Cobardía "liberal" | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Si te soy franco nuevamente, la gente quiere que la "autoridad" exista porque son cobardes inmaduros – ellos quieren que una entidad todo-poderosa imponga su voluntad sobre las demás personas.

Esto toma formas diferentes en diferentes variedades de apoyo político, pero la motivación básica siempre es la misma.

Por ejemplo, aquel que se identifica como "liberal" resiente a la realidad.

Él o ella no quiere un mundo en el que el sufrimiento y la injusticia sean posibles…

Pero en vez de hacer lo que él o ella pueda como ser humano para solucionar esos problemas, quiere que un "gobierno" lo haga por él o ella.

Esa persona quiere que una entidad mágica asegure que todas las personas, incluyéndose a él o ella misma, tengan alimento, alojamiento y cuidado, sin importar lo perezosos e irresponsables que sean.

En vez de confiar en que los seres humanos se cuiden los unos a los otros, el "liberal" quiere que una "autoridad" súper-humana garantice casa, comida, cuidado de salud, y muchas otras cosas, para todos.

Él o ella quiere tanto esto que se rehúsa a aceptar la obvia verdad de que una garantía así jamás es posible, y que si simples mortales no se cuidan a sí mismos y entre ellos, ningún otro ser cuidará de ellos.

El "liberal" ve al mundo como una continuación del salón de clases, en donde siempre hay una "autoridad" a cargo y en control, quien se asegurará de que los niños buenos sean recompensados y protegidos de los niños malos.

A cada niño se le dice qué hacer, cada niño es cuidado, y todo lo que se les pide es que hagan lo que les ordena.

Él o ella espera no tener ninguna responsabilidad en lo absoluto sobre su propio bienestar, excepto a través de su obediencia a la "autoridad".

El "liberal" no provee su propia comida, o su propia casa, o su propia protección, o lo que sea – él o ella simplemente tiene fe de que las "autoridades" (como profesores y padres) proveerán para él o ella.

Este tipo de persona es criada en un ambiente que no se parece en nada a la realidad, y se le enseña a buscar a la "autoridad" para todas sus necesidades.

Y el "liberal" continúa haciendo exactamente eso mucho después de dejar la escuela.

Él o ella habla de que cada persona tiene el "derecho" a tener casa, comida, salud, y otras cosas, como si una gran hada de los dientes estuviese obligada a hacer que ese tipo de cosas aparezcan mágicamente para todos.

La naturaleza de la realidad, aunque mira a los ojos al "liberal" cada día, es demasiado perturbadora como para que él o ella la acepte, ya que es muy diferente al mundo en el que él o ella creció, en el cual la "autoridad" era responsable por todo.

Los programas "gubernamentales" apoyados por los "liberales" son una manifestación de su propio terror fantasioso hacia la realidad, y su negación de ver el mundo como realmente es.

Ellos le tienen tanto miedo a la incertidumbre que intentarán alucinar la existencia de una entidad súper-humana ("gobierno") que de alguna forma puede superar todas las incertidumbres de la realidad, y crear un mundo siempre seguro y siempre predecible.

Y cuando ese salvador mitológico no solo fracase en arreglar al mundo, sino que lo empeore todo (como ocurrió con los regímenes colectivistas de la Unión Soviética, Cuba, China, y muchos otros), el "liberal" igual se rehúsa a abandonar su fe ciega en el omnisciente y omnipotente dios llamado "gobierno".

Una simple analogía hace que toda la teoría política "liberal" colapse sobre sí misma:

Si cien personas se volviesen náufragos en una isla, ¿qué demonios significaría decir que todos allí tienen el "derecho" a tener comida, a tener salud, a tener un trabajo, y a tener un "salario apto para vivir"?

Por ejemplo, si alguien tiene el "derecho" a tener vivienda, y las viviendas se crean únicamente por medio del conocimiento, habilidades y esfuerzo de otras personas…

¿Entonces eso significa que una persona tiene el derecho de forzar a otra persona a que le construya una vivienda?

Esto es exactamente lo que ocurre en un contexto más grande, cuando los "liberales" apoyan que algunas personas sean atracadas por medio del "cobro de impuestos" para poderle proveer "beneficios" a otras personas.

La noción de que la gente, por virtud de su simple existencia, tiene derecho a recibir gratuitamente un montón de cosas – cosas las cuales únicamente se dan como resultado de los conocimientos y esfuerzos de los seres humanos – es fantasioso y demente.

El resultado lógico de este punto de vista supuestamente amoroso y compasivo es la violencia y la esclavitud, ya que si las "necesidades" de una persona le dan derecho a que otros le tengan que dar algo…

Eso significa que ese algo debe serle arrebatado a la fuerza a alguien que ya lo tiene o puede producirlo, si él o ella no lo provee voluntariamente.

El hecho de que una actitud tan bestial, miope y colectivista sea retratada como una filosofía compasiva y "progresiva", no cambia el hecho de que en realidad esta es indistinguible de la "filosofía" de las ratas y las cucarachas:

Sin importar quién haya producido algo, si alguien más lo quiere (o declara que lo "necesita"), él o ella lo puede tomar a la fuerza.

(El manifiesto comunista expresa esta idea por medio de la frase:

"A partir de cada uno de acuerdo a su habilidad, y hacia cada uno de acuerdo a su necesidad.")

Por supuesto, existe una diferencia fundamental entre:

* Sugerir que la gente que tiene riqueza de sobra debería ayudar voluntariamente a los menos afortunados

* Y apoyar la idea de que la violencia debería ser usada para hacer que las cosas sean "justas"

Los programas "gubernamentales" nunca se tratan de pedirle a la gente que se ayude entre sí – siempre se tratan de usar amenazas y agresión para forzar a la gente a hacer ciertas cosas, y comportarse de cierta manera.

Pero el mito de la "autoridad" le permite a los "liberales" apoyar la diseminación de la violencia e intimidación constantes y en masa, mientras se imaginan a sí mismos como personas empáticas y compasivas.

Esencialmente, lo que los "izquierdistas" políticos desean es una fuerza "maternal" omnisciente y toda poderosa que fuerce a la gente a compartir y a no jugar brusco…

E ignoran el hecho de que no existe algo así, y que alucinar e imaginarse una cosa así únicamente resulta en añadirle violencia, sufrimiento y miseria a la sociedad.

← Cómo el mito derrota la virtud

→ Cobardía "conservadora"

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!