Empezando con el mensaje clave | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

PARTE 1: La superstición más peligrosa

¿Cuántos millones de personas han sido testigos de los brutales horrores de la historia, con sus incontables ejemplos de actos inhumanos de unas personas hacia otras, y se han preguntado en voz alta cómo es que cosas así pueden ocurrir?

La verdad es que la mayoría de personas no querrían saber cómo es que ocurren aquellos horrores, ya que esas mismas personas están atadas religiosamente a la creencia clave que hace todo ese sufrimiento posible.

La gran mayoría del sufrimiento e injusticias en el mundo, tanto hoy en día como hace miles de años, pueden ser atribuidos directamente a una sola idea.

No es la avaricia, ni el odio, ni ninguna de las otras emociones o ideas que usualmente son culpadas por los males en la sociedad.

En su lugar, la mayoría de la violencia, robos, asaltos y asesinatos en el mundo se dan como resultado de una simple superstición – una creencia la cual, a pesar de ser universalmente aceptada, es contraria a todo lo que dice la evidencia y la razón.

(Aunque claro, aquellos que sostienen esta creencia no ven las cosas así.)

El "mensaje clave" de este libro es fácil de expresar, aunque para la mayoría de la gente es difícil de aceptar, y es inclusive difícil de contemplar de forma calmada y racional:

La creencia en la "autoridad", la cual incluye toda creencia en los "gobiernos", es irracional y auto-contradictoria.

Es una creencia contraria a la civilización y la moralidad, y constituye la superstición más peligrosa y destructiva que jamás haya existido.

En vez de ser una fuerza para el orden y la justicia, la creencia en la "autoridad" es el archienemigo de la humanidad.

Por supuesto, a casi todas las personas en el mundo se les ha inculcado exactamente lo opuesto:

* Que la obediencia hacia la "autoridad" es una virtud, por lo menos en la mayoría de los casos

* Que respetar y acatar las "leyes" y a los "gobiernos" es lo que nos hace civilizados

* Y que irrespetar a la "autoridad" únicamente lleva al caos y a la violencia

De hecho, la gente ha sido entrenada tan exhaustivamente para asociar la obediencia con "ser bueno" que atacar el concepto de la "autoridad" sonará, para la mayoría de personas, como sugerir…

* Que no existe ni el bien ni el mal

* Que no hay necesidad de acatar ningún estándar de comportamiento

* Y que no hay necesidad de tener moralidad en lo absoluto

Eso no es lo que se está proponiendo aquí – todo lo contrario.

De hecho, la razón por la que el mito de la "autoridad" necesita ser demolido es precisamente porque…

* Sí existe el bien y el mal

* Sí importa cómo la gente se trata entre sí

* Y las personas siempre deberían esforzarse para vivir vidas morales

A pesar de las constantes propagandas autoritarias que declaran lo contrario, tener respeto hacia la "autoridad", y tener respeto hacia la humanidad, son cosas diametralmente opuestas y mutuamente excluyentes.

La razón para no tener respeto por el mito de la "autoridad" es para que podamos tener respeto por la humanidad y por la justicia.

Existe un fuerte contraste entre lo que se nos enseña que es el propósito de la "autoridad" (crear una sociedad pacífica y civilizada), y los resultados en el mundo real que se dan al aplicar la "autoridad".

Revisa cualquier libro de historia, y verás que la mayoría de las injusticias y destrucción que han ocurrido en todo el mundo no fueron el resultado de personas "violando la ley", sino el resultado de personas obedeciendo e imponiendo las "leyes" de varios "gobiernos".

Los males que han sido cometidos a pesar de la "autoridad" son triviales comparados con los males que han sido cometidos en el nombre de la "autoridad".

Sin embargo, a los niños todavía se les enseña que la paz y la justicia provienen del control autoritario, y que a pesar de los flagrantes males cometidos por los regímenes autoritarios alrededor del mundo a través de la historia…

Ellos igual tienen la obligación moral de respetar y obedecer el "gobierno" actual de su país de residencia.

A ellos se les enseña que "hacer lo que te dicen" es sinónimo de ser una buena persona, y que "seguir las reglas" es sinónimo de hacer lo correcto.

Por el contrario, ser una persona moral requiere tomar la responsabilidad personal de juzgar qué es bueno y qué es malo, y seguir la propia consciencia de uno mismo, lo cual es opuesto a respetar y obedecer a la "autoridad".

La razón por la que es tan importante que la gente entienda este hecho es que el principal peligro que representa el mito de la "autoridad" se encuentra no en las mentes de los controladores en los "gobiernos", sino en las mentes de aquellos que están siendo controlados.

Una mala persona a quien le encanta dominar a otros es una amenaza trivial para la humanidad…

A menos que muchas otras personas vean ese dominio como legítimo porque es alcanzado por medio de las "leyes" del "gobierno".

Por ejemplo, la retorcida mente de Adolfo Hitler, por sí sola, representaba una amenaza pequeña, o inclusive nula, para la humanidad…

Pero fueron los millones de personas que veían a Hitler como "autoridad", y quienes debido a eso se sentían obligadas a obedecer sus mandamientos y llevar a cabo sus órdenes, quienes en realidad causaron el monstruoso daño producido por el tercer Reich.

En otras palabras, el problema no es que personas malas crean en la "autoridad"…

El problema es que gente básicamente buena cree en la "autoridad", y como resultado, terminan apoyando, e inclusive cometiendo, actos de agresión, injusticia, opresión, y hasta asesinatos.

El estatista promedio (estatista es aquella persona que cree en los "gobiernos"), mientras se lamenta de todas las formas en las que la "autoridad" ha sido usada como herramienta para el mal, inclusive en su propio país…

De todas formas insistirá en que es posible que el "gobierno" sea una fuerza para el bien, y seguirá imaginando que la "autoridad" puede y debe proveer el camino para la paz y la justicia.

La gente falsamente asume que muchas de las cosas útiles y legítimas que benefician a la sociedad humana requieren de la existencia de "gobiernos".

Por ejemplo, es bueno que la gente se organice para…

* Defensa mutua

* Trabajar juntos para alcanzar metas comunes

* Encontrar formas de cooperar e interactuar pacíficamente

* Ingeniarse acuerdos y planes que mejor le permita a los seres humanos existir, y prosperar, en un estado de civilización mutuamente benéfico y no-violento

Pero eso no es lo que son los "gobiernos".

A pesar del hecho de que los "gobiernos" siempre declaran que actúan en nombre de la gente y el bien común, la verdad es que los "gobiernos", por su propia naturaleza, siempre están en oposición directa a los intereses de la humanidad.

La "autoridad" NO es una idea noble que a veces sale mal, ni tampoco es un concepto básicamente válido que a veces es corrompido.

No. De pies a cabeza, y de principio a fin, el concepto mismo de la "autoridad" es anti-humano, y horriblemente destructivo.

Por supuesto, a la mayoría de personas les parecerá extremadamente difícil aceptar una declaración así.

¿Que los "gobiernos" no son una parte esencial de las sociedades humanas?

¿Que los "gobiernos" no son el mecanismo a través del cual la civilización es posible, ya que nos fuerza a nosotros, como humanos imperfectos, a comportarnos de forma ordenada y pacífica?

¿Acaso el decreto de reglas y leyes comunes no es lo que nos permite resolver disputas de forma civilizada, comerciar, e interactuar de forma justa y no-violenta?

¿Acaso no hemos escuchado siempre que si no fuera por la "gobernanza de la ley", y el respeto común hacia la "autoridad", no seriamos más que un montón de bestias estúpidas y violentas, viviendo en un estado de conflicto y caos perpetuo?

Sí, eso es lo que nos han dicho. Y no, nada de eso es verdad.

Sin embargo, intentar desenredar nuestras mentes de mentiras ancestrales, e intentar destilar la verdad de una jungla de falsedades profundamente arraigadas…

Puede ser extremadamente difícil… sin mencionar muy incómodo.

← Preparando al lector

→ Visión general

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!