Cavando sus propias tumbas | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Tristemente, la creencia en la "autoridad" inclusive hace que la gente se sienta obligada a ayudar en su propia esclavitud, opresión, y a veces, muerte.

De hecho, solo un pequeño porcentaje de la coerción de los "gobiernos" es implementada por parte de los agentes de imposición "con autoridad"…

El mayor porcentaje de imposición es implementado por sus víctimas.

La clase gobernante simplemente le dice a la gente que la gente tiene la obligación de hacer ciertas cosas, y la mayoría de personas obedecen sin que se lleve a cabo una imposición activa.

Para mostrar un impresionante ejemplo, cada año decenas de millones de estadounidenses llenan largos y confusos formularios conocidos como "declaraciones de renta", básicamente extorsionándose a si mismos.

Si las víctimas de la IRS aceptaran pagar, pero solo si el "gobierno" averiguara sus supuestas responsabilidades fiscales, el sistema colapsaría.

Toda declaración de renta es básicamente una confesión firmada, en la que la víctima del fraude extorsivo no solo lo revela todo sobre sus finanzas (básicamente interrogándose a sí mismo)…

Sino que también calcula la cantidad que le será robada, para que los ladrones se ahorren ese trabajo.

Pero todas las improductivas y desagradables inconveniencias burocráticas a la que la gente se somete a sí misma, simplemente porque les dijeron que "la ley" lo requiere…

No son nada comparadas con los síntomas más serios de la creencia de la "autoridad".

Basándose en la mitología sobre el "deber al país", y las "leyes" que imponen el reclutamiento militar, millones de personas a través de la historia se han convertido en asesinos trabajando para su gobierno.

Solo una pequeña fracción de personas se han resistido al reclutamiento militar, y ellos usualmente son despreciados por sus compatriotas, por "ser cobardes", o por no tener "patriotismo".

En el caso de muchas "leyes", puede ser difícil distinguir entre personas quienes obedecen debido solo al miedo a ser castigados, y aquellos quienes obedecen por una sensación de obligación moral de obedecer las órdenes de los políticos ("la ley").

Sin embargo, con el reclutamiento militar es fácil notar la diferencia, ya que "obedecer" usualmente es mucho más peligroso que cualquier castigo que el "gobierno" amenace ejercer sobre aquellos que se rehúsen a obedecer.

Si las opciones son "obedecer" y correr el riesgo de sufrir una horrible muerte en un campo de batalla al otro lado del mundo…

O desobedecer y posiblemente ir a prisión, es poco probable que la sola amenaza sea el por qué tantas personas "se registran", y llegan a donde son citados para "cumplir su deber".

En resumen, la cantidad de personas que aceptan "el reclutamiento", por lo menos en el pasado, muestra muy claramente que la gente preferiría cometer asesinatos, o morir, que desobedecer a la "autoridad".

A duras penas habría una mejor indicación de lo poderosa que es la superstición de la "autoridad":

Que miles y miles de seres humanos civilizados y pacíficos salgan de sus casas, a veces viajando al otro lado del mundo, para matar y tal vez morir simplemente porque sus respectivas clases gobernantes les dijeron que lo hicieran.

Todo soldado es tanto un agente de imposición como una víctima de la superstición de la "autoridad", sea que sea reclutado voluntariamente o a la fuerza.

Luchar para defender a los inocentes contra agresores es una causa noble, y con frecuencia es la intención con la que muchos se unen a las fuerzas militares.

Pero en un régimen militar jerárquico, el soldado se convierte en una herramienta de la máquina de opresión, en vez de un individuo responsable.

En vez de ser guiado por su propia consciencia, él o ella es controlado completamente por las órdenes que recibe a través de la cadena de comando.

Y cada vez que su obediencia lo lleva a hacer algo inmoral (lo cual ocurre con mucha frecuencia), él o ella no solo lastima a sus víctimas, sino que se lastima a sí mismo.

Como un ejemplo, después de la guerra de Vietnam muchos soldados estadounidenses regresaron a sus casas con sus cuerpos intactos, pero con profundos problemas psicológicos.

Qué tanto del daño mental fue el resultado de atestiguar matanzas, y qué tanto fue el resultado de crear matanzas personalmente… no es fácil de determinar.

Claro, un prolongado miedo a una muerte inminente puede causar serios problemas psicológicos… así como matar uno mismo a otras personas.

Las confrontaciones violentas son bastante estresantes, inclusive cuando el individuo se siente totalmente justificado, como cuando defiende a su familia de un atacante.

Pero participar en un combate mortal en el que nadie, incluyendo los mismos combatientes, parecen tener una idea clara de cuál es el propósito o justificación del conflicto, así como ocurrió en Vietnam, parece añadir un poco más al trauma psicológico.

Como muchos soldados de combate han testificado, una vez en medio del infierno de la guerra, cualquier vaga pero noble causa o justificación para luchar usualmente se olvida, y todo lo que queda es el deseo de seguir vivo, y ayudar a tus amigos a que sigan vivos…

Ambas cosas las cuales es mucho más posible que se den regresando a casa, o no uniéndose a las fuerzas militares en primer lugar.

Y aún así, el número de personas quienes simplemente se alejan es muy pequeño, por una simple razón:

Porque hacer eso constituiría un acto de desobediencia a una "autoridad" percibida.

Y el soldado promedio, aunque él o ella pueda tener el coraje y fortaleza de lanzarse a sí mismo a combates mortales…

No tiene el coraje y la fortaleza de desobedecer a una "autoridad" percibida.

Y como en muchos casos de coerción autoritaria, las víctimas del reclutamiento militar casi siempre son muchas más en número que aquellos que implementan dicho reclutamiento.

Inclusive cuando a la gente se le ordena "legalmente" el sacrificar sus mentes y cuerpos por una guerra territorial entre tiranos, la simple desobediencia pasiva por parte de una porción significativa de los "reclutados" frenaría todo el sistema bélico.

¿Qué castigo hay que temer que sea peor que el resultado de la obediencia?

Los resultados comunes de luchar en una guerra son terror, dolor y sufrimiento tanto mental como físico, desmembramiento, y posiblemente la muerte.

Y aún así, inclusive después de atestiguar de primera mano los horrores de la guerra, muy pocas personas se atreven a desobedecer a la "autoridad", quitarse el uniforme, y alejarse.

Un testamento del poder en la creencia en la "autoridad" es el bien documentado (pero rara vez discutido) hecho de que las atrocidades cometidas contra los judíos alemanes por parte de los nazis…

Fueron llevadas a cabo con la cooperación y ayuda de la policía judía, como ocurrió en el gueto de Warsaw.

En su cultura, al igual que en casi cualquier otra cultura, la gente ha sido tan rigurosamente convencida de que la obediencia es una virtud que, inclusive aunque alguien nuevo estaba "a cargo"…

Ellos igual se sentían obligados a hacer lo que les decían, inclusive si eso significaba oprimir violentamente a sus prójimos.

Pero lo que podría ser todavía más perturbador (pero indisputable) es el hecho de que muchos millones de personas en la historia han ayudado en su propia exterminación, porque una "autoridad" se los ordenó.

Por ejemplo, durante el holocausto, muchos cientos de miles de judíos, bajo su propia voluntad, abordaron los vagones de los muchos trenes que los llevarían a sus muertes…

Y todo sin intentar ocultarse, huir, o resistirse.

¿Por qué? Porque aquellos que pretendían tener "autoridad" se los ordenaron.

Aunque ciertamente no hay duda de que no todos estos judíos sabían lo que les esperaba al otro lado del camino…

Ellos igualmente se entregaron a sí mismos a una máquina que obviamente había sido concebida para hacerles daño.

Existe una cierta sensación de comodidad y seguridad que se produce al conformarse y obedecer.

Creer que las cosas están en las manos de otro, y confiar en que ese alguien hará que todo esté bien, es una forma de evitar la responsabilidad.

El adoctrinamiento autoritario enfatiza la idea de que, sin importar lo que ocurra, si tú simplemente haces lo que se te ordena, y haces lo que todos los demás hacen…

Todo estará bien, y quienes están a cargo te recompensarán y te protegerán.

El conteo de víctimas de una atrocidad "gubernamental" tras otra nos muestran lo errónea que en realidad es esa creencia.

Si las víctimas de la opresión y asesinato "legal" simplemente se hubiesen rehusado a obedecer, inclusive si no levantaran ni un dedo para resistirse a la fuerza…

El mundo sería un lugar muy diferente hoy en día.

Si los nazis hubiesen tenido que cargar físicamente a cada judío, vivo o muerto, a las cámaras de gas o a los crematorios, el nivel de asesinatos hubiese sido drásticamente más bajo.

Si cada esclavo vendido a un amo se hubiese rehusado a trabajar, pronto se hubiese extinguido el comercio de esclavos.

Si la IRS tuviese que calcular los impuestos que cada persona debe pagar, y luego los tomara directamente de cada "pagador de impuestos", ya no habría más "cobros de impuestos" federales.

En resumen, si las víctimas de la extorsión, acoso, vigilancia, asalto, secuestro, y asesinatos autoritarios simplemente dejaran de colaborar en su propia opresión, la tiranía se desmoronaría.

Y si las personas fueran un paso más allá, y se resistieran a la fuerza, la tiranía colapsaría más rápidamente.

Pero la resistencia, sea pasiva o violenta, requiere que la gente desobedezca a una "autoridad" percibida, y eso es algo que la mayoría de personas son psicológicamente incapaces de hacer.

A final de cuentas, es la creencia en la "autoridad" entre las víctimas de la opresión, inclusive más que las creencias de la clase gobernante y sus agentes de imposición…

Lo que permite que continúe a una escala tan enorme la existencia de la tiranía, y los actos inhumanos de unas personas hacia otras.

← Los buenos financiando la maldad

→ Los efectos sobre los criminales de verdad

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!