Miedo a la libertad | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

La mayoría de personas viven sus vidas rodeados de jerarquías autoritarias, en sus familias, escuelas, negocios, y todos los niveles del "gobierno".

Como resultado, a la mayoría de personas se les dificulta si quiera empezar a imaginarse a una civilización "sin líderes", una sociedad de iguales, una existencia sin ningún gobernante, un mundo sin "legisladores" y sus "leyes".

En las mentes de las personas, el solo pensar en eso conjura imágenes de caos y destrucción.

Casi siempre la gente se siente más cómoda con lo que sea a lo que están acostumbrados, y le tienen miedo a lo desconocido.

La gente está tan apegada a lo que es familiar para ellos que inclusive aquellos que viven en áreas con altas tasas de crimen, o en zonas de guerra, rara vez se alejan del mundo que conocen para buscar algo mejor.

Similarmente, es un hecho bien documentado que algunos prisioneros a largo plazo desarrollan un miedo a ser liberados, y cuando son liberados, cometen más crímenes con la intención de que los manden de regreso a la prisión.

Inclusive los esclavos pueden exhibir temor a ser liberados.

Esto se debe a que la vida de un prisionero o esclavo, aunque posiblemente no sea gratificante, es predecible…

E imaginarse una vida nueva y drásticamente cambiada, en un lugar extraño, entre gente desconocida, con todas las incertidumbres relacionadas – ¿Cómo obtendré alimento? ¿Donde viviré? ¿Cómo serán las cosas? ¿Estaré seguro?…

Es algo que aterra a casi todos.

Y así mismo ocurre cuando la mayoría de personas contemplan cómo sería la sociedad humana sin clases gobernantes.

Ese concepto es tan ajeno a todo lo que han conocido…

Es tan ajeno a todo sobre lo que han pensado…

Y es tan ajeno a todo lo que les han enseñado que es necesario y bueno…

Que ellos a duras penas saben como empezar a imaginar ese concepto.

Inclusive nuestros mismos idiomas ilustran nuestro miedo a vivir en una sociedad como gente libre e igual, ya que un estado así se define como "anarquía" – un término que hoy en día también se usa para describir caos y destrucción.

Nos hemos vuelto tan acostumbrados a la jaula mental que el mito de la "autoridad" ha formado alrededor de cada uno de nosotros, que a la mayoría de nosotros nos aterroriza la idea de vivir sin la jaula.

Literalmente le tenemos miedo a nuestra propia libertad.

Y algunas personas se esfuerzan bastante para reforzar ese miedo.

Aquellos quienes más se benefician del mito de la "autoridad" – aquellos quienes sienten hambre de dominar a otras personas, y sed de obtener la riqueza y poder que sus súbditos le dan…

Constantemente promueven el mensaje de que la vida sin ellos a cargo significaría dolor y sufrimiento para todos.

Casi todo a lo que la gente puede tenerle miedo: Crimen, pobreza, enfermedades, invasiones, desastres ambientales, etc. – han sido usados por los tiranos para aterrorizar a todos hasta hacerlos subyugar.

Los detalles varían, pero la plantilla del mensaje de los tiranos siempre es la misma:

"Si no nos dan poder sobre ustedes, para poder protegerlos, ustedes sufrirán horriblemente."

Ese mensaje, combinado con el inherente miedo que las personas le tienen a lo desconocido, ha permitido que se haya llevado a cabo un incomprensible nivel de opresión, robo, y hasta asesinatos, que ha durado de generación en generación, alrededor del mundo entero.

Irónicamente, ha sido la vacía promesa de protección contra el sufrimiento e injusticia la cual ha engañado a muchas personas, haciendo que acepten exactamente aquello que ha causado más sufrimiento e injusticia que cualquier otra cosa en la historia:

La creencia en los "gobiernos".

Parece extraño que cualquier ser humano pensante no se sienta naturalmente abierto y receptivo a la idea de que él o ella se posee a sí mismo, y debería estar a cargo de su propia vida, sin estar limitado por ninguna "autoridad".

Sin embargo, la persona promedio quien escucha un mensaje así con frecuencia ataca verbalmente al mensajero, e insiste que la libertad de verdad, un mundo sin amos ni súbditos, sería puro caos y destrucción…

Para luego defender vehementemente la esclavitud continua de toda la humanidad, incluyendo la esclavitud de él o ella misma.

Esa persona no tiene esa reacción basándose en ningún pensamiento racional, ni en evidencia ni experiencia, sino que se basa en su profundo y existencial terror a lo desconocido…

En este caso, lo desconocido siendo una sociedad de iguales en vez de una sociedad de amos y súbditos.

La persona nunca ha visto una sociedad así en acción a gran escala, nunca ha pensado sobre eso, no se lo puede imaginar, y por lo tanto le tiene miedo a esta idea.

Y aquellos quienes desean tener dominio sobre otros refuerzan y avivan constantemente ese miedo en aquellos que buscan subyugar.

← La realidad es anarquía

→ Viendo un mundo diferente

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!