8 experimentos de motivación

Original in English by Leo Babauta from ZenHabits.net


Hace poco estuve hablando con un chico de 19 años, quien ha estado teniendo problemas con la motivación.

Su problema va más o menos así:

Él siente emoción hacia empezar un proyecto o plan, y se siente muy motivado al principio…

Pero después de unos días, ese sentimiento se desvanece, y él empieza a procrastinar.

Él de verdad quiere hacer el proyecto, o seguir el plan, pero la motivación inevitablemente se desvanece.

Yo le dije que esto es algo a lo que debería invertirle esfuerzo para arreglar, ya que pocos problemas son tan importantes de resolver como este…

Y le sugerí llevar a cabo experimentos de motivación.

Cada persona es motivada de forma diferente (y de hecho, la fuerza de cada motivación también puede cambiar), por lo que encontrar métodos que te motiven personalmente es cuestión de experimentar.

Escribo este artículo para él, y para cualquier otra persona que quiera probar estos experimentos.

¿Cómo funciona esto? Prueba cada experimento durante una semana, y nota los resultados.

Después de un par de meses de hacer esto sabrás mucho más sobre tu estilo personal de motivación.

He aquí ocho métodos de motivación que puedes probar:


Consecuencias que no puedas ignorar


Establece una fecha límite para las tareas que quieres completar, y una consecuencia que no podrás ignorar si fallas.

Es mejor compartir esta fecha límite, y la consecuencia, ya sea con un compañero o con un público que te haga responsable.

Un ejemplo: Publico en Facebook que escribiré 1.000 palabras de mi libro cada día durante esta semana, y si fracaso, no podré ver televisión durante una semana.

(Recuerda que esto solo funciona si de verdad te importa no sufrir la consecuencia.)

Otro ejemplo: Si no escribo mi primer capítulo antes del sábado a media noche tendré que donar $200 a Donald Trump (o cualquier candidato que no te guste), y hacer una publicación sobre eso.

La idea es que la consecuencia sea algo vergonzoso y/o doloroso, y algo que no puedas simplemente ignorar.


Compulsión de completar


Muchas personas (incluido yo) sienten un fuerte deseo de completar listas.

Por ejemplo, si te has visto 15 episodios de una serie de 20 episodios, puede que te den muchos deseos de verte los 5 episodios restantes para completar la serie.

A esto se le llama la "compulsión de completar", y creo que todos la experimentamos a veces – especialmente si completar la lista parece posible.

Siendo así, el método es el siguiente:

Crea una lista de 10 acciones pequeñas (10 minutos o menos para ser completadas) que quieres finalizar esta semana en un proyecto en particular…

O crea una lista de 5 acciones pequeñas que quieres terminar cada día…

Y ponte la meta de finalizar la lista.

Puedes combinar este método con el método de las consecuencias que no puedes ignorar (por ejemplo, si no termino mi lista cada día, no puedo beber vino).


Un poderoso "por qué"


Entiende las razones más profundas de por qué quieres llegar a esta meta, o completar esta tarea.

Estas deberían ser razones que de verdad resuenen contigo, razones que en el fondo de verdad quieres alcanzar.

Ahora escribe tu "por qué" en forma de una frase (por ejemplo, "compasión conmigo mismo" o "ayudar a quienes sientan dolor"), y pégala en algún lugar visible para que no la olvides.


Emociónate a diario


Es fácil sentirte emocionado sobre un proyecto o meta cuando apenas estás empezando… pero la sensación se desvanece.

¡Así que renuévala! Cada día, empieza estableciendo una meta para el día, la cual puedas alcanzar, y que de verdad te importe.

Encuentra inspiración, visualiza tu logro, encuentra música que te motive, encuentra un video o frase inspiradora…

¡Haz lo que sea que te emocione en cuanto a completar tu meta del día!


Enfócate en cumplir tu palabra


Una de las cosas más importantes en la vida es que otros confíen en ti, que la gente crea en ti cuando tú les digas que vas a hacer algo.

Si la gente no confía en ti, no tendrás buenas relaciones ni con tu pareja, ni con tus amigos, ni con tus compañeros de trabajo.

Imagina contratar a alguien, y no saber si esa persona sí va a llegar al trabajo, o si sí va a trabajar cuando llegue.

Siendo así, deberías hacer una de tus prioridades en la vida el vivir bajo el lema: "Soy una persona de palabra."

Ser una persona de palabra empieza con cosas pequeñas:

Dile a alguien que vas a hacer una tarea pequeña que solo tomará 10-30 minutos, y luego hazla.

Repite esto varias veces al día, construyendo la confianza de otras personas hacia ti, además de tu propia confianza en ti mismo.

Pega el lema en algún lugar visible para que no se te olvide.


Encuentra un grupo de apoyo


Los seres humanos somos animales sociales, y tú puedes usar eso como ventaja.

Crea un grupo de cumplimiento con amigos o compañeros que deseen alcanzar una meta o finalizar un proyecto.

Acuerden establecer objetivos diarios o semanales, y verifiquen sus progresos entre todos ya sea a diario o semanalmente (pueden formar un grupo de Facebook, o tal vez de Whatsapp).

Establezcan recompensas por lograr objetivos, y/o consecuencias vergonzosas por no lograrlos.

Tengan "ganadores" semanales para aquellos a los que les fue mejor llevando a cabo sus objetivos.

Anímense entre ustedes, y ayúdense entre ustedes si alguien está flaqueando.


Enfócate en la sensación de logro


Tras cada tarea que completes, pausa al final de esta para saborear la sensación de logro.

¡Esta es una sensación genial!

Comparte tu victoria con otras personas.

Saborea la sensación y construye confianza en ti mismo.

Y cuando vayas a empezar a realizar alguna tarea, piensa en lo bien que se sentirá el completarla.


Inicios pequeños y recompensas rápidas


Crea un sistema en el que debes llevar a cabo tareas cortas (de solo 10 minutos), y obtendrás una pequeña recompensa al final de ellas.

Por ejemplo, solo necesito escribir durante 10 minutos, y luego beberé mi primer café del día.

O lidiaré con mis emails durante 10 minutos, y luego regresaré a mis sitios web favoritos durante 5 minutos.

¡No te permitas recibir la recompensa hasta haber completado la tarea!

Mientras más pequeña sea la tarea mejor, para que no postergues el empezar.

* * *

Ok, he aquí ocho experimentos, pero tal vez pienses en otros como el Método Seinfeld o la Técnica Pomodoro.

Todo lo que importa es que ensayes estos experimentos, y que notes los resultados.

Al final de cada experimento semanal escribe una reseña breve de cómo resultó el experimento.

Califica tu productividad en una escala del 0 al 10, y luego prueba otro experimento.

Al final de todos estos experimentos habrás probado un montón de buenos métodos, y habrás descubierto cuáles son los que más te ayudan.

Tal vez combines métodos, o utilices métodos diferentes en momentos diferentes.

Y tal vez después de todo esto, ¡tendrás una confianza en ti mismo tan fuerte que no necesitarás de ningún método!


→ Más artículos de Zen Habits en español, aquí

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!