Los buenos financiando la maldad | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Inclusive si un individuo…

* Nunca ha sido victimizado personalmente por parte de los "agentes de imposición"

* Nunca se ha encontrado con la policía

* Y ve un impacto directo muy pequeño (o nulo) por parte del "gobierno" en su vida diaria

El mito de la "autoridad" todavía tiene un gran impacto no solo en su propia vida, sino también en cómo su existencia afecta al mundo alrededor de la persona.

Por ejemplo, los millones de súbditos obedientes quienes sienten una obligación de rendir una porción de lo que ganan al estado, para pagar su "porción justa" de "impuestos"…

Continuamente financian todo tipo de proyectos y actividades que esas personas (y prácticamente todo el mundo) nunca financiarían, y que por lo tanto no existirían.

Por medio de los "impuestos", aquellos que declaran ser del "gobierno" confiscan una cantidad casi incomprensible de dinero y esfuerzo de millones de víctimas, y las convierten en combustible para los objetivos de la clase gobernante.

Por ejemplo, millones de personas que se oponen a las guerras son obligadas a financiarlas por medio de "impuestos".

Los frutos de su tiempo y esfuerzo son utilizados para hacer posible algo a lo que ellos se oponen moralmente.

Lo mismo es cierto para los programas "gubernamentales" como…

* La redistribución de riqueza (por ejemplo, las "prestaciones sociales")

* Esquemas de Ponzi (por ejemplo, el "seguro social")

* La supuesta "guerra contra las drogas"

* Entre otros

La mayoría de esos programas "gubernamentales" no existirían si la población no sostuviera la creencia de que es una obligación moral el pagar "impuestos".

Inclusive programas del "gobierno" que supuestamente tienen metas nobles – como proteger al público y ayudar a los pobres…

Se vuelven monstruosidades desmesuradas, ineficientes y corruptas, las cuales casi nadie apoyaría voluntariamente si no existiera una "ley" que los obligara a hacerlo.

Además del desperdicio, corrupción, y cosas destructivas que los "gobiernos" hacen con la riqueza que confiscan, también existe el problema menos obvio de lo que la gente hubiese hecho con su dinero si no hubiese sido robado.

Cuando los "gobiernos" le arrancan la riqueza a los productores para servir sus propios propósitos, también priva a los productores de la habilidad de cumplir sus propias metas.

Alguien quien entrega $1000 dólares en "impuestos" a su clase gobernante puede no solo estar financiando una guerra que ese alguien opone moralmente…

Sino que también está siendo privado de la habilidad de ahorrar esos $1000, o donar esos $1000 a alguna caridad que considera valiosa, o pagar $1000 para que alguien arregle su jardín.

Siendo así, el daño hecho por el mito de la "autoridad" es doble:

Este fuerza a la gente a financiar cosas que ellos no creen que sean buenas ni para ellos mismos ni para la sociedad…

Mientras que simultáneamente los previene de financiar cosas que ellos sí ven como valiosas.

En otras palabras, la sumisión a la "autoridad" causa que la gente actúe de una forma que es, de una u otra forma, directamente opuesta a sus propias prioridades y valores.

Inclusive la gente que se imagina que los "impuestos" son usados para cosas buenas como construir carreteras, ayudar a los pobres, pagarle a la policía, y así…

Ciertamente nunca financiarían la versión "gubernamental" de esos servicios, por lo menos no hasta el mismo grado, si ellos no se sintieran obligados de hacerlo.

Cualquier caridad privada que tuviese la ineficiencia, corrupción, y registros de abusos que han tenido programas "gubernamentales" estadounidenses como AFDC, HUD, Medicare y otros, rápidamente perdería a todos sus donantes.

Cualquier compañía privada tan costosa, corrupta e ineficiente como los programas de infraestructura de los "gobiernos" perdería a todos sus clientes.

Cualquier servicio privado de protección cuyo personal fuese agarrado con frecuencia abusando, asaltando, e inclusive matando a gente desarmada e inocente, no tendría ningún cliente.

Cualquier compañía privada que declarara proveer defensa, pero que le dijera a sus clientes que necesita mil millones de dólares cada semana para luchar en una prolongada guerra al otro lado del mundo…

Tendría muy pocos contribuyentes (o ninguno), incluyendo aquellos que actualmente apoyan verbalmente ese tipo de operaciones militares.

El sentimiento de la obligación de pagar "impuestos" parece ser muy poco afectado por el hecho de que el "gobierno" es notoriamente derrochador e ineficiente.

Mientras que millones de "pagadores de impuestos" luchan para poder pagar sus cuentas, mientras que al mismo tiempo pagan su "porción justa" de "impuestos"…

Los políticos desperdician millones en proyectos estúpidos como estudiar pedos de vacas, construir puentes a ninguna parte, pagarle a granjeros para no cultivar ciertas plantas, y así hasta el infinito.

Y así, miles de millones de dólares simplemente "se pierden", sin ningún registro de a donde fueron a parar.

Pero mucho de lo que la gente hace posible a través del pago de "impuestos" no solo es desperdiciado, sino que es bastante destructivo para la sociedad.

La "guerra contra las drogas" es un muy claro ejemplo.

¿Cuántas personas donarían voluntariamente a una organización privada cuya meta es secuestrar a millones de individuos pacíficos, alejándolos de sus amigos y familia, para meterlos en jaulas?

Inclusive muchos estadounidenses (y gente de todo el mundo) quienes actualmente reconocen que la "guerra contra las drogas" es un completo fracaso, siguen proveyendo financiamiento por medio de los "impuestos", el cual sigue destruyendo literalmente millones de vidas.

Inclusive los críticos más vocales de los varios abusos siendo perpetrados por la creciente fuerza policial, usualmente están entre quienes hacen posible ese abuso, ya que ellos proveen el financiamiento que hace todo ese abuso posible.

Sea que el problema sea obvia opresión, o corrupción, o ineficiencia burocrática, todos podemos señalar por lo menos algunas cosas sobre los "gobiernos" que nosotros no aprobamos.

Y aún así, por haber sido entrenada para obedecer a la "autoridad", la persona seguirá sintiéndose obligada a proveer los fondos que permiten que las mismas actividades "gubernamentales" estafadoras, corruptas, opresivas que él o ella opone, se sigan haciendo.

Rara vez alguien nota la obvia e inherente contradicción de que alguien se sienta obligado a financiar cosas que él o ella piensa que son malas.

Por supuesto, la gente que trabaja para organizaciones no-autoritarias también pueden ser ineficientes y corruptas…

Pero cuando salen a la luz las cosas malas que gente así hacen en sus trabajos, sus clientes pueden simplemente dejar de financiarlos.

Ese es el mecanismo natural de corrección en las interacciones humanas…

El cual lastimosamente es completamente derrotado por la creencia en la "autoridad".

¿Qué tantas personas existen actualmente, quienes no están siendo forzados a financiar programas o actividades "gubernamentales" que oponen moralmente?

Muy pocos… si es que en realidad existe gente así actualmente.

Entonces, ¿por qué esas personas siguen financiando cosas que ellos sienten que son destructivas para la sociedad?

Porque la "autoridad" les dice que lo hagan, y porque ellos creen que es bueno obedecer a la "autoridad".

Como resultado, ellos siguen entregando los frutos de su trabajo para alimentar la máquina de la opresión – una máquina la cual de otra forma no existiría ni podría existir.

Los "gobiernos" NO producen riqueza – todo lo que ellos gastan primero lo deben agarrar de alguien más.

Todos los "gobiernos" en el mundo, incluyendo los regímenes más opresivos en la historia, han sido financiados por el pago de "impuestos" por parte de súbditos leales y productivos.

Gracias a la creencia en la "autoridad", la riqueza creada por billones de personas seguirá siendo usada no para servir los valores y prioridades de las personas quienes trabajaron para producirla…

Sino para servir los objetivos de aquellos quienes, por encima de todo, desean dominar a sus prójimos.

El tercer reich fue posible gracias a millones de "pagadores de impuestos" alemanes quienes sentían la obligación de pagar dichos impuestos.

El imperio soviético fue posible gracias a millones de personas que sentían la obligación de darle al gobierno lo que sea que este demandara.

Todo ejército invasor, todo imperio conquistador, ha sido construido utilizando la riqueza que se le ha arrancado a la gente productiva.

Los destructores siempre han sido financiados por los creadores, y los ladrones siempre han sido financiados por los productores.

A través de la creencia en la "autoridad", los objetivos de los malvados siempre han sido financiados con los esfuerzos de la gente buena.

Y esto seguirá siendo así, a menos que la superstición más peligrosa sea desmantelada.

Cuando los productores ya no sientan la obligación moral de financiar a los parásitos y los usurpadores, a los destructores y controladores…

Ahí es cuando la tiranía se desintegrará, eliminando de raíz su fuente de vida.

Hasta entonces, la gente buena seguirá proveyendo los recursos que la gente mala necesita para llevar a cabo sus planes destructivos.

← Orgulloso de ser controlado

→ Cavando sus propias tumbas

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!