Los únicos dos secretos que necesitas saber para motivarte a ti mismo

Original in English by Leo Babauta from ZenHabits.net


He escrito un montón de veces sobre la motivación aquí en Zen Habits, pero mientras más aprendo sobre ella, más me doy cuenta de que la motivación no es tan complicada.

Seguro, hay muchos consejos que pueden ayudarte, y numerosas tácticas y estrategias que he usado con éxito.

Pero a la larga, la motivación se reduce a dos cosas.

Y esas dos cosas son tan engañosamente simples que podrías terminar decidiendo dejar de leer este artículo después de que las mencione:

1) Haz que las cosas sean placenteras

2) Usa presión pública positiva

Pero sigue leyendo para saber más sobre cómo usar esas dos cosas para motivarte a trabajar en cualquier meta.


Es motivación, no disciplina


Retrocedamos un poco antes de empezar.

Un cuantos lectores me han enviado emails sobre ser constantes en trabajar en sus metas – metas como el ejercicio, comer sano, volverse organizados y productivos, y crear nuevos hábitos – y me han dicho que ellos simplemente carecen de la disciplina para ser constantes en estas cosas durante un largo tiempo.

¿Pero qué es la disciplina en realidad? En mi experiencia, es más que todo una ilusión.

Cuando la gente dice que alguien tiene "disciplina", como he escrito antes, lo que en realidad quieren decir es que ese alguien tiene la motivación para ser constante en algo.

En un artículo anterior usé el ejemplo de alguien en el ejército, lo cual es un caso típico de alguien que se dice que tiene disciplina.

La persona militar puede levantarse súper temprano, tender su cama muy bien, salir a correr, hacer un montón de otros ejercicios, y en general hacer un trabajo disciplinado durante el día.

¿Pero la persona hace eso solo porque es disciplinado?

Yo creo que lo hace más que todo porque él o ella está en una situación en la que hay presión pública (tanto positiva como negativa) de hacer todas las cosas enumeradas anteriormente.

Si él o ella no las hace, le podrían gritar, o sería demeritado, o se vería mal en frente de sus compañeros.

Pero si él o ella sí hace esas cosas, entonces es visto como un soldado ejemplar.

También está el hecho de que después de un tiempo, estas cosas se vuelven agradables para la persona.

Él o ella siente una sensación de satisfacción debida a estar en forma, y mantener las cosas organizadas.

Él o ella disfruta de madrugar, y se siente bien de ser meticuloso en su trabajo.

Así que al final, no es una vaga cualidad ("disciplina") la que le permite a él o ella ser constante con estos hábitos – en su lugar, los responsables son los dos secretos de la motivación:

La presión pública, y el disfrute.


Lo que he aprendido de mis experiencias


Durante los últimos años he estado experimentando con alcanzar varias metas – despertar temprano, ejercitarme, eliminar mis deudas, vivir frugalmente y de forma simple, y más.

Y lo que he aprendido me ha enseñado repetidamente que estos dos principios claves de la motivación son todo lo que necesitas.

También he aprendido otras cosas, pero mientras más consistente soy con mis metas, más me doy cuenta de que estos dos principios repetidamente siguen saliendo a la superficie.

De hecho, es algo inquietante. He aquí algunas metas para ilustrar mi punto:


Correr una maratón


Actualmente estoy entrenando para mi tercera maratón en Honolulu este diciembre.

Y al ser constante con el plan de entrenamiento más fuerte que he abordado (la semana pasada mis corridas más largas fueron de 12 y 20 millas, y esta semana estoy haciendo 2 corridas de 14 millas), me he sorprendido de mi habilidad de mantener esa constancia.

Pero no es complicado averiguar por qué es así:

Primero, me he comprometido públicamente a hacer esta maratón – en Zen Habits, en Twitter, y en Train For Humanity, donde estoy reuniendo dinero para causas humanitarias por medio de mi entrenamiento.

Además de esto, ¡disfruto mucho el correr!


Bloguear


He estado blogueando durante años, haciendo de Zen Habits uno de los proyectos más largos en los que he mantenido constancia.

He trabajado en muchos proyectos antes de este, pero estos usualmente son completados en un año, o en unas pocas semanas o meses.

Cualquier proyecto más largo que esos usualmente me intimida…

Pero no ha sido la "disciplina" la que me ha hecho mantenerme constante en lo de bloguear – para nada.

Bloguear es algo que de verdad disfruto, y el elemento extra de la presión pública positiva (esos sos ustedes, mis lectores) me ha motivado a mantener mi constancia en esto.


Escribir un libro


Hace un par de meses terminé el manuscrito de mi libro "El poder de menos", el cual saldrá al final de este año.

Admito que he tenido problemas escribiendo este libro debido a las demandas de mantener dos blogs, entrenar para mi segunda maratón en marzo, y prepararme para mi boda en junio.

Yo no siempre estuve siguiendo mis propios consejos (aunque en mi defensa, aprendí a segregar mis diferentes metas para concentrarme en solo una a la vez.)

Pero sí logré terminar el libro gracias a las dos formas de motivación – presión por parte de mi editorial para que terminara el manuscrito, y el disfrute que sentía al apartar las distracciones y enfocarme en escribir mi libro.

* * *

Podría compartir muchos más ejemplos de cómo he utilizado estas dos formas de motivación, pero tú entiendes la idea.

Ahora démosle una mirada a cada uno de estos principios de motivación, y cómo puedes sacarles provecho:


Presión pública positiva


Aunque la presión usualmente es vista como algo malo ("¡Estoy bajo mucha presión!"), si se usa apropiadamente esta puede ser algo bueno.

Es importante que la presión no se aplique de una forma muy negativa, y sin demasiada intensidad.

Mantén las cosas positivas, y con una intensidad manejable, y las cosas avanzarán de forma más llevadera.

He aquí algunos ejemplos de cómo usar la presión pública positiva para motivarte a ti mismo:


* Dile a todos tus compañeros de trabajo que vas a alcanzar una meta ("¡Nada de comidas azucaradas esta semana!" o "Voy a mantener la bandeja de entrada de mi cuenta de email totalmente vacía"), y dales reportes regulares de tu progreso.


* Comunícate con tu familia y amigos, y comprométete con ellos a que lograrás llegar a tu meta, para así sentirte presionado de cumplir con tu palabra.

Envíales reportes regulares de tu progreso, y háblales sobre tu progreso cuando los veas.


* Publica tu meta en tu blog, y publica reportes frecuentes.

Es importante que no solo publiques tu meta, sino que también demuestres que estás cumpliendo con tu palabra por medio de reportes.

Anima a la gente a preguntarte sobre tu meta si no reportas tu progreso.


* Únete a un foro en línea relacionado a tu meta.

Yo hice eso cuando dejé de fumar, y también cuando empecé a correr.

Preséntate a los demás usuarios en el foro, haz amigos, háblales sobre tu meta, pídeles ayuda cuando la necesites, y reporta tus éxitos y fracasos.


* Escribe una columna regular sobre tu meta.

Yo escribí una para mi periódico local cuando corrí mi primera maratón.

Esto creó mucha presión pública positiva en mí – a todo lugar a donde iba, la gente me decía, "¡Oye, tú eres el de la maratón! ¿Cómo te está yendo con las salidas a correr?"

Claro, no todos pueden escribir una columna en un periódico, pero sí podrías hacerlo para un grupo por Internet, un blog, un boletín por email, u otro tipo de publicación.


* Publica tu meta, y una gráfica de tu progreso, en tu oficina o algún otro espacio público.


* Si buscas desarrollar una mejor figura, publica imágenes de ti mismo cada día para poder evaluar tu progreso gradual.

* * *

Tú entiendes la idea. Estoy seguro de que se te pueden ocurrir algunas ideas más para aplicar este principio.


Disfruta de las actividades relacionadas a tu meta


Tú puedes motivarte a ti mismo a hacer algo que no te gusta hacer, utilizando la presión pública positiva como elemento motivador.

Pero si de verdad no lo disfrutas, no podrás mantenerte constante por mucho tiempo.

E inclusive si sí pudieses hacerlo durante meses y años… ¿es eso algo que querrías hacer?

Si no lo disfrutas, ¿por qué hacerlo durante tanto tiempo?

Pero tal vez me digas, ¿qué hago si es algo que de verdad quiero lograr, pero no lo disfruto?

Existen formas de encontrar placer en la mayoría de cosas – la clave es enfocarte en esas partes que te den disfrute.

Enfócate en lo positivo.

He aquí algunas formas de aprovechar este principio de motivación:

¿Tienes problemas motivándote para escribir para tu blog?

Entonces busca temas que te emocionen.

Si encuentras temas que te apasionen, escribir se vuelve fácil.

¿Tienes problemas escribiendo tu disertación para la universidad?

Tal vez no seas tan apasionado sobre el tema que elegiste como inicialmente creías.

Re-examina tu tema de disertación, y mira si te puedes re-energizar sobre ello, o si puedes encontrar un tema nuevo que sí te emocione.

¿Se te dificulta ejercitarte?

Encuentra un ejercicio que sea divertido para ti.

Si no te gusta correr, prueba el fútbol, o el basquetbol, o remar.

Si no te gusta levantar pesas, prueba hacer ejercicios primales en los que volteas troncos y saltas sobre llantas.

O haz una caminata por la naturaleza, o sal a caminar con amigos y habla todo el rato.

¿Comer sano es un desafío para ti?

Encuentra comidas sanas que te encanten. Experimenta con recetas nuevas, y diviértete probándolas.

¿Es difícil para ti entrenar para una maratón?

Aprende a disfrutar del silencio de la mañana, la naturaleza contemplativa de correr, y/o la bella naturaleza que te rodea.

O reproduce canciones que te llenen de ánimo, o escucha audiolibros interesantes mientras corres.

Encuentra las partes agradables de cualquier actividad, y enfócate en aquellas.

Con el tiempo, tú de verdad puedes aprender a amar algo.

O haz algo que sí ames, y sé constante en eso.


Estos dos principios, especialmente cuando se usan juntos, pueden ser poderosos motivadores.


→ Más artículos de Zen Habits en español, aquí

De hecho, en la mayoría de los casos, estos representan toda la motivación que necesitarás para cualquier proyecto.

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!