Creando monstruos | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Vale la pena mencionar aquí un estudio psicológico hecho en la Universidad de Stanford en 1971, en el cual se instaló una prisión simulada, con una docena de estudiantes asignados como "prisioneros", y otros como "guardias".

El experimento tuvo que ser detenido antes de tiempo, después de solo seis días, debido a que a los estudiantes a quienes se les había dado "autoridad" (los guardias) se habían vuelto sorprendentemente crueles, abusivos y sádicos hacia sus prisioneros.

Debe notarse que el abuso cometido por los "guardias" inclusive fue más allá de lo que les instruyeron quienes corrían el experimento, el cual había sido diseñado para humillar y degradar a los prisioneros.

Esto muestra que las tendencias maliciosas y sádicas en un individuo son un factor contribuyente significativo para que este abuse así a otras personas…

Pero también muestra que la mayoría de personas llevan a cabo abiertamente este tipo de tendencias sádicas únicamente cuando se les da una posición de "autoridad" que ellos creen que les da permiso de actuar así.

El mismo fenómeno puede verse en todo tipo de abusos de poder, sea por un burócrata con sed de dominio, un soldado u oficial de policía a quien le gusta matonear y acosar a civiles, o cualquier otro oficial quien disfrute de mangonear a otros.

Situaciones así demuestran que la creencia en la "autoridad" no solo permite que personas básicamente buenas se conviertan en herramientas para la opresión y la injusticia…

Sino que la creencia también saca a relucir, y amplifica drásticamente, cualquier potencial para la malicia, odio, sadismo, y predilección por dominar a otros, que la gente pueda tener.

La superstición en la "autoridad" empieza haciendo que gente promedio sean agentes de la maldad (lo cual Arendt describió como la "banalidad de la maldad")…

Pero luego procede a volver personalmente malvadas a esas personas, convenciéndolas de que tienen el derecho, o inclusive el deber, de abusar y oprimir a otras personas.

Esto puede verse en el comportamiento de soldados, policías, fiscales, jueces, e inclusive simples burócratas.

Cualquier persona cuyo trabajo consista en acosar, extorsionar, amenazar, coaccionar, y controlar a personas decentes, terminará tarde o temprano convirtiéndose en una persona cruel, si no es que sádica del todo.

Uno no puede actuar continuamente como un monstruo sin convertirse en uno tarde o temprano.

Algo más que también es importante notar, como se ve en incontables ejemplos de abusos de poder, es que aunque la creencia en la "autoridad" puede llevar a la gente a hacerle daño a otros…

Esa misma creencia usualmente no puede limitar el punto hasta que los agentes de la "autoridad" le hacen daño a otras personas.

Por ejemplo, muchos individuos quienes nunca oprimirían a una persona inocente por su propia cuenta se vuelven "oficiales de policía", así adquiriendo el poder "legal" de cometer un cierto grado de opresión.

Sin embargo, en muchas ocasiones, ellos terminan yendo más allá de la opresión "legal" que se les ha "autorizado" a cometer, y se vuelven monstruos sádicos con sed de poder.

Esto mismo es verdad, tal vez todavía más, en el caso de los soldados.

Tal vez la razón por la que tantos veteranos de combate terminan quedando emocionalmente traumatizados no es tanto el resultado de pensar sobre lo que han visto…

Sino el resultado de pensar sobre lo que ellos mismos han hecho.

La alta tasa de suicidios entre los veteranos de combate soporta esta tesis.

Tiene poco sentido que alguien desee su propia muerte simplemente porque él o ella ha visto algo horrible.

Tiene mucho más sentido que alguien desee su propia muerte porque esa persona ha cometido algo horrible, y de hecho se ha convertido en algo horrible.

La razón por la que la creencia en la "autoridad" puede llevar a la gente a cometer maldad, pero al final no puede limitar la maldad que cometen, es simple:

A parte de las limitaciones "técnicas" que se supone que tienen los agentes de la "autoridad"…

El principal concepto que se le enseña a ese agente de imposición…

Y el principal concepto que él o ella debe aceptar para poder hacer su trabajo…

Es que como representante de la "autoridad", él o ella está por encima de la gente común, y tiene el derecho moral de controlarlos a la fuerza.

En resumen, al agente se le enseña que su insignia y su posición lo convierten en un amo legal sobre la gente "promedio".

Una vez ella o él esté convencido de esa mentira, debería esperarse que ese agente despreciará al ciudadano promedio, y lo tratará con menosprecio…

De la misma forma (y por la misma razón) que un poseedor de esclavos no tratará a sus esclavos como seres humanos, sino como propiedad cuyos sentimientos y opiniones valen lo mismo que los sentimientos y opiniones del ganado o muebles del amo.

Es muy revelador que muchos "agentes de imposición" modernos rápidamente se enfurecen, e inclusive se vuelven violentos, cuando un ciudadano promedio se atreve a hablarle a un "oficial" como una persona igual, en vez de asumir el tono y comportamiento de un subordinado subyugado.

De nuevo, esta reacción es precisamente la misma – y tiene la misma causa – que la reacción de un poseedor de esclavos a quien un esclavo "igualado" empieza a hablarle como si fuese una persona igual.

Existen muchos ejemplos, mostrados en numerosos videos en línea de abuso policial, de supuestos representantes de la "autoridad" enfureciéndose y recurriendo a la violencia abierta…

Simplemente porque alguien a quien se le acercaron les respondió como un adulto hablaría con otro adulto, en vez de responder como un esclavo le debería responder a su amo.

Los mercenarios del estado se refieren a esta falta de comportamiento servil como tener una "actitud rebelde".

En los ojos del mercenario, que alguien los trate como simples mortales, como si estuviesen al mismo nivel que el resto de la gente, se traduce en irrespetar su supuesta "autoridad".

De forma similar, cualquier persona que no acepte ser detenida, cuestionada, o requisada por los "oficiales de la ley" es automáticamente percibida, por los mercenarios del estado, como un revoltoso que está ocultando algo.

De nuevo, la verdadera razón de que esa falta de "cooperación" molesta a los agentes autoritarios es porque eso se reduce a que la gente los esté tratando como simples humanos, en vez de tratarlos como los seres superiores que se imaginan ser.

Si por ejemplo, alguien fuese confrontado por un extraño sin una insignia, quien empezara a interrogar a la persona de una forma obviamente acusatoria…

Y se le exigiera dejar que requisaran los bolsillos, coche y casa de la persona…

La persona acosada no solo se rehusaría a semejante cosa, sino que también se sentiría ultrajado por semejante petición.

"¡Por supuesto que no puedes hurgar en mis cosas! ¿Quién te crees que eres?"

Pero cuando extraños con insignias exigen eso mismo, ellos son los que se ofenden cuando las víctimas de sus invasivos e injustificados acosos, acusaciones y requisas, se oponen, y se rehúsan a "cooperar".

Inclusive cuando los "oficiales" saben muy bien que la cuarta y quinta enmienda de la constitución de los Estados Unidos declara específicamente que una persona no tiene ningún deber "legal" de responder preguntas, o aceptar requisas…

Esa "falta de cooperación" – es decir, fallar en complacer incondicionalmente todos los caprichos y exigencias del agente de imposición…

Es visto por la "policía" como una señal de que la persona debe ser algún tipo de criminal y enemigo del "gobierno".

Desde la perspectiva de los "agentes de imposición", solo una lacra despreciable se atrevería a tratar a los representantes de la "autoridad" de la misma forma en que trataría a cualquier otra persona.

De nuevo, así no es como la mayoría de estas personas ven el mundo antes de convertirse en "oficiales de la ley".

En su entrenamiento de imposición autoritaria, a ellos se les enseña específicamente a tratar a la gente como inferiores…

Para siempre tratar de controlarlos a todos y a todo en el momento en el que llegan a un lugar, diciéndole a todos a donde ir, qué hacer, cuando pueden hablar, y así.

A ellos no simplemente les dicen que tienen el derecho a mangonear a todos a su alrededor, lo cual de por sí ya es peligroso…

No, a ellos los entrenan para creer que ellos deben, en toda situación, usar todo lo que sea necesario:

Órdenes, intimidación, y hasta violencia…

Para hacer que todos los presentes se inclinen ante su "autoridad".

También se les enseña que es un crimen que cualquier persona falle en inclinarse incondicionalmente ante su "autoridad", lo cual ellos caracterizan como "desobedecer una orden de la ley".

También es muy significativo que es común que los policías, tan pronto como llegan a algún lugar, se aseguren de que nadie más esté armado…

Y se aseguren de desarmar a cualquiera que tenga armas…

Antes de averiguar cualquier otra cosa sobre las personas que están ahí y lo que está ocurriendo…

E inclusive sin importar si la gente está "legalmente" armada o no.

El obvio propósito de esta práctica es crear inmediatamente un enorme desequilibrio de poder, en donde solo los "agentes de imposición" tienen la habilidad de imponer su voluntad sobre otras personas, a la fuerza.

Imagina la arrogancia requerida para que un ciudadano promedio llegue a un lugar, sin saber la situación y la gente involucrada, y que su primer pensamiento sea:

"Nadie tiene derecho a tener un arma, excepto yo."

En resumen, los "agentes de imposición" son entrenados para ser megalomaníacos opresivos, y tratar a toda la demás gente como ganado.

Y siendo cómo es la naturaleza humana, cualquier persona que rutinariamente trate a otras personas de esa forma…

De la forma en que los "agentes de imposición" tienen el requerimiento de tratar a las demás personas…

Aprenderán a despreciar a otros, y a tratarlos con desdén, irrespeto, y hostilidad.

Sin importar lo bueno o malo que era el corazón de un individuo en un inicio, la forma de sacar lo peor en esa persona es darle "autoridad" sobre otros.

(Nota personal del autor:

Varias personas que solían ser oficiales de policía me han dicho personalmente que ellos se salieron de la fuerza de policía después de notar que su trabajo, y su supuesta "autoridad", los estaba convirtiendo lentamente en monstruos – uno de ellos usó exactamente esa palabra.)

Para ser justos, admito que muchos "agentes de imposición" hacen un esfuerzo para ser "chicos buenos", e intentan tratar a otras personas con respeto.

Pero a final de cuentas, ellos no pueden tratar a otros como iguales, y seguir siendo "agentes de imposición".

Ellos pueden ser amables, e inclusive pesarosos, diciendo cosas como, "Lo siento, pero tendré que pedirle que…", por ejemplo.

Pero su trabajo los exige controlar y extorsionar coercitivamente a otros, y no solo a aquellos quienes sí le han hecho daño a otros.

Un policía no puede tratar a otros como iguales sin perder su trabajo.

Imaginate a un oficial que…

* Haga paradas de tráfico

* O inspeccione lugares

* O detenga e interrogue a la gente

* O use fuerza física contra alguien

… pero solo en situaciones en las que tú te sentirías justificado en hacer esas cosas tú mismo, sin ninguna insignia o "ley" diciéndote que puedes hacerlo.

Lo mismo es cierto para los investigadores, fiscales y jueces del "gobierno".

Cualquier empleado del "gobierno" quien se rehúse a investigar, procesar, o sentenciar a alguien por un "crimen" sin víctima, perdería rápidamente su trabajo.

No depende de los agentes de la "autoridad" decidir qué "leyes" imponer.

Si existen "leyes" moralmente ilegítimas (de las cuales siempre existen), todas las ramas de la autoritaria "imposición de leyes" tienen el requerimiento de imponerlas…

Ayudando así con la extorsión y opresión de gente inocente.

Inclusive si mucho de lo que hace un agente de imposición es contra criminales de verdad – aquellas personas que han cometido actos de agresión contra otros…

Cada "agente de imposición", como parte de su trabajo, tiene el requerimiento de cometer actos de agresión.

Existen algunos agentes de imposición que no hacen más que iniciar violencia, como:

* Los recolectores de "impuestos"

* Los agentes anti-narcóticos

* Y los agentes de inmigración

Esto hace que sea literalmente imposible, en casi todos los casos, trabajar para un "gobierno" sin cometer inmorales actos de agresión.

Ser un "agente de imposición", y ser una persona moral, casi siempre son cosas mutuamente exclusivas.

Sin importar lo amablemente que hagan su trabajo, y a pesar de que también persigan a criminales de verdad (el tipo de criminales que sí dejan víctimas de verdad)…

Los "agentes de imposición" siempre son agresores profesionales, subyugando a la gente a la voluntad de los políticos por medio de la violencia, y amenazas de violencia.

Y cualquier persona que haga eso, si no es que él o ella ya tenía un cierto grado de desprecio y odio hacia su prójimo, ciertamente lo desarrollará.

Puesto de otra forma, inclusive el poseedor de esclavos más amable y amigable, si él o ella sigue creyendo en la legitimidad de la esclavitud y continúa practicándola…

Estará cometiendo maldad, y le hará daño a la gente que ella o él imagine que es su legítima propiedad.

Y así, él o ella naturalmente desarrollará un grado de desprecio hacia las víctimas de su agresión, y se comportará desdeñosamente hacia ellos.

La habilidad de la creencia en la "autoridad" de hacer daño, y la simultanea inhabilidad de que esta limite el daño, una vez el amo se imagina a si mismo con el derecho de gobernar sobre sus "inferiores"…

Puede ser vista no solo individualmente, sino también a gran escala.

La mayoría de los debates y escritos que llevaron a la ratificación de la constitución de los Estados Unidos se enfocaron en limitar los poderes que tendría el "gobierno" federal, y discutir todas las cosas que este no tenía permitido hacer.

La declaración de los derechos humanos, por ejemplo, es una lista de cosas que el "gobierno" de los Estados Unidos constitucionalmente tiene prohibido hacer.

De hecho, la novena y décima enmienda la hacen una lista de final abierto, de tal forma que el "gobierno" federal, en teoría, supuestamente no podía hacer nada excepto lo que la constitución específicamente le "autorizaba" hacer.

Pero aún así, con la excepción de la tercera enmienda, la "declaración de los derechos humanos" también resulta ser una lista de derechos que los agentes federales violan todos los días, en todos los estados en la unión.

En realidad, ya sea en un nivel individual o nacional, decirle a alguien:

"Tú tienes el derecho de gobernar a otros, pero solo dentro de estos límites…"

Tarde o temprano resultara en que esa persona domine a otros sin reconocer ningún límite a su poder.

A la larga no existe, ni puede existir, tal cosa como un "gobierno limitado", porque una vez alguien es aceptado por otros como un amo legítimo…

Y esa persona cree que tiene el derecho moral de gobernar…

No habrá nada ni nadie "por encima" de él con el poder de refrenarlo.

Dentro de un "gobierno", una "autoridad" más alta podría elegir limitar a una "autoridad" más baja…

Pero la lógica y la experiencia nos muestran que una jerarquía autoritaria, considerada en su totalidad, nunca se limitará a si misma por mucho tiempo.

¿Por qué se limitaría? ¿Por qué un amo pondría sus propios intereses por debajo de los intereses de sus esclavos?

Las constituciones son un perfecto ejemplo de esto: Un trozo de pergamino que supuestamente le otorga una muy limitada "autoridad" a ciertas personas…

Pero que a final de cuentas falla en evitar que esas mismas personas vayan más allá de esos límites, creando (en el caso de los Estados Unidos) algo que con el tiempo creció para convertirse en el imperio autoritario más poderoso en la historia.

Y el problema no puede ser resuelto designando a otro grupo de amos (por ejemplo, un "sistema de tribunal") dentro de la misma estructura autoritaria, con el supuesto propósito de imponer límites sobre el primer grupo de amos.

La "separación de poderes", las "verificaciones y balances" y el "debido proceso" son insignificantes si los amos, y aquellos asignados para limitarlos, hacen parte de la misma organización autoritaria.

← Enseñando obediencia ciega

→ Demonizando a la víctima

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!