsecuente falta de preocupación por mi bienestar, fue la gota que rebosó el vaso. Yo de verdad les di a todos una última oportunidad para aceptarme, para darme una razón para no odiarlos, y ellos devastadoramente destruyeron esa oportunidad en mi cara. Ya le había dado al mundo demasiadas oportunidades. Había llegado la hora de la Retribución.

Tuve mi cirugía a principios de agosto. Después de visitar un ortopedista local, él me recomendó que mi tobillo roto fuese quirúrgicamente atornillado en su lugar en vez de esperar a que se sanara por sí mismo. Decidí tener la cirugía, solo para poder dejar de usar muletas más pronto.

Mi madre me llevó temprano en la mañana al hospital, y yo me sentí lleno de miedo. Yo nunca había pasado por algo así en toda mi vida. Me pusieron a dormir con anestesia, y cuando desperté, mi pierna ardía de dolor, aunque los medicamentos para el dolor que me inyectaron después ayudaron a aliviarlo. Un nuevo yeso fue puesto en mi pierna. Yo ni siquiera quería saber cómo se veía mi pierna dentro del yeso. Me dijeron que habían atornillado una placa de titanio para sostener el hueso fracturado en su lugar, y que se necesitaron seis tornillos. Descansé en el hospital durante unas horas antes de que se me permitiera ir a casa, bajo las instrucciones de que yo tendría que mantener mi pierna levantada en todo momento durante la semana siguiente.

Poco después de mi cirugía, mi madre y hermana se fueron de vacaciones a Hawái. Ellas habían estado planeando esto por mucho tiempo, y por supuesto, yo me rehusé a ir con ellas cuando me habían preguntado inicialmente meses antes. Mi madre no quería que yo me quedara en su casa totalmente solo, en el tullido estado en el que me encontraba. Cuidar de la casa en una condición así sería demasiado difícil, y no habría nadie para proveer asistencia inmediata en caso de emergencia. Le pregunté a mi padre si podía quedarme en su casa, pero unos familiares de Soumaya se quedarían allí durante el verano, así que ella se rehusó a dejar que me quedara allí, ya que sería "demasiado para ella", a pesar del hecho de que la casa de mi padre tiene seis habitaciones, y mucho espacio en el cual yo me podría quedar. Mi padre, por supuesto, aceptó las reglas de Soumaya como siempre lo hacía. Mi respeto por él ya era tan bajo que no podía bajar más debido a esto.

Debido a esta pequeña dificultad, mi madre me reservó una habitación de hotel en Extended Stay America, en Woodland Hills. Yo me sentí contento con esto. El hotel era lo suficientemente cómodo, y mi madre me compró mucha comida para comer durante la semana que me quedaría ahí. Eso proveyó una agradable atmósfera para recuperarme de las horribles experiencias que acababa de aguantar. Lo único que no me gustó del hotel era que estaba localizado al otro lado de la calle de la Escuela Secundaria Taft, así que siempre que miraba por la ventana veía un lugar que me había causado un gran sufrimiento en el pasado distante.

Pensé sobre el matoneo que recibí en Taft, y de cierta forma, mi experiencia allí fue muy similar a lo que me acabó de pasar en esa fatídica noche en Isla Vista. Vándalos me hicieron matoneo, y las chicas adoraban a los abusivos en vez de a mí. Ciertamente, era un escenario muy similar.

Solo ahora, yo estaba listo y capaz de luchar contra la crueldad de las mujeres. Cuando era un chico débil y tímido en la Secundaria Taft, me encontraba impotente y aterrado, teniendo que recurrir a ocultarme en una vida de jugar videojuegos. Todo el sufrimiento, soledad, rechazo, y humillación que tuve que experimentar desde entonces, me habían fortalecido. El odio que se acumulaba dentro de mí en todos esos años, llegando hasta este punto, me había empoderado de una forma oscura y retorcida. Ahora yo estaba armado, poseía una gran inteligencia y revelaciones filosóficas, con la fuerza de voluntad de realizar el acto más catastrófico de venganza que el mundo verá.

Pasé la semana siguiente en la habitación del hotel, contemplando sobre las injusticias de la vida, y mi lugar en el mundo. Me hice completamente consciente de que ahora, tendría que llevar a cabo el Día de la Retribución. Ya no había más esperanza. Pensé que una vez llegara a Isla Vista, armado con mis armas y mi ardiente odio, que definitivamente me aseguraría de atacar a las personas que vivían en esa casa en la que me atacaron. El plan era destruir toda Isla Vista, y matar a todas y cada una de las personas en ella, o por lo menos matar a tantas personas jóvenes y populares como pudiera antes de que llegara la policía, y tuviese que matarme a mí mismo.

Me sentí impactado y abrumado al darme cuenta de que definitivamente iba a recurrir a esto. Iba a morir pronto, y eso en sí mismo era difícil de aceptar. Yo no quería morir, pero no tenía opción. La venganza es el único camino; todos los otros caminos se habían cerrado. Me pareció toda una tragedia que yo de verdad iba a declararle la guerra a las mujeres, y a toda la humanidad. Pero de nuevo, que las mujeres me rechazaran era una declaración de guerra.

Ellas me insultaron al verme como inferior a su amor y sexo. Ellas me odian, y regresaré ese odio aumentado en una magnitud de mil. Haré sufrir a todos en Isla Vista, al igual que me hicieron sufrir a mí. En el pasado yo siempre he estado a su merced, y ellos nunca me mostraron piedad. En el Día de la Retribución, todos estarán a mi merced, y en esa posición, no les mostraré nada de piedad. Mi Retribución será tan devastadora que sacudirá la base del mundo.

Mi pierna rota representó un contratiempo, por supuesto. Inclusive con la cirugía, tendría que estar en muletas durante seis semanas, e inclusive después de eso me tomaría un tiempo el poder caminar normalmente de nuevo. Consideré que no estaría caminando normalmente sino hasta octubre. No había forma en que yo estuviese lo suficientemente bien como para prepararme para el Día de la Retribución para noviembre. Había muy poco tiempo.

Hice un plan nuevo para establecer que la fecha final y definitiva para el Día de la Retribución fuese al final de la primavera del 2014. Eso me daría mucho tiempo para prepararme. Ahora, el Día de la Retribución era mi única razón para vivir. Es todo lo que me queda en la vida. Este acto de venganza mortal contra las personas que me han hecho daño es mi único propósito en este mundo. Necesitaba tanto tiempo como fuese posible para planearlo eficientemente.

Posponer el Día de la Retribución también me dio unos meses más de vida. Tal vez también usaría ese tiempo para buscar una salida. Siempre he deseado una salida a esta situación, e inclusive con los recientes eventos que habían ocurrido, una pequeña parte de mí todavía se agarraba de ese cachito de esperanza.

Gavin vino a visitarme al hotel – él fue una compañía bienvenida. De verdad me estaba sintiendo solo allí, aunque era definitivamente mejor que estar solo en Isla Vista. Los dos nos sentamos por tres horas en mi habitación del hotel para tener una conversación importante. Le conté la versión finamente alterada de todo lo que había ocurrido esa noche en Isla Vista. Él no parecía sorprendido. Cuando él tenía mi edad, solía ir a Isla Vista con mucha frecuencia. Me comentó que la atmosfera revoltosa y algo brutal que había presenciado era parte de la cultura de allá.

Los bulliciosos y salvajes chicos de fraternidad consiguen a todas las chicas hermosas, y todos buscan pelear, como los sanguinarios animales que son. Él dijo que esa era una verdad que yo tenía que aceptar, aconsejándome que me mudara de ahí. Yo no podía aceptar esta verdad, porque era injusta. No podía permitir que existiera una maldad tal, y no huiré de ella mudándome de ahí. O seré feliz allá, o destruiré el lugar completamente. Ya que había fracasado en ser feliz allá, no tenía más opción que planear mi retribución.

Cuando mi madre regresó de Hawái, me fui a quedar a su casa durante el mes siguiente, hasta que mi pierna había sanado lo suficiente para dejar de usar las muletas. No quería regresar a Santa Bárbara mientras todavía usaba las muletas, ya que sería demasiado humillante, y ya me sentía lo suficientemente humillado allá.

Durante la primera semana después de la cirugía, mi pierna sufría de un intenso y agudo dolor, aunque ese dolor no era nada comparado con el odio que hervía en mi corazón. Durante ese tiempo, a duras penas podía levantarme de la cama, ya que siempre que lo hacía, la sangre corría a mi pierna, y me reactivaba el dolor. Todo el tiempo que estuve en el hotel me quedé acostado en mi cama como un vegetal.

Después de la semana inicial, se redujo el dolor, y pude moverme más fácilmente usando las muletas. Con frecuencia daba vueltas por el jardín de mi madre como forma de desahogar mi ira, a veces blandía mis muletas como si fuesen espadas, cortando a todos los enemigos que me habían hecho daño en la vida.

El mes que pasé en casa de mi madre fue muy relajante, e intenté como mejor pude el calmarme mientras pasaba el tiempo. Pasé mucho tiempo viendo películas, leyendo libros, haciendo introspección, y contemplando sobre la vida. Me quedé en la casa todo el tiempo, ya que detestaba la idea de tener que salir y ser visto como un tullido. Yo ya me sentía inseguro sobre mí mismo por ser un virgen solitario. Ser visto como un tullido ya era demasiada sal en la herida.

Gavin vino a visitarme de nuevo, y esta vez nos sentamos en el comedor de mi madre para tener otra conversación importante sobre mi vida, y a donde iba yo. Él intentó aconsejarme de nuevo el mudarme de Isla Vista, pero me rehusé a escucharlo. Me mudé a Isla Vista con la meta de perder mi virginidad, y obtener la vida que deseaba. Si no lo puedo tener, lo destruiré. Nunca huiré derrotado.

Mis padres arreglaron que tuviésemos una reunión con mi psiquiatra, el Dr. Charles Sophy. Salí con mi madre para encontrarnos con mi padre, afuera de la casa del Dr. Sophy en Beverly Hills, y cuando llegamos allí, nos sorprendimos al ver que Soumaya había asistido también a la reunión. Esto presentaba un conflicto, ya que Soumaya y mi madre recientemente habían peleado debido a que Soumaya se rehusara a dejarme quedar en casa de mi padre durante el viaje de mi madre a Hawái. Durante más de la mitad de la conversación, el doctor pasó tiempo resolviendo este insignificante conflicto en vez de abordar los problemas por los que yo estaba pasando.

Cuando finalmente empezamos a hablar sobre mi situación, el Dr. Sophy terminó dándome los mismos consejos inútiles que todos los otros psiquiatras, psicólogos y consejeros me habían dado en el pasado. No sé por qué mis padres desperdiciaron dinero en terapias, ya que ellas nunca me ayudarán en mi lucha contra un mundo cruel e injusto. El doctor terminó descartándolo al prescribirme un medicamento controvertido, Risperidona. Después de investigar este medicamento, descubrí que era absolutamente de lo peor que yo pudiese tomar. Me rehusé a tomar ese medicamento, y nunca volví a ver al Dr. Sophy después de eso.

A finales del mes, mi madre invitó a Maddy y a Mo Humpreys a cenar. Mi madre recientemente había empezado a volver a hablar con su vieja amiga Mo. Maddy acababa de graduarse de la USC, una universidad reconocida por su abundancia de estudiantes malcriados y maleducados que salían de fiesta todo el tiempo, muy similar a la UCSB. Usualmente le llamaba a esa universidad "University of Spoiled Cunts" [Universidad de Zorras Malcriadas], así como llamaba a la UCSB "University of
California's Spoiled Brats" [Universidad de Mocosos Malcriados de California]. ¡Unos sobrenombres brillantes, y que encajan a la perfección!

Antes de que Maddy viniera me puse a mirar su página de Facebook, y vi que ella era la imagen exacta de todo lo que odiaba en las mujeres. Ella era una chica popular y malcriada de la USC que salía de fiesta con su grupo de amigos hermosos y rubios. Todos ellos se veían como unos imbéciles absolutos, y mi odio hacia todos ellos crecía por cada imagen que veía en su perfil. Eran el tipo de personas hermosas y populares que vivían vidas placenteras, y que me verían con desdén, como una escoria inferior, nunca aceptándome como uno de ellos. Ellos eran mis enemigos. Ellos representaban todo lo que estaba mal con este mundo.

Maddy fue mi primera amiga en los Estados Unidos. De niños, yo jugaba con ella como iguales. Ahora ella era mi enemiga. Sentiría gran placer al torturarla y despellejarla a ella, y a cada uno de sus amigos malcriados, odiosos y malvados. Cuando ella y su madre vinieron para cenar con nosotros, tuve que mantenerme calmado mientras salía de mi habitación cojeando, con mis muletas, para saludarlos.

Ese relajante mes en casa de mi madre fue como la calma antes de la tormenta. Una vez regresé a Santa Bárbara, totalmente recuperado, el oscuro capítulo final de mi vida comenzaría. Temía lo que resultaría de ello.

Después de seis semanas de cojear con muletas siempre que tenía que ir a algún lado, visité a mi ortopedista, preguntándole si finalmente era hora de caminar sin ellas. Después de examinar mi pierna, él estuvo de acuerdo con que yo podía proceder a usar un "yeso para caminar". Esto me permitiría caminar cojeando sin muletas, aunque tendría que usar un bastón. Aunque incómodo, era mucho, mucho mejor que caminar con esas malditas muletas. Cuando llegué a casa, con placer practiqué el moverme por el lugar de esta nueva forma.

Pronto, mi madre dijo que yo ya estaba lo suficientemente recuperado para regresar a Santa Bárbara. De todas formas mis nuevas clases de universidad comenzarían pronto, aunque ella no sabía que yo solo me había inscrito a clases por Internet para el semestre de otoño por miedo a tener que empezar la universidad estando tullido. Ella se había cansado de tener que lidiar conmigo, como siempre ocurría en el pasado. Pasé unos días más en casa de mi madre con mi yeso para caminar con bastón antes de que ella me hiciera regresar a Santa Bárbara, diciéndome que podía regresar a visitarla en dos semanas.

Conduje de regreso a Santa Bárbara, ominosamente. Mientras conducía, pensé sobre todas las injusticias que había tenido que sufrir durante los últimos dos años que había pasado allí. Injusticias que nunca se habían rectificado. Ahora era el momento de rectificarlas. Ahora, era el momento de la Retribución.

Cuando regresé a mi apartamento, vi que mis compañeros Chris y Jon se habían mudado. Una lástima, ya que ambos eran los compañeros de apartamento más agradables que hubiese podido esperar. Temía cómo serían los nuevos, y me dijeron que vendrían en unas semanas. Tenía el lugar para mí solo durante ese periodo, lo cual me servía bien. Me rehusé a salir de mi habitación hasta que podía por lo menos dejar de usar mi yeso de caminar. Pasé el tiempo haciendo lo mismo que hacía en casa de mi madre. Vi muchas películas, y contemplaba sobre el futuro.

Al visitar la casa de mi madre, fui a donde mi ortopedista una última vez, y él me dijo que finalmente podía caminar sin un yeso alrededor de mi pierna, aunque necesitaría el bastón durante unas semanas más. Me sentí contento con esto, ya que el bastón no me importaba mucho. Este tenía una elegancia peculiar.

El mismo fin de semana me encontré con Philip y Addison. Habíamos estado planeando encontrarnos durante el verano, pero lo tuve que posponer debido a mi terrible lesión. Los saqué en el VUD Mercedes de mi padre, y salimos a una de nuestras aventuras por Los Ángeles. Primero fuimos a un exquisito restaurante japonés en el Boulevard Sunset, en la parte occidental de Hollywood. Me sentí agradecido de no haber visto ninguna pareja joven de mi edad en ese lugar – la mayoría de las parejas eran más viejas que nosotros.

Luego fuimos al Observatorio del Parque Griffith, siguiendo la sugerencia de Philip. Ir allí me trajo recuerdos tanto buenos como malos. Inclusive era como una tradición que los tres fuésemos allí, como lo habíamos hecho ya muchas veces. El lugar proveía una vista amplia de la ciudad de Los Ángeles. Por la noche, la vista era absolutamente exquisita. El Observatorio del Parque Griffith era un lugar verdaderamente maravilloso para admirar la belleza del mundo… pero por supuesto, toda la experiencia fue arruinada al ver tantas parejas jóvenes besándose allí, justo bajo las estrellas. Esos chicos deben estar en el cielo, viviendo un lugar así con sus hermosas novias.

Ver a todas esas parejas jóvenes en el Parque Griffith me llenó de ira durante el resto de la noche. Me recordó las injusticias que yo había tenido que enfrentar en la vida, y mi guerra contra todas ellas. Cuando conduje colina abajo desde el Observatorio, vi a más parejas jóvenes caminando por ahí, y sentí el deseo de atropellarlas con el Mercedes como un dulce acto de venganza. Yo ya había planeado usar el VUD Mercedes como una de mis armas en el Día de la Retribución, dado que las noches de los fines de semana Isla Vista siempre estaba llena de mis enemigos, caminando justo en la mitad del camino. Ellos serían blancos fáciles.

Después de la desastrosa experiencia en el Parque Griffith, decidimos dar un paseo tarde en la noche hasta Palos Verdes, solo para admirar la vista. Yo nunca había estado allí, y Addison me dijo que era un lugar tranquilo, silencioso y exquisito que proveía una vista extraordinaria. Cuando llegamos a una playa en Palos Verdes que daba al océano, Philip se había dormido, así que solo éramos yo y Addison quienes salimos a caminar. El lugar me gustó instantáneamente, y lo exploré tanto como pude, aunque yo todavía estaba cojeando con mi bastón.

Mientras los dos mirábamos a las estrellas, tuvimos algunas conversaciones profundas. Addison me comentó sobre sus experiencias con los chicos populares de Malibu, por lo cual yo todavía lo envidiaba enormemente. Le comenté sobre mis nuevas ideas filosóficas en cuanto a las mujeres, y cómo creo que están erradas mentalmente, y que necesitan ser contenidas. Él no mostró ninguna señal de cómo se sentía sobre eso. Addison me dijo que yo era una persona con una alta inteligencia, y que no debería desperdiciarla haciendo algo "impulsivo". Creo que él tuvo la sospecha de que yo, ciertamente, estaba planeando masacrar a mis enemigos, y luego suicidarme. Por supuesto que él tendría esa sospecha… de cierta forma, creo que él me conocía mejor que cualquier otra persona.

Yo ciertamente soy una persona inteligente, pero la crueldad de este mundo no me da más opción que llevar a cabo mi Retribución. Con tacto le comenté a Addison que no tenía intención de "hacer nada estúpido". Esa fue mi última conversación con él. También fue la última vez que vi a Philip y Addison.

También fui a encontrarme con el amigo de mi padre, Dale Launer, ese fin de semana. Dale Launer es un exitoso guionista y productor de Hollywood que posee una bonita casa en Pacific Palisades. Dale y mi padre habían sido amigos durante muchos años. Cuando yo era niño, mi padre a veces me llevó a cenas en su casa. Yo no había visto a Dale desde que era niño, pero en los últimos meses empecé a tener conversaciones por email con él después de que él se enteró de que yo tenía problemas con las mujeres. Él quería ayudarme a superar mis problemas porque él es un supuesto experto con las mujeres. Él inclusive me mostró fotos de todas las mujeres hermosas con las que había salido en su vida, y había muchas de ellas. Este hombre de verdad había vivido.

En el pasado, algunos hombres que son exitosos con las mujeres me han ofrecido ayuda y consejos sobre esto, pero nada salió de ello. Supongo que querían ayudarme porque alimentaría sus grandes egos, y también porque sentían pena por mí. La gente debería sentir pena por mí. Mi vida es tan patética, y odio al mundo por forzarme a sufrirla. Siento pena por mí mismo.

La verdad, no hay nada que hombres como Dale puedan hacer para ayudarme a atraer mujeres y perder mi virginidad. Ellos no pueden controlar la mente de las mujeres para que se sientan atraídas hacia mí. Es la culpa de las mujeres por no tener ninguna atracción sexual hacia mí. Sin embargo, mi corta amistad con Dale iniciaría algunas interesantes conversaciones por email en las que le contaría sobre lo cruel que pienso que son las mujeres por naturaleza. Eso solo le dio gracia. Por supuesto que le daría gracia. Las mujeres nunca han sido crueles con él. Ellas les habían dado sexo y amor toda su vida.

Tuve una pelea con Soumaya mientras visitaba la casa de mi padre. Empezó cuando ella empezó a alardear sobre cómo mi hermano Jazz recientemente fue inscrito por un agente para actuar en comerciales de televisión. Ella dijo que para cuando él tuviese mi edad, sería un actor exitoso. Hable sobre lo socialmente hábil que era Jazz para su edad, y como siempre lo he envidiado por eso. Ella me dijo que él nunca tendrá ningún problema con las mujeres, y que perderá su virginidad siendo joven. Tuve que sentarme ahí, y escuchar a la perra decirme que mi hermanito crecerá para disfrutar de la vida que yo siempre he deseado, pero de la que me había perdido. Es muy injusto como algunos chicos pueden vivir vidas así de placenteras mientras que yo nunca he tenido una prueba de eso, y ahora se me había confirmado que mi hermanito se convertiría en uno de ellos. Él se convertiría en un chico popular que conseguiría a todas las chicas. Las chicas lo amarán. Él se convertirá en uno de mis enemigos.

Ese fue el día en el que decidí que tendría que matarlo el Día de la Retribución. No permitiré que ese niño me sobrepase en todo, que viva la vida que yo siempre he querido. No es justo que él tenga la oportunidad de tener una vida placentera mientras que a mí se me negó. Será difícil hacerlo, ya que yo de verdad me había encariñado con mi hermanito el año pasado, y él me respetaba y admiraba. Pero tendría que hacerlo. Si yo no puedo tener una vida placentera, ¡tampoco él! No dejaré que él deshonre mi legado.

Para matar a Jazz tendría que matar también a Soumaya, pero eso sería fácil. Todo lo que necesitaría hacer es pensar en todas las cosas hirientes que ella me ha dicho en el pasado mientras le clavo mi cuchillo en su cuello. ¿Pero qué pasa si mi padre está en la casa para detenerme? ¿Acaso tendría que matarlo también? Eso sería demasiado. Recuerdo, cuando era niño, que tenía sueños en los que mi padre moría, y que despertaba llorándole a mi madre. Luego ella me confortaría, y me diría que fue solo un sueño. ¿Cómo es que mi vida había llegado al punto en el que yo mataría a mi propio padre? Me sentí enfermo de pensarlo.

Concluí que tendría que establecer el Día de la Retribución durante una época en la que mi padre estuviese fuera del país, en uno de sus viajes de negocios. Sería demasiado arriesgado intentar matarlo. Podría dudarlo en el último segundo.

Cuando pensé sobre todo esto, de verdad me sentí enfermo. Sentí cómo me pasaba un escalofrío por todo el cuerpo. Mi mundo entero se había tornado retorcido y equivocado. Yo no quería recurrir a esto. Desesperadamente quería una salida.

Para hacerme sentir más seguro de mí mismo, mi madre me dio un auto mejor para conducir por Santa Bárbara – un BMW 3 serie Coupe. Yo siempre había querido ese auto, ya que mi apariencia me importaba mucho. Le había estado pidiendo a mis padres un auto de clase más alta desde que me enteré de que existía una jerarquía de autos, y que algunos estudiantes en mi universidad conducían mejores autos que otros. Ahora, yo era uno de los estudiantes con un auto mejor y de clase alta.

Tener un mejor auto que la mayoría de otros estudiantes de mi edad ciertamente me hizo sentir más seguro de mí mismo. Mi madre debió haberme comprado este auto cuando me mudé a Santa Bárbara por primera vez. Me hizo sentir mejor en cuanto a salir más seguido mientras seguía viviendo allá. Esto, junto con mi pierna que finalmente había sanado, me dio el último cachito de esperanza a medida que pasaron el resto de meses de 2013.

Durante esos últimos meses que quedaban, mi extrema desesperación y deseo por conseguir felicidad me invadió, sabiendo muy bien cómo resultaría mi vida si no conseguía lo que deseaba. Salí cada día, solo para ponerme en frente del mundo, y ver qué oportunidades se daban. Exploré todo Santa Bárbara y Montecito, y me di cuenta totalmente del hermoso ambiente en el que había estado viviendo. Sin embargo, un ambiente hermoso es el infierno más oscuro si tengo que experimentarlo totalmente solo. El hecho de que había desperdiciado los últimos dos años en un lugar tan hermoso me llenó de angustia. Pensé sobre la placentera vida que pude haber tenido, si tan solo las mujeres se sintieran atraídas hacia mí.

Dos compañeros de apartamento nuevos se mudaron a mi apartamento para el semestre de otoño. Eran dos estudiantes extranjeros asiáticos que atendían la UCSB. Estos dos eran los nerdos más grandes que jamás había visto, y ambos eran muy feos y tenían voces molestas. Mis dos compañeros de apartamento pasados, Chris y Jon, también eran nerdos, pero por lo menos eran amistosos y agradables. Estos otros dos eran completamente repulsivos, y uno de ellos tenía un comportamiento muy rebelde. Él hacía lo que podía para empezar peleas conmigo siempre que yo le llamaba la atención por el ruido que hacía. Demonios, inclusive vivir con Spencer era más agradable que con estos dos idiotas. Sabía que cuando llegara el Día de la Retribución, tendría que matar a mis compañeros de apartamento para sacarlos del camino. Si fuese agradable vivir con ellos, me arrepentiría de tener que matarlos, pero debido a su comportamiento, ahora no sentía ningún remordimiento de ese prospecto. De hecho, inclusive disfrutaría apuñalarlos a ambos hasta la muerte mientras dormían.

Se me asignó un consejero nuevo con quien encontrarme cada semana en Santa Bárbara, ya que Karlin y Sasha ya no trabajaban para esa compañía. Mi nuevo consejero se llamaba Robert, un estudiante de la UCSB que era un año mayor que yo. Tomé café con él algunas veces, y dos veces salimos a hacer trabajos voluntarios juntos, en un esfuerzo para hacer que yo saliera de mi habitación e hiciera actividades. Nada que condujera a lograr la vida que yo deseaba resultó de esos encuentros, pero la interacción social que él proveyó fue agradable, y me dio un medio por el cual expresarme a mí mismo.

Visité la casa de mi madre con mucha frecuencia en otoño. Para mi extrema furia, descubrí que ahora mi hermana tenía novio, y que ya había perdido su virginidad. Ella "salía" casualmente con chicos en el pasado, pero nunca tan seriamente como lo hacía con este. Este sujeto mitad blanco, mitad mexicano se llamaba Samuel, e inmediatamente me desagradó intensamente cuando me lo presentaron por primera vez. Parecía como el típico guarro odioso hacia quien la mayoría de chicas jóvenes se sienten sexualmente atraídas. Georgia lo invitaba a casa de mi madre todo el tiempo, y me hacía enfurecer el verlo merodeando por ahí, comiéndose la comida y bebidas de mi madre, y usando la casa de ella. Él estaba gorreándole a mi madre, y ella ni siquiera se daba cuenta.

Con el tiempo llegué a odiarlo después de escucharlo tener sexo con mi hermana. Llegué a la casa un día mientras mi madre estaba en el trabajo, y escuché los sonidos de Samuel clavando su pene en la vagina de mi hermana a través de la puerta cerrada de su habitación, además de los gemidos de ella. Estuve de pie allí, y lo escuché todo. Así que mi hermana, quien era cuatro años más joven que yo, logró perder mi virginidad antes que yo. Me recordó lo patético que yo era, que a la edad de veintidós, yo todavía era virgen. También odiaba a su novio. Mi hermana dijo que él había estado antes con otras chicas, y estoy seguro de que él perdió su virginidad a una edad mucho más joven. Es toda una injusticia. Ese guarro ni siquiera tiene un auto, y puede obtener novias, mientras que yo conduzco un BMW, y no obtengo ninguna atención por parte de las mujeres.

Mi hermana inclusive me mostró una foto de una de sus exnovias – una hermosa chica blanca de pelo café. Mi odio hacia él se intensificó después de eso. Me rehusé a hablarle al sujeto siempre que venía, y constantemente le pedía a mi madre que le prohibiera entrar a la casa, pero ella se rehusó a acatar mis demandas. Peor aún, ella constantemente hablaba de él con admiración. Él me recordaba a Leo Bubenheim, un típico chico odioso que pudo vivir una excelente vida sexual desde una edad joven. Ahora, un enemigo se había filtrado en la casa de mi madre, el único lugar en el mundo donde siempre buscaba refugio de la injusticia. Las cosas se estaban saliendo de las manos.

La abuela Jinx vino a visitar la casa de mi padre en octubre. Cuando ella vino de visita la última vez, resolvió un intenso conflicto entre mi padre, Soumaya y yo. De cierta forma, esta reciente visita se parecía a la anterior, ya que esta vez yo también estaba teniendo conflictos con Soumaya, solo que no hasta el mismo extremo.

Fui hasta la casa de mi padre para ver a mi abuela. Ella sugirió que yo la sacara a tomar un café, y yo sabía cuál era el lugar ideal. La llevé al Barnes & Noble en la zona común de Calabasas, un lugar de gran significado en mi pasado. Mientras estábamos allá, le mostré todos los lugares en los que yo había pasado tiempo hace años. Luego, antes de despedirme, un sentimiento de tristeza me llenó, ya que yo sabía que esa muy probablemente era mi última despedida.

El Halloween, me pareció difícil de creer lo rápido que había pasado el tiempo. Recuerdo como el Halloween pasado había considerado llevar a cabo mi Retribución en ese mismo día. El tiempo inevitablemente pasaría, y pronto mi destino tendría que ser decidido. Por supuesto, fui a casa de mi madre en Halloween. Yo no podría aguantar el estar solo en mi habitación en Isla Vista mientras que todos festejaban a mi alrededor. Ese era exactamente el mismo escenario que el del año pasado.

Por la tarde vi a un psicólogo nuevo, el Dr. Randy Gold. La verdad, él era mi viejo psicólogo, a quien había visitado brevemente cuando solo tenía trece años. Eso fue cuando mi vida estaba empezando a caer en este oscuro camino, y ahora yo me encontraba en la misma posición, excepto que ese oscuro camino pronto llegaría a su culminante final. Después de mi sesión de terapia, me embriagué en el jacuzzi de mi madre, tratando de no pensar sobre toda la diversión y sexo que otras personas jóvenes estaba teniendo esa noche.

Nada resultó de mis desesperadas salidas en Santa Bárbara durante los últimos meses del 2013. Las chicas todavía no mostraban ningún interés en mí. Conduje mucho hasta la SBCC, inclusive cuando yo solo estaba inscrito para clases por Internet. Mientras me encontraba allí, vi a otros chicos que tenían autos inferiores, conduciendo con chicas candentes en sus asientos de pasajero. Yo tenía un BMW, y nunca había tenido a ninguna chica bonita en mi asiento de pasajero. Ni una sola vez. Ver eso me hacía hervir la sangre de ira. Santa Bárbara era una ciudad tan hermosa, pero yo no podía ir a ninguna parte sin ser insultado por mis enemigos. El solo verlos disfrutar de sus vidas felices era un insulto hacia mí, debido a que yo lo merecía más que ellos.

Un lugar al cual iba frecuentemente, y que usaba como refugio, era el café Coffee Bean en Montecito. Estaba localizado en el hermoso centro de la ciudad, y la mayoría de parejas allí eran mayores que yo. Ese era un lugar tranquilo y silencioso en el cual contemplar y meditar.

La víspera de mi último día en Santa Bárbara, antes de ir a casa de mi madre para las vacaciones de invierno, fui al campo de golf Sandpiper en Goleta para ver el atardecer. Ese era mi lugar usual para ver el atardecer, y esa tarde, la forma de las nubes en el en el horizonte hacían excepcionalmente hermoso ese atardecer. Absorbí su fulgor mientras estaba parado allí, preguntándome con desesperación cómo es que un mundo tan hermoso podía ser tan cruel.

Y luego apareció un insulto final, como si el mundo me lanzara un último azote malicioso. Una pareja joven llegó y se pararon cerca de mí, besándose mientras miraban el mismo atardecer. Allí también había muchas otras personas, ya que ese era un atardecer muy único. Todos ellos debieron de haber tenido pensamientos de admiración hacia esa pareja, y pensamientos de desdén hacia mí porque yo estaba totalmente solo e indeseado.

Yo había vivido una vida tan anti-natural, privada del amor, sexo y placer. Ver atardeceres era una de las pocas dichas que me quedaban, y ahora, esa también me la habían quitado. ¿Cómo es que puedo seguir disfrutando del atardecer, sabiendo que otros hombres los disfrutan con sus hermosas novias a su lado? Ya no había más vida que vivir para mí.

Durante las vacaciones de invierno pude tener un descanso final antes de que llegara el 2014, el año en el que mi triste historia finalmente llegaría a su fin. Mi madre y hermana planearon otro viaje a Inglaterra al final de diciembre. Esta vez, el viaje duraría dos semanas. Durante esas dos semanas, me quedé en casa de mi madre yo solo, aprovechando el tiempo para tener un último periodo de relajación y paz.

Ellas decidieron llevar con ellas al novio de mi hermana, Samuel, y al escuchar eso me enfurecí mucho. Samuel era mi enemigo, y alguien que ha disfrutado de una vida feliz de sexo mientras que yo había sido privado de esos placeres durante años. Y ahora mi propia madre estaba pagando por su boleto a Inglaterra, algo que él no se merecía. Me sentí tan traicionado por mi madre debido a esto. Ella debió haber sido más considerada en cuanto a cómo me sentía yo. Yo soy su hijo, y ella debió estar de mi lado. Pero de nuevo, mi madre es una mujer, y las mujeres están enfermas mentalmente. No había forma que ella pudiese entender mi punto de vista.

Atendí a la fiesta de navidad de mi padre durante las vacaciones de invierno. En la fiesta me encontré con Karl Champley. Yo no lo había visto desde que él me había contratado para trabajar en su casa hace años, y fue agradable hablar otra vez con él. Me sentí muy amargado y avergonzado, al tener que mostrarme a todos los amigos de mi padre como el mismo rechazado indeseado incompetente social que siempre he sido. Algunos de ellos me preguntaron sobre mi vida en Santa Bárbara, y algunos inclusive me preguntaron si tenía novia. Tuve que sufrir el tener que decirles que no, que no tengo novia porque las mujeres no se sienten atraídas a mí. Desee poder decirles que estaba viviendo una vida increíble allá, con una novia que estaba conmigo en todas las fiestas. Desee haberlos hecho sentir orgullosos a todos, pero por supuesto, yo no tenía nada de lo que sentirme orgulloso. El único consuelo que tenía para esa vergüenza era el conocimiento de que pronto lo rectificaría todo el Día de la Retribución.

Mi madre me dijo que podía tomarme una botella de vino de su despensa mientras ella estaba de viaje, y la víspera de año nuevo elegí abrir la mejor botella del lote, un vino fino añejo que lentamente me bebí durante la noche mientras estaba en casa de mi madre, totalmente solo. Sabía que otras personas jóvenes y populares estaban divirtiéndose como nunca esa noche, festejando toda la noche. Mientras me bebía mi vino yo solo en el patio de mi madre, bajo la oscuridad levemente iluminada por la luna, me aseguré a mí mismo de que pronto tendría mi venganza contra todas esas personas jóvenes y populares. Pronto…

Después de no haber dormido bien, me levanté temprano de mi cama el día de año nuevo del 2014. Este fue el año final. Este era el año en el que todo terminaría. Este año, finalmente tendría mi conclusión, mi venganza, ¡mi retribución! Toda mi trágica vida había llevado a esto, y me sentía preparado.

Había sido rechazado, insultado, humillado, desterrado, matoneado, privado, torturado y ridiculizado por demasiado tiempo. La humanidad es una especie cruel y brutal, y lo único que podía hacer para igualar el puntaje era regresar esa crueldad en una magnitud de mil. El rechazo de las mujeres hacia mí es una declaración de guerra, y si es guerra lo que quieren, entonces guerra tendrán. Será una guerra que resultará en su aniquilación completa y absoluta. Les dará un golpe a mis enemigos que será tan catastrófico que redefinirá la esencia misma de la naturaleza humana.

Era hora de planear exactamente qué es lo que haré el Día de la Retribución. Seré un dios, castigando a las mujeres y a toda la humanidad por su depravación. Les regresaré a todos el dolor y el sufrimiento que me han hecho sufrir por tanto tiempo.

Lo primero que tuve que considerar fue la fecha exacta en la que llevaría a cabo el Día de la Retribución. El día de San Valentín sería muy apropiado, ya que ese era el día festivo que más miserable e insultado me hacía sentir, el día festivo en el cual las parejas jóvenes celebraban sus vidas felices juntos. El problema era que el día de San Valentín sería solo en un mes. Necesitaba más tiempo que eso. Además, el día de San Valentín la mayoría de parejas jóvenes estarían esparcidas en varios restaurantes en la ciudad en vez de estar todas reunidas en fiestas en Isla Vista.

Otra opción era Deltopia, un día durante las vacaciones de primavera en el que la gente joven llega de todo el estado para tener una fiesta en la Calle Del Playa. Consideré que este sería el día perfecto para atacar Isla Vista, pero después de ver videos en Youtube de fiestas Deltopia anteriores, vi que habían demasiados policías caminando por ahí en un evento así. Sería imposible matar suficientes de mis enemigos antes de ser capturado por esos malditos policías.

Quería establecer una fecha exacta en un fin de semana normal en Isla Vista, y una vez estableciera esa fecha, nunca la cambiaría. Después de pensarlo mucho, concluí con que llevaría a cabo el Día de la Retribución el sábado 26 de abril de 2014.

Los primeros meses del 2014, los cuales son los últimos meses de mi vida, traté de sacarle el mayor provecho a cada día. No hubo un solo día en el que me quedara en mi habitación. Cada mañana salí a tener aventuras conduciendo mi BMW cerca de Santa Bárbara y Montecito, y no regresaría sino hasta tarde en la noche. Hice caminatas por las montañas de Montecito, exploré sin rumbo parques hermosos, caminé por la playa, bebí café con leche en muchos cafés, y vi el atardecer en muchos lugares de contemplación, quedándome allí hasta que las estrellas iluminaran el cielo nocturno. Cada vez que yo hacía esto, no podía escapar el ver parejas jóvenes hacer exactamente lo mismo juntos. Eso me hacía sentir más ansioso de que llegara el Día de la Retribución. Mi vida era un infierno viviente, y ese infierno necesitaba llegar a un final.

Tenía suficiente dinero extra ahorrado para vivir cómodamente e indulgentemente antes de morir. Aunque no lo gasté todo, ya que aún necesitaba suministros que eran vitales para mis planes. Primero, necesitaba comprar una tercera pistola, en caso de que una de mis otras pistolas se atorara. Necesitaba dos pistolas que funcionaran al mismo tiempo, ya que así era como planeaba cometer suicidio; dos disparos simultáneos a la cabeza. También necesitaba comprar cargadores y municiones, además de cuchillos y estuches para mi equipo.

Inclusive durante los primeros meses del 2014, llevando al trágico día en abril, un pequeño cachito de esperanza dentro de mí nunca desapareció. Permaneció dentro de mí, como si fuese la pequeña llama de una vela en una habitación oscura. Supongo que una pequeña llama es lo que me animó a atender dos clases para el semestre de primavera a las que me registré en la SBCC. Eso duró dos semanas, antes de darme cuenta lo inútil que era, y las abandoné. Ya no había esperanza, y tenía que aceptarlo.

Después de pensar sobre cada fantasía que había tenido sobre cómo castigaría a mis enemigos, empecé a detallar todos mis planes exactos sobre cómo se llevaría a cabo el Día de la Retribución.

El día antes del Día de la Retribución, empezaría la Primera Fase de mi venganza: Silenciosamente matando tantas personas como pueda en Isla Vista, atrayéndolas a mi apartamento usando algún tipo de engaño. Las primeras personas que tendría que matar eran mis dos compañeros de apartamento, para poder asegurar el apartamento entero para mí mismo como mi cámara personal de torturas y asesinato.

Después de eso, empezaré a atraer personas a mi apartamento, los noquearé con un martillo, y cortaré sus gargantas. Torturaré a algunas de las personas apuestas antes de matarlos, asumiendo que los apuestos tienen las mejores vidas sexuales. Todo ese placer que habían tenido en la vida, lo castigaré trayéndoles dolor y sufrimiento.

He vivido una vida de dolor y sufrimiento, y era hora de darles ese dolor a las personas que de verdad se lo merecen. Los cortaré, los despellejaré, quitando toda la piel de su carne, y echaré agua hirviendo sobre ellos mientras todavía están vivos, además de cualquier otra forma de tortura que se me pueda ocurrir. Cuando estén muertos, los decapitaré y mantendré sus cabezas en una bolsa, ya que sus cabezas jugarán un papel mayor en la fase final. Esta Primera Fase representará mi venganza contra todos los hombres que han tenido vidas sexuales placenteras mientras que yo he tenido que sufrir. Las cosas serán justas una vez los haga sufrir como yo sufrí. Finalmente igualaré el puntaje.

La Segunda Fase tomará lugar durante el Día de la Retribución, justo antes de la masacre culminante. La Segunda Fase representará mi Guerra contra las Mujeres. Castigaré a todas las mujeres por el crimen de privarme del sexo. Ellas me han privado del sexo durante toda mi juventud, y les dieron ese placer a otros hombres. Al hacer esto, me quitaron muchos años de mi vida. No puedo matar a todas las mujeres en la tierra, pero puedo dar un golpe tan devastador que las sacudirá a todas hasta el centro de sus retorcidos corazones.

Atacaré a las chicas que representan todo lo que odio en el género femenino: La hermandad con las mujeres más bonitas de la UCSB. Después de haber investigado extensivamente durante el año pasado, me di cuenta de que la hermandad con las mujeres más bonitas era la Sororidad Alpha Phi. Yo sabía exactamente en donde se encontraba su casa, y me he sentado afuera del lugar, en mi auto, espiándolas muchas veces. La sororidad Alpha Phi estaba llena de candentes y hermosas chicas rubias; el tipo de chicas que siempre he deseado, pero que nunca pude tener debido a que todas ellas me ven con desdén.

Todas ellas son perras malcriadas, malvadas, sin corazón. Ellas creen que son superiores a mí, y si alguna vez intentara pedirle a una que saliera conmigo, ellas me rechazarían cruelmente. Me meteré a su casa más o menos a las 9:00 pm del Día de la Retribución, justo antes de que empiecen las fiestas, y masacraré a cada una de ellas con mis pistolas y cuchillos. Si tengo tiempo, le prenderé fuego a toda la casa. ¡Luego veremos quién es superior de verdad!

La Fase Final del Día de la Retribución será mi duelo definitivo en las calles de Isla Vista. La mañana antes, conduciré hasta la casa de mi padre para matar a mi hermanito, negándole la oportunidad de crecer para superarme, junto con mi madrastra Soumaya, ya que ella se interpondrá en el camino. Mi padre estará lejos en uno de sus viajes de negocios, así que afortunadamente no tendré que lidiar con él. Si él no hubiese viajado, tal vez hubiese tenido que posponer todo el plan debido a mi miedo de dudar si me veía obligado a matarlo. Una vez me hubiese encargado de mi hermano y madrastra, me montaría en mi VUD Mercedes, y conduciría de regreso a Isla Vista, y lo usaría como una de mis máquinas de matar contra mis enemigos. Un VUD causará mucho más daño que mi BMW coupe.

Después de haber matado a todas las chicas de la sororidad en la casa Alpha Phi, rápidamente entraré al VUD antes de que llegue la policía, asumiendo que ellos llegarían en 3 minutos. Luego me dirigiría a Del Playa, arrollando a tantos de mis enemigos como me fuese posible con la VUD, y disparándole a todos los que no arrolle. Solo me puedo imaginar lo dulce que será embestir el VUD en contra todos esos grupos de personas jóvenes y populares a quienes siempre he visto caminando justo en la mitad del camino, como si fuesen mejores a todos los demás. Cuando se estén retorciendo de dolor, con sus cuerpos rotos y agonizantes después de haberlos arrollado, es cuando finalmente se darán cuenta de sus crímenes.

Una vez llegue a la Calle Del Playa, vaciaré mi bolsa llena de cabezas cercenadas que había guardado de mis víctimas anteriores, proclamándole a todos lo mucho que los he hecho sufrir. Una vez ellos vean las cabezas de todos sus amigos rodando por la calle, todos me temerán como el poderoso dios que soy. Luego empezaré a masacrarlos a todos en la calle Del Playa.

Me detendré en una casa donde estén haciendo fiesta, y dispararé balas a todos los que estén festejando en el jardín frontal. Mis blancos específicos serán la gente bonita, y todas las parejas. Una vez haya destruido una fiesta, seguiré conduciendo por Del Playa, destruyéndolo todo y a todos. Cuando vea que el primer auto de policía se dirige a su rescate, conduciré tan rápido como pueda, disparando y arrollando a todos en mi camino hasta que encuentre un lugar apto para finalmente terminar mi vida.

Para terminar mi vida, rápidamente me tragaré todas las píldoras de Xanax y Vicodin que me quedan, además de una gran cantidad de licor fuerte. Inmediatamente después de beber esta mezcla, me dispararé en la cabeza con mis dos pistolas simultáneamente. Si las balas no me matan, la mezcla mortal de píldoras y alcohol lo hará. No sufriré siendo capturado y enviado a prisión.

Debo planear esto muy eficientemente. Nada puede salir mal. Tiene que ser perfecto. Ahora, este es mi único propósito en este mundo. Mis planes se llevarán a cabo, y no puedo permitir que nadie me detenga.

La semana preliminar a la fecha que había establecido para el Día de la Retribución, subí varios videos a Youtube para expresar mis ideas y sentimientos al mundo, aunque no planeaba subir mi video definitivo sino hasta minutos antes del ataque, ya que en ese video hablaría exactamente sobre por qué estoy haciendo esto.

Titulé uno de los videos que subí "¿Por qué me odian tanto las chicas?", en el cual le pregunté a toda la población de mujeres la pregunta que había querido hacerles desde hace tantos años. ¿Por qué me odian tanto? ¿Por qué nunca les he gustado? ¿Por qué les dan su amor y sexo a otros hombres, pero no a mí, inclusive aunque yo lo merezco más?

En el video muestro que soy el caballero perfecto y magnífico, merecedor de una novia hermosa, haciéndole al mundo ver lo irracional que es que yo haya tenido que luchar toda mi vida para conseguir una novia. Es mi intento de razonar con el género femenino, preguntarles por qué me han maltratado. Estaba esperando conseguir algún tipo de respuesta por parte de las mujeres. De hecho, una pequeña parte de mí inclusive esperaba que una chica viera el video, y me contactara para darme la oportunidad de salir en una cita. Solo eso hubiese prevenido el Día de la Retribución, si tan solo una mujer me hubiese dado una oportunidad.

Pero no… Como lo esperaba, no recibí ninguna respuesta de ninguna mujer. Las únicas respuestas que obtuve fueron de otros hombres que me insultaban y se burlaban de mí. A las mujeres no les importaba para nada. Ni siquiera se dignaban a decirme por qué me habían maltratado. Esto mostraba lo malvadas y sádicas que eran. Pero bueno, se darán cuenta de la gravedad de sus crímenes cuando las masacre a todas el Día de la Retribución. ¡Cómo se atreven a rechazar a un magnífico caballero como yo!

A medida que el 26 de abril se fue acercando, me preparé como mejor pude. Todo lo que me quedaba por hacer era terminar de escribir esta historia, y filmar mi video final. Pero luego, el jueves 24 de abril, desperté con un resfriado terrible. ¡Yo rara vez me resfrío! Siempre he tenido un sistema inmune fuerte.

Era como si el mismo destino estuviese intentando detenerme de hacerlo. ¿Pero qué otra razón tenía para vivir? Desafortunadamente, no había forma en que yo llevara a cabo mis planes si estaba resfriado. Todo tenía que ser perfecto. Además, me enteré de que mi padre había llegado a casa dos días antes de lo que originalmente había dicho, así que si yo de verdad proseguía con mis planes, tendría que matar a mi padre, cosa para la cual no me sentía mentalmente preparado.

Apresuradamente decidí posponerlo para el sábado 24 de mayo del 2014. Definitivamente estaría completamente recuperado de ese resfriado para entonces. Eso también me daría unas semanas más de vida, y más tiempo para prepararme. Unos días antes me sentía tan preparado para finalmente contraatacar a las mujeres y a la humanidad, con toda mi ira y odio. ¡Me sentía muy ansioso de hacerlo! Pero por alguna extraña razón, tener unas semanas más de vida me hizo sentir aliviado. Respiré profundo, y me relajé. Junto con mi deseo alimentado por el odio, mi deseo de realizar mi acto de venganza, también sentía una extrema sensación de alivio dentro de mí. Parte de mí no quería hacerlo. Significaría mi muerte, y siempre le he tenido miedo a la muerte.

No quería estar en Isla Vista el 26 de abril, el día que previamente había planeado llevar a cabo mis planes. Escuchar a todos mis enemigos haciendo fiesta y pasándola bien el día que se suponía que los mataría a todos fue demasiado. Inmediatamente llamé a mi madre, y le pregunté si podía quedarme en su casa durante el fin de semana, exagerando mi enfermedad para que ella me dejara quedarme. Estando allí, visité al doctor para preguntarle sobre la condición de mi resfriado, y pasé la semana contemplando profunda y tranquilamente.

Al regresar a Santa Bárbara, me aseguré a mí mismo que había llegado el momento. Mayo 24 del 2014 fue la fecha final. Ya no lo pospondría más, ni vacilaría en hacerlo. Si no lo hago, entonces me esperaría un futuro de soledad y rechazo, privado de sexo, amor y placer. Tengo que hacerlo. Es lo único que puedo hacer. Mayo 24 es absolutamente el último fin de semana en el semestre de primavera en el cual puedo llevar a cabo mi plan eficientemente. Después de mayo 24 terminará el semestre de primavera en la SBCC, y todos los estudiantes de la SBCC regresarán a sus casas, lo que se traduce en menos enemigos que matar en Isla Vista. Seguro, la UCSB todavía estaría en sesión, pero yo quería matar tanto a estudiantes de la UCSB como de la SBCC. El Día de la Retribución es mi único propósito en el mundo, y me siento preparado.

Una semana después desde que subí los videos a Youtube, escuché que tocaron la puerta de mi apartamento. La abrí, y vi a unos siete oficiales de policía preguntando por mí. Tan pronto como vi a los policías, el más grande miedo que jamás había sentido en mi vida me llenó completamente. Tuve el impactante y devastador miedo de que de alguna forma, alguien había descubierto lo que yo planeaba hacer, y me reportó por ello. Si ese fuese el caso, la policía hubiese inspeccionado mi habitación, hubiese encontrado todas mis pistolas y armas, junto con mis escritos sobre lo que planeaba hacer con ellas. Me hubiesen tirado a la cárcel, y me hubiesen negado la oportunidad de vengarme de mis enemigos. No puedo imaginarme un infierno más oscuro que ese. Por fortuna ese no fue el caso, pero casi.

Aparentemente alguien vio mis videos, e inmediatamente empezó a sospechar de mí. Llamaron a algún tipo de agencia de salud, quienes llamaron a la policía para ver cómo estaba yo. La policía me comentó que fue mi madre quien los llamó, pero mi madre me dijo que fue la agencia de salud. Mi madre había visto los videos, y se sintió muy perturbada por ellos. Supongo que nunca sabré la verdad completa de quién llamó a la policía para que me buscaran. Los policías me interrogaron afuera de mi apartamento durante unos minutos, preguntándome si tenía pensamientos suicidas. Con tacto les dije que todo era un malentendido, y finalmente se fueron. Si ellos hubiesen demandado el inspeccionar mi habitación… Eso hubiese acabado todo. Por unos horribles segundos pensé que todo se había acabado. Me dio mucho miedo.

Todo fue debido a los videos. Debí de haber expresado demasiada ira en ellos. Inmediatamente los eliminé de Youtube, y planeé re-subirlos unos días antes del Día de la Retribución. Este incidente me hizo dar cuenta de que necesitaba ser extra-cuidadoso. No puedo permitir que nadie sospeche de mí. Todo lo que se necesita es una persona que llame a la policía, y les diga que creen que estoy pensando en realizar un tiroteo, y la policía llegará a mi puerta de nuevo, demandando inspeccionar mi habitación.

Durante los días siguientes, sentí un miedo extremo de que aparecieran en cualquier momento. Mantuve cerca de mí una de mis pistolas con algunos cargadores llenos de balas en caso de que algo así ocurriera. Si ellos sí aparecían, yo tendría que dispararles rápidamente y escapar por la ventana. Luego tendría que llevar a cabo una burla apresurada de mis planes, con la policía pisándome los talones. Eso lo arruinaría todo. Por fortuna, todas las sospechas hacia mí cesaron después de que quité los videos de Youtube, y la policía nunca regresó.

Durante las últimas semanas de mi vida seguí con mis aventuras diarias por la ciudad, tratando de experimentar tanto del mundo como pudiese antes de morir. Al hacer esto, me di cuenta de que el único mundo que me es posible experimentar es un mundo retorcido de sufrimiento constante. Sin importar a donde iba, tenía que enfrentar las mismas injusticias. ¡Parejas jóvenes por todas partes! Ellos constantemente me recordaban de lo que me hacía falta en la vida.

No puedo salir de mi habitación sin ver a una pareja joven que me haría sentir una envidia e ira extremas. ¿Cómo se atreven esas chicas a darle su amor y sexo a esos otros hombres y no a mí? Me preguntaba constantemente cuando veía a parejas jóvenes. Ya no había ningún lugar en el mundo al que pudiese ir. Ya no había más vida que vivir. El Día de la Retribución era todo lo que tenía. Es la solución final a todas las injusticias de este retorcido mundo. Al hacer esto, rectificaré todo el daño que he tenido que recibir en esta patética excusa de vida.

Cada vez que he visto a un hombre caminar con su hermosa novia, siempre he querido matarlos a ambos de la forma más dolorosa posible. Se lo merecen. Deben ser castigados. Los hombres se merecen ser castigados por vivir una vida mejor y más placentera que la mía, y las mujeres merecen ser castigadas por darle esa vida placentera a esos hombres en vez de a mí. El Día de la Retribución, finalmente podré castigarlos a TODOS.

Cuando pienso en la increíble y dichosa vida que pude haber vivido si tan solo las mujeres se sintieran sexualmente atraídas hacia mí, mi ser entero hierve de odio. Ellos me negaron una vida feliz, y a cambio tomaré sus vidas. Es lo justo.

No hago parte de la raza humana. La humanidad me ha rechazado. Las mujeres de la especie humana nunca quisieron tener sexo conmigo, ¿así que cómo podía considerarme a mí mismo parte de la humanidad? La humanidad nunca me aceptó entre ellos, y ahora sé por qué. Soy más que un humano. Soy superior a todos. Soy Elliot Rodger… Magnífico, glorioso, supremo, eminente… ¡Divino! Soy lo más cercano que hay a un dios viviente. La humanidad es una especie asquerosa, depravada y maligna. Es mi propósito el castigarlos a todos. Purificaré este mundo de todo lo que está mal con él. El Día de la Retribución, de verdad seré un dios poderoso, castigando a todos los que me parezcan impuros y depravados.


Epílogo

Y así es como termina mi trágica vida. ¿Quién hubiese pensado que mi historia resultaría así? Yo no me lo imaginé. Había una época en la que pensaba que este mundo era un lugar bueno y feliz. De niño, mi mundo entero era inocente. No fue sino hasta que pasé por la pubertad, y empecé a desear a las chicas, que mi vida entera se convirtió en un infierno en vida. Yo deseaba a las chicas, pero las chicas nunca me desearon a mí. Hay algo muy equivocado en eso. Es una injusticia que no se puede dejar sin castigo. No existe forma en que yo pudiese vivir una vida feliz en un escenario así.

No solo tuve que desperdiciar mi juventud entera sufriendo por la soledad y deseos insatisfechos, sino que tuve que vivir con el conocimiento de que otros chicos de mi edad podían tener todas las experiencias que yo deseaba. Es absolutamente injusto. Además, tuve que sufrir la vergüenza de que otros chicos me respetaran menos porque yo no conseguía ninguna chica. Todos sabían que yo era virgen. Todos sabían lo indeseable que yo era para las mujeres, y odiaba a todos solo por saberlo. Quiero que las personas piensen que las chicas me adoran. Quiero sentirme valioso. No hay orgullo en vivir como un rechazado solitario e indeseado. Ni siquiera podría llamar a eso vivir.

No se supone que yo viva una vida tan patética y miserable. Ese no es mi lugar en este mundo. No bajaré la cabeza para aceptar un destino tan horroroso. Si la humanidad no me da un lugar valioso entre ellos, entonces los destruiré a todos. Soy mejor que ellos. Soy un dios. Llevar a cabo mi Retribución es mi forma de probarle mi verdadero valor al mundo.

En medio del sufrimiento, he podido ver el mundo con mucha más claridad que otros. Tengo una visión que otras personas no tienen. Por medio de mi sufrimiento, he podido ver lo retorcido y equivocado que realmente es este mundo. El estado actual de la humanidad es lo que lo hace equivocado. Miro a la raza humana, y solo veo degradación y depravación, todo por un acto conocido como… sexualidad…

El sexo es, sin lugar a dudas, el concepto más maligno que existe. El hecho de que la vida en sí misma existe a través del sexo prueba que la vida está errada. El acto del sexo le da a los seres humanos cantidades tremendas de placer. Placer que no merecen. Nadie merece sentir tanto placer, especialmente siendo que algunos humanos lo viven mientras que a otros se les niega. Cuando un hombre tiene sexo con una mujer hermosa, él probablemente siente que está en el cielo. Pero no se supone que el mundo sea el cielo. Que algunos humanos puedan sentir semejante tipo de placer celestial es egoísta y hedonístico.

La maldad definitiva detrás de la sexualidad son las mujeres humanas. Ellas son las instigadoras principales del sexo. Ellas controlan que hombres lo obtienen y cuáles no. Las mujeres son criaturas erradas, y mi maltrato por su parte me hizo dar cuenta de esta triste verdad. Hay algo muy retorcido y equivocado con la forma en que sus cerebros están programados. Ellas piensan como bestias, y la verdad, son bestias. Las mujeres son incapaces de tener moralidad o pensar racionalmente. Ellas son completamente controladas por sus depravadas emociones y viles impulsos sexuales.

Debido a esto, los hombres que sí viven los placeres del sexo, y el privilegio de procrear, son los hombres hacia quienes las mujeres se sienten sexualmente atraídas… los hombres estúpidos, degenerados y odiosos. He observado esto toda mi vida. Las mujeres más hermosas eligen reproducirse con los hombres más brutales, en vez de caballeros magníficos como yo.

Las mujeres no deberían tener el derecho de elegir con quién reproducirse. Esa decisión debería ser tomada por hombres racionales de inteligencia. Si las mujeres siguen teniendo derechos, obstaculizarán el avance de la raza humana al reproducirse con hombres degenerados, creando hijos estúpidos y degenerados. Esto causará que la humanidad se vuelva todavía más depravada con cada generación. Las mujeres tienen más poder en la sociedad humana del que se merecen, y todo debido al sexo. No existe criatura más malvada y depravada que la mujer humana.

Las mujeres son como una plaga. No merecen tener ningún derecho. Su crueldad debe ser contenida para prevenir que las futuras generaciones caigan en la degeneración. Las mujeres son animales sanguinarios, malvados y barbáricos, y necesitan ser tratadas como tal.

Al darme cuenta totalmente de estas verdades sobre el mundo, he creado la ideología definitiva y perfecta de cómo funcionaría un mundo justo y puro. En un mundo ideal, la sexualidad no existiría. Se haría ilegal. En un mundo sin sexo, la humanidad sería pura y civilizada. Los hombres crecerían sanamente, sin tener que preocuparse por un acto tan barbárico. Todos los hombres crecerían justamente e igualitariamente, ya que ningún hombre podría experimentar los placeres del sexo mientras que a otros se les niega. La raza humana evolucionará a un nivel totalmente nuevo de la civilización, totalmente libre de la impureza y degeneración que existe hoy en día.

Para abolir completamente el sexo, las mujeres como tal tendrían que ser abolidas. Todas las mujeres deben ser aprisionadas en cuarentena como la plaga que son, para que puedan ser usadas de una forma que de verdad beneficie a la sociedad civilizada. Para llevar esto a cabo, debería existir un nuevo y poderoso tipo de gobierno, bajo el control de un gobernador divino, como yo. El gobernador que establezca este nuevo orden tendría control completo sobre todos los aspectos de la sociedad, para dirigirla hacia un lugar bueno y puro. A disposición de este gobierno debe existir un ejército altamente entrenado de tropas fanáticamente leales, para imponer leyes así de revolucionarias.

El primer golpe contra las mujeres será ponerlas todas en cuarentena en campos de concentración. En estos campos, se dejará morir de hambre a la mayoría de la población de mujeres. Eso sería una forma eficiente y adecuada de matarlas a todas. Yo sentiría un gran placer y satisfacción de condenar a todas las mujeres en la tierra a que se mueran de hambre.

Yo haría que se construyera una enorme torre solo para mí, donde pueda ver todo el campo de concentración, mientras las veo morir a todas con dicha. Si yo no las puedo tener, nadie podrá, me imaginaría pensando mientras veo esto. Las mujeres representan todo lo que es injusto en el mundo, y para hacer que el mundo sea un lugar justo, todas deben ser erradicadas.

Sin embargo, algunas mujeres serán perdonadas para que pueda haber reproducción. Estas mujeres serán mantenidas y criadas en laboratorios secretos. Allí, ellas serán artificialmente inseminadas con muestras de esperma para producir hijos. Con el tiempo se les sacará su depravada naturaleza.

Las generaciones futuras de hombres no tendrán ni idea de la existencia de estas mujeres que quedan, y eso es lo mejor. Si un hombre crece sin saber sobre la existencia de las mujeres, no habrá deseo por el sexo. La sexualidad dejará de existir completamente. El amor dejará de existir. Ya no existirá ningún rastro de ese tipo de conceptos en la psique humana. Es la única forma de purificar el mundo.

En un mundo así de puro, la mente del hombre puede llegar mucho más alto que antes. Las futuras generaciones vivirán sus vidas libres de tener que preocuparse por la barbaridad del sexo y las mujeres, lo cual les permitiría expandir su inteligencia y avanzar a la raza humana hasta un estado de civilización perfecta.

Es una gran pena que mi mundo ideal no puede ser creado. Hace mucho tiempo me di cuenta de que no había forma en que yo posiblemente llegara a tener un nivel así de poder en mi vida, siendo como es el mundo ahora. Algo así nunca se volverá realidad para mí, pero me dio algo con lo que fantasear mientras ardía de odio hacia las mujeres por rechazarme durante los años. Todo este punto de vista e ideología de abolir el sexo se deriva de que se me haya privado de él toda mi vida. Si no lo puedo tener, haré todo lo que pueda para DESTRUIÍRLO.

Mi orquestación del Día de la Retribución es mi intento para hacer todo en mi poder para destruir todo lo que no puedo tener. Todas esas chicas hermosas que he deseado tanto en mi vida, pero que nunca puedo tener porque ellas me odian y detestan, las destruiré. Todas esas personas populares que viven vidas hedonísticas de placer, las destruiré, porque ellos nunca me aceptaron como uno de ellos. Los mataré a todos y los haré sufrir, al igual que me hicieron sufrir a mí. Es lo justo.

¿Por qué tienen que ser así las cosas? Estoy seguro de que esa es la pregunta que todos se harán después de que termine el Día de la Retribución. Ellos preguntarán por qué. Ciertamente… ¿Por qué? Esa es la pregunta que he tenido para todos a través de mis años de sufrimiento. ¿Por qué fui condenado a vivir una vida de miseria y rechazo mientras que otros hombres podían vivir los placeres del sexo y el amor con las mujeres? ¿Por qué las cosas tienen que ser así? Eso se lo pregunto a todos ustedes.

Todo lo que yo siempre quise fue amar a las mujeres, y de regreso, ser amado por ellas. Su comportamiento hacia mí solo se ha ganado mi odio, ¡y con total razón! Yo soy la verdadera víctima de todo esto. Yo soy el bueno de la historia.

La humanidad me golpeó primero al condenarme a vivir tanto sufrimiento. Yo no pedí esto. Yo no quería esto. Yo no quería empezar esta guerra. Pero yo no soy el que golpeó primero… Pero terminaré golpeando de vuelta.

Los castigaré a todos. Y será hermoso.

Finalmente, después de tanto tiempo, le puedo mostrar al mundo lo que valgo en realidad.


Otros materiales de Elliot Rodger

← Capítulo 12

→ Tabla de Contenidos

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!