Aceptando la realidad | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Los estatistas con frecuencia dicen:

"Muéstrame un ejemplo en el cual la anarquía (la sociedad sin "gobiernos") haya funcionado."

Por supuesto, como están hablando de sociedades que consisten casi en su totalidad en autoritarios adoctrinados, una sociedad humana sin una clase gobernante es algo que rara vez es contemplado, mucho menos intentado.

Pero aún así los estatistas usan el hecho de que nunca han probado la libertad de verdad – porque el concepto es totalmente ajeno a su forma de pensar – como prueba de que una sociedad sin "gobierno" simplemente "no funcionaría".

Esto sería similar a un grupo de doctores medievales en el que todos ellos usaban sanguijuelas para tratar todos los males, argumentando:

"Muéstrame un caso en el que un doctor haya curado un dolor de cabeza sin usar sanguijuelas."

Por supuesto, si ninguno de los doctores jamás había considerado ningún otro tratamiento a parte de sanguijuelas, no habría ningún ejemplo de métodos alternativos "funcionando".

Pero esto sería un testamento a la ignorancia de los doctores, y no a la inefectividad de tratamientos que nunca han sido probados.

Pero el punto más importante es que la "anarquía" – la ausencia de "gobiernos" – es la realidad en sí.

Si la supuesta "autoridad" sobre la cual se basa todo el concepto de los "gobiernos" es solo una ilusión (como se ha probado anteriormente)…

Entonces decir que la sociedad no puede existir sin los "gobiernos" es exactamente tan razonable como decir que la navidad no puede darse sin Papá Noel.

La sociedad ya existe sin los "gobiernos", y ha existido así desde el principio…

Han sido las personas imaginándose una entidad con el derecho a gobernar – alucinando la existencia de una "autoridad" – la cual ha hecho que la historia de la humanidad haya consistido enormemente en opresión, violencia, sufrimiento, asesinatos y caos.

Pero matanzas y opresiones así son el resultado obvio y directo de la creencia en la "autoridad", y NO el resultado de una falta de "gobiernos".

Es cierto que, comparada a la vida bajo un régimen autoritario estable y arraigado, la vida en un país donde la gente lucha por quién debería ser la nueva "autoridad" (por medio de rebeliones, guerras civiles, una nación conquistando a otra, etc.), puede ser mucho más peligroso e impredecible.

Como resultado, gente que vive en áreas destrozadas por la guerra usualmente lo único que desean es que el conflicto acabe, que un lado gane, y se convierta en el nuevo "gobierno".

Para gente así, un "gobierno" estable puede representar paz y seguridad relativas…

Pero la causa subyacente de la opresión cometida por los regímenes estables, y las matanzas que ocurren durante las luchas de poder, es la creencia en la "autoridad".

Si nadie creyera en la existencia de una clase gobernante legítima, nadie lucharía para ver quién debería gobernar.

Si la gente dejara de imaginarse la existencia de un trono, nadie lucharía por sentarse sobre él.

Todas las guerras civiles, y casi todas las revoluciones, se basan en la idea de que alguien debe estar a cargo.

Sin la superstición de la "autoridad", no habría razón en lo absoluto para que ocurrieran cosas así.

Por su naturaleza, los "gobiernos" no le añaden nada positivo a la sociedad.

Estos no crean riqueza, ni generan virtud.

Estos únicamente añaden violencia inmoral a la sociedad, junto con la ilusión de que esa violencia es legítima.

Permitir que un grupo de personas dominen a la fuerza a las demás – lo cual es todo lo que los "gobiernos" hacen – no contribuye a la sociedad ni una sola pizca de…

* Talento

* Habilidad

* Productividad

* Recursividad

* Ingenio

* Creatividad

* Conocimiento

* Compasión

O cualquier otra cualidad positiva poseída por los seres humanos.

En su lugar, los "gobiernos" constantemente suprimen y limitan todas esas cosas a través de "leyes" coercitivas.

Es destructivo y desquiciado aceptar la noción de que la civilización requiere la limitación a la fuerza de nuestras posibilidades, y el control violento de la mente y el espíritu humano.

Es destructivo y desquiciado que la sociedad civilizada únicamente puede existir si el poder y virtud de cada individuo es atropellado y suprimido por parte de una manada de amos y explotadores.

Es destructivo y desquiciado que la gente no confíe en que la persona promedio sea apta para gobernarse a si misma… pero que sí confían en que los políticos gobiernen a todos los demás.

Es destructivo y desquiciado pensar que la única forma en que la moralidad y virtud de la humanidad podrán brillar es por medio de destrozar el albedrío y auto-determinación de miles de millones de seres humanos…

Y convertirlos a todos en marionetas obedientes y no-pensantes bajo el control de la clase gobernante, para ser usados como fuente de poder para tiranos y megalomaníacos.

En otras palabras, es destructivo y desquiciado pensar que el camino a la civilización es la destrucción del albedrío, juicio y auto-determinación de cada individuo.

Esa es la fundación, el corazón y el alma, de la superstición llamada "autoridad".

Cuando la gente esté lista para reconocer esa terrible mentira por lo que es, y empiece a aceptar responsabilidad personal por sus propias acciones, y por el estado de la sociedad…

Únicamente entonces, y no en un momento antes, es que la verdadera humanidad podrá dar inicio.

La gente puede desear desesperadamente que haya "paz en la tierra" hasta que la cara se les ponga azul…

Pero ellos jamás verán su deseo hecho realidad, a menos que, y hasta que, estén dispuestos a pagar el precio:

Abandonar una superstición antigua y obsoleta.

La solución para la mayoría de los problemas en la sociedad es que tú, querido lector o lectora, reconozcas el mito de la "autoridad" por lo que es, que lo abandones…

Y que empieces a esforzarte para des-programar y despertar a todas las personas que conozcas quienes, como resultado de su adoctrinamiento en el culto de la adoración a la "autoridad", y a pesar de sus virtudes y nobles intenciones…

Siguen apoyando a, y participan en, la violenta, destructiva y maligna máquina anti-humana de agresión y opresión conocida como el "gobierno".

← Lo que la sociedad puede llegar a ser

→ Visitando nuevamente el mensaje clave

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!