Cometiendo maldad orgullosamente | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Sea que hablemos de un soldado o un burócrata de bajo nivel, el trabajo de todos los "agentes de imposición" es imponer a la fuerza la voluntad de la clase gobernante sobre el público general.

Sin embargo, la mayoría se imagina que aquellos que llevan a cabo dicha imposición están "sirviendo a la gente".

Por supuesto, la idea de "servir" a alguien por medio de iniciar violencia contra ese alguien es ridículo.

Considera por ejemplo el oxímoron que es el nombre del "Servicio de Ingresos Internos (Internal Revenue Service, o IRS)" de los Estados Unidos, el cual no hace más que robarle a cientos de millones de personas billones de dólares cada año.

En vez de alguna vez considerar la posibilidad de que lo que ellos hacen cotidianamente – participar en un sistema de agresión y coerción – es inmoral e incivilizado…

La mayoría de los mercenarios del estado, desde el burócrata hasta el asesino a sueldo, simplemente dice que "solo están haciendo sus trabajos", y se imaginan que eso los absuelve de toda la responsabilidad personal de sus acciones, y los resultados de esas acciones.

Esto, por encima de todo lo demás, ha sido la perdición de la sociedad humana.

La mayoría de maldad e injusticia cometida por los seres humanos no ha sido el resultado de la avaricia, o la malicia, o el odio.

En su lugar, ha sido el resultado de personas haciendo lo que otros les dicen, de personas siguiendo órdenes, de personas que "solo están haciendo sus trabajos".

En resumen, la mayoría de actos inhumanos de unas personas hacia otras es un resultado directo de la creencia en la "autoridad".

El daño hecho por los que simplemente obedecen es tan real, y tan destructivo, como si hubiesen hecho ese daño a partir de malicia personal.

Sea que una pobre anciana sea atracada por un matón callejero, o por un bien vestido y educado "recolector de impuestos", no hace ninguna diferencia ni en términos morales ni prácticos.

Sea que una familia en Irak sea asesinada por soldados de Saddam Hussein, o soldados del "gobierno" de los Estados Unidos, no hace ninguna diferencia ni en términos morales ni prácticos.

Sea que las elecciones personales de alguien sean controladas coercitivamente por un matón del vecindario, o por un "policía", no hace ninguna diferencia ni en términos morales ni prácticos.

La única diferencia es que el matón autoritario, como resultado de su fantasiosa creencia en la mítica entidad llamada "gobierno"…

Se rehusá a aceptar responsabilidad personal por sus propias acciones.

Su creencia en la superstición más peligrosa lo deja incapaz de reconocer la maldad como maldad.

De hecho, él o ella se sentirá orgulloso de su leal obediencia a sus amos, gastando día tras día causándole dificultades y sufrimiento a gente inocente…

Y todo porque a él o ella se le habrá enseñado, durante toda su vida, que cuando la maldad se convierte en "ley", esta supuestamente deja de ser maldad y se convierte en bondad.

La verdad es que si algo es un pecado, es la obediencia ciega a la "autoridad".

Actuar como un agente de imposición para un "gobierno" se reduce al suicidio espiritual.

De hecho es peor que el suicidio físico, ya que todo "agente de imposición" autoritario no solo suprime su albedrío y su habilidad de juzgar (es decir, aquello que lo hace humano), "asesinando" así su propia humanidad…

Sino que también deja su cuerpo intacto para ser utilizado por los tiranos como herramienta para la opresión.

Ser un "agente de imposición" es convertirse voluntariamente de una persona a un robot – un robot que luego es entregado a algunas de las personas más malvadas en el mundo, para ser usado para dominar y subyugar a la raza humana.

Usar el uniforme de un soldado, o la insignia de un "agente de imposición", no es una razón para sentir orgullo…

Por el contrario, debería ser la causa de una gran vergüenza por haber abandonado la propia humanidad de uno, a favor de convertirse en el peón de los opresores.

← Motivos nobles, acciones malvadas

→ Orgulloso de ser atracado

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!