El mito de la disciplina

Original in English by Leo Babauta from ZenHabits.net


Este es uno de los mitos más prevalentes en nuestra cultura: El mito de la auto-disciplina.

Este mito es más grande que la vida misma…

Benjamin Franklin la tenía, con sus levantadas temprano, su lista de virtudes, y su reflexión diaria.

Los mejores atletas la tienen – tienen la disciplina de entrenar más duro que las demás personas, y ganar el oro.

Mis lectores usualmente piensan que yo soy más disciplinado, después de leer mi historia, y leer la lista de hábitos y logros que he alcanzado, como despertar temprano y ahorrar dinero.

Es un completo mito.

Espero que si aceptas que la disciplina es un mito, serás liberado de la culpa de no ser disciplinado, y te sentirás empoderado a crear los hábitos que quieres desarrollar sin necesidad de la mítica disciplina.


Por qué la disciplina es un mito


He escrito sobre la ilusión de la disciplina durante más de 4.5 años, pero es necesario re-visitar el tema de vez en cuando…

Especialmente cuando leo artículos por Internet que son muy buenos, pero que todavía están esparciendo el mito.

Siendo así, quiero ponerle fin a este mito aquí y ahora.

Este es el asunto: La disciplina suena como un concepto perfectamente válido, hasta que lo examinas con detenimiento.

Considera esta frase: "La disciplina no es ningún misterio".

El problema es que SÍ lo es.
  • ¿Qué rayos es la disciplina?
  • ¿Qué tanta de ella tenemos?
  • ¿Cómo conseguimos más
  • Si la obtienes practicando, ¿cómo practicas si no tienes nada de disciplina en primer lugar?
  • Si no tienes deseo de hacer algo, ¿cómo usas la disciplina para forzarte a hacer ese algo?
He tenido muchas conversaciones con gente que cree fuertemente en el mito de la disciplina, las cuales normalmente se ven más o menos así:

Leo: ¿Qué es la disciplina exactamente? ¿Cómo se diferencia de la motivación?

Amigo de Leo: La motivación es como una sensación que te inspira a hacer algo, mientras que la disciplina te empuja a hacer algo que no quieres hacer.

Leo: Ok, entonces, si no tengo disciplina, ¿cómo la consigo?

Amigo de Leo: Practicando. Es un músculo que se hace más fuerte con la práctica.

Leo: ¿Cómo practico si no tengo disciplina?

Amigo de Leo: Simplemente haz algo pequeño, luego sigue practicando una y otra vez.

Leo: Pero necesito disciplina para hacer eso… ¿Qué acción específica realizo para obligarme a hacer algo si no quiero hacerlo?

Amigo de Leo: Te empujas a hacerlo de todas formas.

Leo: Pero eso requiere de disciplina, la cual no poseo…

Ok, digamos que estoy sentado en el sofá y quiero salir a correr, o ponerme a escribir.

¿Cómo me obligo a hacer eso? ¿Qué acción específica llevo a cabo?

Amigo de Leo: Hmmm. Visualiza el resultado final, algo que quieres obtener.

Leo: Eso es una acción de motivación, no una acción de disciplina.

Amigo de Leo: Ok… entonces estableces recompensas que recibirás si sí sales a correr…

No, eso es motivación.

Hmmm… ¡te animas y te dices que puedes hacerlo!

No, eso también es motivación…

Le haces saber a otras personas lo que vas a hacer…

No, eso es motivación también…

Te enfocas en los aspectos placenteros de salir a correr…

O, solo haces cosas que te gusten hacer…

No, esas son cosas de motivación. Eh...

* * *

Toda acción específica que puedas tomar para impulsarte a hacer algo viene de la motivación, no la disciplina.

Y es por eso que la disciplina es un mito. Esta puede sonar bien, pero no es un concepto útil.

En cuanto a tomar acciones específicas para hacerte hacer algo, las únicas cosas que puedes hacer vienen de la motivación, no de la disciplina.

Durante años he retado a la gente a decirme una acción proveniente de la disciplina y no de la motivación, y nadie ha podido.


→ Más artículos de Zen Habits en español, aquí

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!