Defensa sin "autoridad" | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Aquellos que insisten que el "gobierno" es necesario, con frecuencia plantean el problema de la defensa y protección, declarando que una sociedad sin "gobierno" se traduciría en que…

* Todos podrían hacer lo que les de la gana

* No habrían reglas

* No habrían consecuencias para aquellos quienes cometen robos o asesinatos

* Y la sociedad colapsaría en un estado constante de violencia y caos

Sin embargo, esas preocupaciones están basadas en una profunda falta de entendimiento sobre la naturaleza humana, y sobre lo que es y NO es el "gobierno".

Defenderse contra agresores no requiere de ninguna "autoridad" especial, ni "legislación", ni "ley", ni "agentes que impongan la ley".

La fuerza defensiva es inherentemente justificada, sin importar quién la utilice, y sin importar lo que diga cualquier "ley".

Y tener un método formal y organizado de proveer una fuerza defensiva así para una comunidad tampoco requiere de ningún "gobierno" ni "ley".

Cada individuo tiene el derecho de defenderse a si mismo, o defender a alguien más.

Cada individuo puede elegir contratar a alguien más para proveer servicios de defensa, ya sea porque la persona es físicamente incapaz de defenderse a si misma, o simplemente porque preferiría pagarle a alguien más para que lo haga.

Y si un número de personas elige pagar para tener a una organización de guerreros entrenados, con las armas, vehículos, edificios, y otros recursos que necesitan para defender a toda una ciudad, la gente también tiene ese derecho.

En este punto, la mayoría de creyentes en los "gobiernos" protestarán, diciendo "¡Eso es lo que es el gobierno!"

Pero eso no es correcto. Y aquí es donde la diferencia se hace aparente:

Lo que un individuo no tiene el derecho de hacer (ni tampoco un grupo de personas sin importar lo grande que sea), es contratar a alguien (individuo o grupo) para hacer algo que un individuo promedio no tiene el derecho a hacer.

Ellos no pueden contratar a alguien de forma justa para cometer robos, así los llamen "cobro de impuestos", ya que el individuo promedio no tiene derecho a robar.

Ellos no pueden contratar a alguien de forma justa para espiar y controlar forzosamente las decisiones y comportamientos de sus prójimos, así llamen eso "regulación".

Aquellos en una sociedad sin "gobiernos" se sentirían justificados en contratar a alguien para usar la fuerza únicamente en las muy limitadas formas y situaciones en las que todo individuo tiene el derecho a usar la fuerza:

Para defender contra agresores.

En contraste, la mayoría de lo que hacen los supuestos "protectores" en el "gobierno" es cometer actos de agresión, no defender contra ellos.

Algo de lo que actualmente es clasificado como "trabajo policíaco" – de hecho, todo lo que la "policía" hace actualmente que sí es legítimo, noble, justo, y ayuda a la sociedad…

Existiría sin el mito de la "autoridad".

Investigar actos inmorales y capturar a criminales de verdad – gente quienes le hacen daño a otros, no simplemente gente que desobedece a los políticos – se seguiría haciendo sin el mito de la "autoridad"…

Ya que eso es algo que casi todos quieren, y es algo por lo que estarían dispuestos a pagar.

Esto es demostrado por el hecho de que ya existen detectives privados y compañías de seguro privadas, además de los servicios de "protección" del "gobierno" que todos somos obligados a financiar.

Solo habría una diferencia, aunque sería una diferencia mayor:

Aquellos haciendo el trabajo de investigar y proteger, en ausencia de la superstición de la "autoridad", siempre serían vistos como gente que tiene exactamente los mismos derechos que todas las demás personas.

Aunque a lo mejor ellos estarían mejor equipados y calificados para hacer sus trabajos que el ciudadano promedio, sus acciones serían juzgadas usando los mismos estándares bajo los que se juzgan las acciones de cualquier otra persona…

Lo cual actualmente no es para nada el caso con los supuestos "agentes de imposición" de los "gobiernos".

Los proveedores de protección privada también juzgarían sus propias acciones, no basándose en si una "autoridad" les ordenó hacer algo, o basándose en si sus acciones fueron declaradas como "legales" por un "gobierno"…

Sino basándose en si esas acciones, bajo su propia visión personal, estaban inherentemente justificadas.

No solo una excusa de "solo estaba siguiendo ordenes" no convencería al público general, sino que los agentes en si mismos no podrían, inclusive en sus propias mentes, usar una excusa así para evadir responsabilidad por sus acciones, ya que nadie declararía tener "autoridad" sobre ellos.

La "policía" no-autoritaria – si es que se les puede llamar así – serían vistos de forma muy diferente a como se ven actualmente a los agentes de los "gobiernos":

Ellos NO serían vistos como gente que tiene el derecho de hacer cosas que otras personas no tienen el derecho de hacer.

Ellos podrían ir a ciertos lugares, interrogar a otras personas, usar fuerza, o hacer cualquier otra cosa, en situaciones en las que cualquier otra persona estaría justificada en hacer lo mismo.

Y como resultado, la persona promedio no tendría ninguna razón para sentir nerviosismo o cohibición en su presencia, como la mayoría de personas actualmente actúa bajo la presencia de los "agentes de imposición".

La gente no sentiría más obligación de aceptar participar en interrogatorios, o inspecciones, o lo que sea que pidan los protectores privados, de la que sentirían si un extraño en la calle les hiciera esas peticiones.

Y si un protector privado se volviese abusivo, o inclusive violento, su víctima tendría el derecho de responder de la misma forma que respondería si cualquier otra persona se estuviese comportando de esa forma.

Y lo más importante, el individuo quien resistió la agresión por parte de un protector privado tendría el apoyo de sus prójimos si eso ocurriera, ya que sus prójimos no se imaginarían ninguna obligación de inclinarse ante alguien debido a una insignia o una "ley".

A final de cuentas, la mejor salvaguarda para evitar que una organización de defensa se vuelva corrupta o "fuera de control" es la habilidad de sus respectivos clientes de dejar de pagarles.

Obviamente nadie quiere pagarle a una pandilla de matones para que esta lo oprima a uno, y la mayoría de personas tampoco quiere pagarle a una pandilla para oprimir a otras personas.

Así como la persona promedio quiere que los ladrones y asesinos sean capturados y detenidos, esta también quiere que la gente inocente no sea lastimada.

Si los clientes de una compañía de protección privada descubrieran que su "protector" está acosando y asaltando a gente inocente – el tipo de comportamiento que fueron contratados para prevenir…

La base de clientes de esa compañía desaparecería instantáneamente, y los matones quedarían en bancarrota.

Y si en la ausencia de alguna "autoridad" declarada los matones decidieran forzar a sus clientes a seguir pagando, la retaliación por parte de la gente sería rápida y severa, ya que nadie sentiría ninguna obligación "legal" de permitirse a si mismos ser oprimidos.

Un sistema de protección no-autoritario también carecería de un aspecto particularmente ridículo de casi todas las formas de "defensa" de los "gobiernos":

Es estándar para los "gobiernos" no solo forzar a la gente a financiar esquemas de "defensa", sino también rehusarse a decirle a la gente lo que están financiando.

El "gobierno" de los Estados Unidos, y en particular la CIA (Central Intelligence Agency – Agencia Central de Inteligencia), ha gastado décadas, y billones de dólares, muchos de los cuales no se sabe a donde fueron dirigidos…

En operaciones que sus "clientes" – la gente estadounidense – tiene prohibido conocer.

Ciertamente, cualquier persona que intentase decirle a la gente estadounidense lo que están financiando sería encarcelada – o peor – por causar una violación de "seguridad nacional".

Con casi poder ilimitado, casi fondos ilimitados, y permiso para llevar a cabo todos sus planes en secreto, es totalmente absurdo imaginarse que el ejército y la CIA solo hacen cosas útiles y justas.

Ciertamente, más y más personas estadounidenses están aprendiendo que durante décadas la CIA ha participado en tráfico de narcóticos y armas, torturas, asesinatos, compra de influencias con "gobiernos" extranjeros, instalar dictadores manipulados, y muchas otras prácticas destructivas y malvadas.

Inclusive el presidente Harry Truman, quien creó la CIA, luego declaró que nunca la hubiese creado si hubiese sabido que se convertiría en el "gestapo estadounidense".

Cualquier compañía privada que ofreciera servicios de defensa o protección nunca tendría clientes si su mensaje promocional fuese:

"Si nos dan altas sumas de dinero los protegeremos… pero no les haremos saber qué es por lo que están pagando, y no les haremos saber lo que hacemos o cómo lo hacemos."

La única razón por la que el "gobierno" obtiene fondos basándose en una premisa así de ridícula es porque obtiene su dinero a través de coerción violenta, y no por medio de intercambios voluntarios.

A la gente no les dan la opción de financiarlo o no.

Existe otro absurdo aspecto de la "protección" por medio de un "gobierno", el cual jamás ocurriría con proveedores privados de defensa y protección:

Bajo el pretexto del "control de armas", y otras "leyes" de armas, los regímenes autoritarios con frecuencia previenen a la fuerza que la gente pueda protegerse a sí misma, mientras hacen la ridícula declaración que eso lo hacen por la seguridad de la gente que ha sido desarmada.

Aquellos que están en el poder saben muy bien que un público desarmado es un público indefenso, y eso es precisamente lo que los tiranos quieren.

La idea de que a una persona a quien no le importa violar "leyes" contra los robos o asesinatos le importará violar leyes de "armas" es absurdo.

Las estadísticas de los crímenes, y el sentido común, demuestran que pasar una "ley" contra la posesión privada de armas afectará únicamente a los "ciudadanos que siguen la ley"…

Lo cual resulta en que la gente básicamente buena tenga menor capacidad de defenderse contra agresores.

Y eso es exactamente lo que los políticos quieren, ya que ellos tienen a la pandilla de agresores más poderosa en el lugar.

No hace falta decir que si alguien está buscando protección contra agresores, él o ella no le pagará voluntariamente a una compañía para que esta le quite sus propias herramientas de auto-defensa.

Además, las luchas violentas entre la policía y los civiles obviamente se reduciría, o se volvería inexistente, si la gente simplemente dejara de financiar a cualquier "protector" que se convierta en agresor.

Por ejemplo, muchas de las tensiones y violencia racial en los Estados Unidos fueron el resultado de "agentes de imposición" blancos oprimiendo y abusando a los civiles negros.

En vez de que la "ley" actuara como una influencia para civilizar, era usada como la excusa para llevar a cabo agresiones violentas.

Dada la opción, los habitantes de un vecindario negro obviamente no hubiesen pagado voluntariamente para que matones blancos racistas y sádicos los intimidaran y asaltaran regularmente.

Muchos otros choques violentos en los Estados Unidos y otros lugares también han sido el resultado de personas ultrajadas con lo que sus respectivas clases gobernantes les estaba haciendo.

Esto incluye la masacre de miles de protestantes en la plaza de Tiananmén por parte del ejército chino en 1989, el asesinato de varios protestantes anti-guerra por parte de la guardia nacional en Kent State en Ohio en el año 1970, y así.

Con más y más frecuencia en los Estados Unidos, las demostraciones públicas y las protestas por políticas "gubernamentales" terminan en ataques autoritarios contra los protestantes usando gases lacrimógenos, garrotes, pistolas de descargas eléctricas, balas de goma, y así.

Obviamente, ningún grupo de personas le pagaría voluntariamente a una pandilla que detuviera a la fuerza a esas mismas personas que expresan lo que piensan.

Y lo más importante es que la motivación detrás de esas protestas casi siempre es descontento en cuanto a lo que los oficiales del "gobierno" están haciendo en contra de la voluntad de la gente (por lo menos algunas personas de toda la "gente").

Si cada persona tuviese la capacidad de gastar su propio dinero, en vez de ser forzada a financiar un plan centralizado y autorizado, no habría razón para que ocurrieran la mayoría de ese tipo de protestas, y las luchas resultantes.

Un protector no-autoritario únicamente haría cosas que este, y sus clientes, vieran como justificadas, lo cual probablemente se aclararía en la forma de un contrato en el que el protector acuerda proveer servicios específicos a cambio de una tarifa.

Compara esto con la versión estándar de la "protección" del "gobierno":

"Nosotros te quitaremos a la fuerza tanto de tu dinero como queramos, y nosotros decidiremos qué haremos por ti (si es que hacemos algo en lo absoluto)."

La mayoría de personas quieren que los agresores sean detenidos, y que los inocentes sean protegidos.

Y en un mercado libre, la forma de que una compañía tenga éxito es dándole a los clientes lo que desean.

A diferencia de los "gobiernos", si una compañía de defensa privada tuviese que depender de clientes voluntarios, tendría un enorme incentivo para no ser descuidada, derrochadora, abusiva y/o corrupta.

Si la gente pudiese invertir su dinero en otro lado, siempre habría competencia para ver quién puede proveer justicia de verdad más efectivamente.

Para que una compañía privada de protección tenga éxito, esta tendría que demostrarle a sus clientes que:

1) Es muy hábil en descubrir quién es culpable y quién es inocente.

2) Es muy hábil en asegurarse de que los inocentes no sean acosados, asaltados o difamados.

3) Es muy hábil en asegurarse de que personas verdaderamente peligrosas sean capturadas, y en evitar que estas causen más daño.

4) Es muy hábil en asegurarse de que las víctimas de los crímenes reciban cualquier restitución posible.

5) Es muy hábil en hacer que aquellos quienes han hecho algo malo, pero no necesitan ser eliminados completamente de la sociedad, son puestos en un ambiente donde su actitud y comportamiento puedan mejorar.

En contraste, los fiscales "gubernamentales" se especializan en siempre demonizar al acusado, y siempre tienen un incentivo para lograr condenas (o confesiones bajo coerción conocidas como "acuerdos de reducción de penas"), sin importar la inocencia o culpabilidad real del acusado.

Las cortes "gubernamentales" constantemente liberan a gente quienes todavía representan un peligro para los demás, mientras que mantienen encerradas a millones de personas que no le han hecho daño a nadie.

El sistema "gubernamental" de prisiones, debido a lo degradados, abusados y asaltados que son los prisioneros por parte de los "guardias", además de otros presos, los convierte de gente frustrada y enojada a gente todavía más frustrada y enojada, convirtiendo a gente inocente en criminales…

Y convirtiendo en peores criminales a los que ya eran criminales.

Y la gente estadounidense (y la de cualquier otro país) es obligada a financiar ese destructivo sistema, sea que quieran o no.

Otro punto importante es que, en el caso de una compañía privada de protección, si un "agente protector" se vuelve abusivo, la reputación y carrera de todos los demás agentes protectores dependerán de exhibir y sacar del camino a ese matón.

En contraste, actualmente es entendido universalmente que las fuerzas policíacas de los "gobiernos" protegerán primero que todo a los suyos.

Cuando un policía es atrapado haciendo algo corrupto, "ilegal" o violento, casi sin excepción todos los otros policías ayudarán a cubrir el acto o defenderlo.

Ellos funcionan basándose en la mentalidad de manada, debido a que la gente que es forzada a pagar sus salarios no son las personas a las que tienen que rendirles cuentas.

Como la mayoría de empleados del "gobierno", ellos le rinden cuentas a los políticos, y ven al público general como ganado, y NO como clientes.

En contraste, el público general vería a los defensores privados como sus amigos, sus aliados, sus empleados, y lo más importante:

Como sus iguales.

La gente no vería a los protectores privados como "autoridad" a la cual rendirle pleitesía, ni tampoco como una constante amenaza potencial a la cual temer.

Todos, incluyendo el protector contratado, reconocería que el protector no tiene más derechos que las demás personas.

Todos sabrían que si un protector contratado llegara a cometer robo, o asalto, o asesinato, él o ella sería visto y tratado exactamente como cualquier otro matón criminal sería visto y tratado.

Un protector genuino, quien defiende la libertad y la propiedad, no solo no requiere de una creencia en la "autoridad", sino que requiere la ausencia de esa creencia.

Aquel quien se imagina a si mismo con el derecho de controlar a la fuerza a todos los demás – inclusive si solo es de forma "limitada" – tratará a la gente respectivamente.

El "agente de imposición" quien entrega multas por infracciones rebuscadas, detiene e interroga a la gente sin causa, y parece que siempre está buscando una razón para interferir en las vidas diarias de las personas…

NO es un protector, y es alguien que no merece ni respeto ni cooperación.

Por otra parte, un protector no-autoritario no sería más que un ser humano normal, con los mismos derechos que todos los demás, aunque tal vez con más armas y mejor entrenamiento en el combate físico.

Una persona así sería vista como el prójimo al cual llamar cuando haya problemas, en vez de ser el agente de una pandilla de matones quienes, primero que todo, sirven a la clase gobernante.

Y la profesión de protector, al no tener ninguna "autoridad", poder o estatus especiales, atraería principalmente a aquellos quienes de verdad quieren proteger a los inocentes…

Pero NO atraería a aquellos quienes solamente quieren tener la oportunidad de ejercitar poder y control sobre otras personas – un defecto humano el cual es alimentado por la profesión moderna de la "imposición de leyes".

Esto no significa que los protectores privados nunca harían nada malo – después de todo, ellos igual son seres humanos, capaces de hacer malos juicios, ser negligentes, e inclusive tener malas intenciones, como cualquier otra persona.

Sin embargo, ellos no tendrían ningún permiso "legal" de hacer nada malo, y no tendrían ningún "sistema", ninguna "ley", ninguna "autoridad", a la cual echarle la culpa de sus acciones, o tras la cual esconderse para evitar la ira de sus víctimas.

Si en algún momento ellos llegaran a actuar como agresores, la retribución contra ellos sería certera y rápida.

En una población que ha abandonado la superstición de la "autoridad", cualquier grupo de protectores que haya decidido convertirse en un grupo de extorsionistas, matones y tiranos…

No recibiría "votos" en contra, ni serían demandados, ni la gente se quejaría sobre ellos con alguna "autoridad".

En su lugar, un grupo de matones así sería simplemente asesinado a tiros por la población.

Lo único que permite la opresión prolongada y diseminada de cualquier población armada es la creencia en la "autoridad" entre las víctimas de la opresión.

Sin eso, es imposible subyugarlos o dominarlos por mucho tiempo.

← Organización sin "autoridad"

→ Efectos disuasorios e incentivos

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!