Cobardía "conservadora" | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Así como los "liberales" políticos quieren a un enorme "gobierno" maternal que proteja y cuide a todos…

Los "conservadores" políticos quieren a un gigantesco "gobierno" paternal que haga lo mismo.

Los resultados son ligeramente diferentes, pero la fantasía subyacente es la misma:

El deseo de que una "autoridad" toda-poderosa proteja a la humanidad de la realidad.

La fantasía demente de la "derecha" se enfoca menos en los mimos y cuidados maternos, y se enfoca más en una protección y disciplina paternal.

Los "conservadores" quieren que la "autoridad" sea utilizada para crear una máquina de protección grande y poderosa, y para imponer firmemente su moralidad sobre la población…

Una moralidad que imaginan que es necesaria para la supervivencia de la humanidad.

Su negación de la realidad es tan fuerte como la de los izquierdistas.

De nuevo, la analogía de la isla demuestra bien este punto:

Si cien personas quedan naufragando en una isla, ¿quién se imaginaría que forzar a la mayoría de ellos a servir y obedecer a un "protector" sería necesario o útil?

¿Y quién se imaginaría que dejar que uno o dos de ellos impongan a la fuerza su moralidad sobre el resto, resulte en que el grupo sea más virtuoso?

Una forma de "gobierno" conservadora y paternal es el equivalente a un padre disciplinario, el cual actúa como:

* Protector de la familia contra fuerzas externas (el equivalente al ejército de un "gobierno")

* Protector de cada miembro de la familia de otros miembros de la familia (el equivalente a la "imposición de la ley" doméstica)

* Aquel quien mantiene a los "indeseables" lejos de la familia (el equivalente a las "leyes" de inmigración")

* Y aquel que impone la moralidad, castigando a los miembros de la familia que desobedezcan las reglas

Este último artículo equivale a las "leyes" contra la pornografía, la prostitución, las apuestas, el uso de drogas, y otros hábitos y comportamientos que, aunque no constituyen ni fuerza ni fraude contra ninguna otra persona…

Se consideran como destructivos – físicamente, moralmente y/o espiritualmente – para aquellos que participen en ellos.

Sin embargo, intentar imponer la moralidad a la fuerza es más dañino que esos comportamientos en sí.

Aparte del hecho de que nadie tiene el derecho de controlar a la fuerza las elecciones no-violentas de otro, también es horriblemente peligroso establecer el precedente de que está bien utilizar la violencia para aplastar comportamientos indecorosos o de mal gusto.

Una vez una premisa así es aceptada como principio, la sociedad humana estará en una guerra constante en la que todos se enfrentan contra todos.

Nunca llegará un momento en el que todos compartan exactamente los mismos valores y puntos de vista.

La paz y la libertad no pueden existir si todas las diferencias de opinión, y cada diferencia en estilos de vida y comportamientos, conlleva a conflictos violentos por medio de la coerción "gubernamental".

La civilización, el estado de la coexistencia pacífica, NO es el resultado de que todos crean lo mismo…

Sino el resultado de que la gente acuerde abstenerse de iniciar violencia, inclusive contra personas que no creen las mismas cosas.

El estatismo "conservador", de forma muy similar a la versión "liberal", garantiza un estado perpetuo de lucha y conflicto debido a que busca anular el albedrío y juicio de cada individuo con la supuesta moralidad de la clase gobernante, cuyo primer principio es la conformidad e invariabilidad forzadas.

Por supuesto, la violencia no puede crear virtud, inclusive si a veces crea obediencia…

Así, todos los intentos por la "autoridad" de coaccionar a las personas para que sean morales y virtuosas están condenados a fallar, y a no hacer nada más que incrementar los niveles de violencia y conflicto en la sociedad.

← Cobardía "liberal"

→ Tolerancia real

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!