Ningún plan maestro | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Si mañana, debido a algún milagro, todos en el mundo abandonaran la creencia en la "autoridad", la enorme mayoría de robos, asaltos y asesinatos en la sociedad inmediatamente dejarían de ser.

Todas las guerras terminarían, todos los robos en el nombre de "cobrar impuestos" cesarían, y toda la opresión llevada a cabo en el nombre de la "autoridad" dejaría de ser.

La gente en general – incluyendo a los perpetradores, víctimas y espectadores de la opresión – ya no vería los actos de agresión de ese tipo como legítimos.

Pero también habría otro cambio menos inmediato:

La creencia en la "autoridad" es, en esencia, una jaula psicológica la cual entrena a la gente a creer que:

* No necesitan juzgar lo que es bueno y lo que es malo

* No necesitan asumir la responsabilidad de arreglar la sociedad ellos mismos

* Y que todo lo que se requiere de ellos es que "sigan las reglas del juego"…

* … y que hagan lo que se les ordena mientras que los "líderes" y "legisladores" manejan los problemas de la sociedad

En resumen, la creencia en la "autoridad" entrena a la gente para nunca crecer, y para siempre ver el mundo como un niño lo vería:

Un lugar incomprensiblemente complicado que es, y siempre será, la responsabilidad de alguien más.

Sea cual sea el problema – pobreza, crimen, enfermedades, problemas ambientales o económicos – los adoctrinados estatistas siempre están vigilantes en cuanto a qué "líder" nuevo elegir, el cual prometerá arreglar las cosas.

De cierta forma, un mundo de autoritarios funciona exactamente de la forma en que funciona un salón de clases de preescolar:

Si algo sale mal – es decir, si ocurre cualquier cosa por fuera del plan predecible y centralmente controlado…

Los "niños" llamarán al "profe" para que lo arregle todo.

El ambiente autoritario de un salón de clases le enseñan a los niños que ellos nunca están a cargo – nunca depende de ellos decidir qué hacer.

De hecho, a ellos se les desanima de que piensen o actúen por su propia cuenta.

Después de todo, si a ellos se les permitiera pensar y tomar sus propias decisiones, la primera decisión de la mayoría de ellos sería salir del salón de clases.

De la misma forma, a los adultos autoritarios constantemente les dicen que uno nunca debe "tomarse la ley por sus propias manos".

La gente es entrenada para llamar a "las autoridades" siempre que hay algún conflicto u otro problema, y luego hacen sumisamente lo que sea que los agentes "gubernamentales" les digan hacer.

Si existe alguna disputa entre las personas, a la gente le dicen que ellos siempre deberían correr a donde están los amos, ya sea llamando a la "policía", o yendo a las "cortes" autoritarias para resolver los conflictos.

Al discutir desafíos sociales, los bien-entrenados súbditos del "gobierno" hablan en términos como:

"Debería pasar una ley para…"

O "Deberían hacer un programa gubernamental para…"

Ellos ven sus vidas como parte de un gigante y centralizado plan maestro, así que para ellos es lo lógico que si quieren que sus vidas mejoren, entonces la solución es pedirle a los planeadores que cambien el plan.

Esta visión está tan arraigada en las masas que muchas personas literalmente no pueden comprender la idea de individuos viviendo sus vidas sin ser parte del plan maestro de alguien más.

Esto es demostrado por la respuesta común que los autoritarios tienen para la idea de una sociedad sin gobernantes:

Casi sin excepción, un estatista que se pone a pensar sobre una sociedad sin gobiernos se empezará a preguntar cómo "funcionarán" las cosas sin una clase gobernante.

La persona no se hace esa pregunta simplemente porque tiene curiosidad sobre cómo pueden funcionar cosas como las carreteras, defensa, comercio, resolución de disputas, y demás cosas, sin "gobiernos"…

No. Lo pregunta porque siempre ha sido entrenado para ver la existencia humana dentro del marco de un plan maestro centralizado e impuesto a la fuerza, y es literalmente incapaz de pensar por fuera de ese paradigma.

Y así, el estatista preguntará cómo funcionarán las cosas "bajo la anarquía", y se referirá a este como un "sistema", imaginando que es un nuevo tipo de plan maestro que le será impuesto a las masas…

Cuando resulta que, por supuesto, la anarquía es totalmente lo contrario: La carencia de un plan centralizado e impuesto a la fuerza.

Pero un plan general para toda la humanidad es todo lo que el estatista ha considerado en su vida, y con frecuencia eso es todo lo que puede comprender.

La idea de que…

* Nadie estará "a cargo"

* Nadie estará creando "las reglas" para todos los demás

* Nadie estará planeando ni administrando a la humanidad en general

* Y nadie le estará diciendo al estatista qué hacer

Es simplemente algo que la mayoría de autoritarios ni si quiera se ha imaginado.

Ese concepto es tan ajeno para ellos que ni siquiera saben cómo procesarlo…

Así que desesperadamente intentan encajar la idea de "anarquía" (una sociedad sin gobiernos) en el molde de un plan maestro.

(Por cierto: Esa mentalidad contradictoria es reforzada por aquellos quienes usan la etiqueta de "anarco-comunista."

Ese término implica que no existiría una clase gobernante, y además que esa sociedad sería organizada en un sistema colectivista.

Por supuesto, si un grupo declara el derecho de imponerle a la fuerza un sistema así a toda la demás gente, entonces es autoritarismo, y el término"anarco" en "anarco-comunista" no aplicaría.

Otra opción es que aquellos que se llaman a si mismos "anarco-comunistas" simplemente tienen la esperanza de que en la ausencia de una clase gobernante, todos y cada uno de los individuos en el planeta elegirán libremente el participar en comunas o colectivos…

Lo cual, por supuesto, jamás pasará.

Y como posibilidad final, tal vez los "anarco-comunistas" elijan ser parte de una comuna, pero no impedirían forzosamente que otros decidan vivir usando arreglos diferentes.

A final de cuentas, el término "anarco-comunista" tiene poco sentido, y en realidad es un síntoma del autoritarismo:

Inclusive al apoyar una sociedad sin gobiernos, algunas personas automáticamente imaginan que debe haber algún sistema o plan global, algún gran esquema…

Alguna forma de administración social que debe ser impuesta sobre toda la humanidad.)

La verdad es que con o sin el mito de la "autoridad", nadie puede garantizar ni justicia ni prosperidad un 100% del tiempo, ni puede predecir todo lo que pueda ocurrir, ni puede saber todos los problemas que puedan aparecer y cómo resolverlos.

La diferencia es que aquellos quienes creen en la "autoridad" siguen pretendiendo, a pesar de cantidades enormes y constantes de evidencia que demuestran lo contrario, que un sistema autoritario de control puede garantizar seguridad, prosperidad, y justicia.

Mientras tanto, aquellos quienes han abandonado la superstición más peligrosa ya no pretenden que es posible controlarlo todo y a todos por medio de algún "sistema".

Descabelladamente, a pesar del casi incomprensible grado de desastre económico, sufrimiento humano, y opresión en masa que la creencia en los "gobiernos" ha causado repetidamente…

Los proponentes del autoritarismo siguen insistiendo que aquellos quienes oponen el estatismo deben poder describir en gran detalle exactamente cómo es que todo funcionará en la sociedad en ausencia de los "gobiernos", para que absolutamente nada malo pueda ocurrir.

Y si un opositor del estatismo no puede hacer eso (nadie puede hacer eso), el estatista luego proclamará que eso es prueba de que "la anarquía nunca funcionará".

En vez de ser una conclusión racional, una idea así es el síntoma de una profunda dependencia mental, y miedo a lo desconocido.

Los estatistas quieren la promesa de que una entidad omnisciente y omnipotente los cuidará y protegerá de todos los infortunios posibles, y de todas las personas malas en el mundo.

El hecho de que los políticos hayan estado haciendo promesas así desde siempre, y que ni una sola vez hayan cumplido sus promesas (ya que dichas promesas son totalmente ridículas), no detiene a los estatistas de querer escuchar las promesas.

Sin importar que tantas veces fallen horrendamente las "soluciones" autoritarias, la mayoría de personas sigue pensando que otro plan "gubernamental" es la única respuesta.

Lo que ellos quieren es una garantía de que alguna entidad todo-poderosa más allá de si mismos asegurará que sus vidas sean cómodas y seguras.

A ellos no les parece importar, y parece que tampoco notan, que esas "garantías" jamás se hacen realidad, y que cualquier persona que declare tener el poder de hacer una garantía así es, o un mentiroso increíblemente atrevido, o un total lunático.

Sin embargo, como los anarquistas / voluntaristas nunca harían la absurda promesa de que sin los "gobiernos" nunca ocurrirá nada malo, la mayoría de estatistas continúan sintiendo terror a la idea de una sociedad sin "gobiernos".

(Nota personal del autor:

He descubierto que siempre que se da el tema de una sociedad sin "gobiernos" en mis discusiones con estatistas, casi sin falla ellos empezarán a hacer preguntas en voz pasiva:

¿Cómo es que se llevará a cabo esto, y cómo es que aquello se manejará?

Ellos hablan como si, inclusive en cuanto a sus propias vidas, ellos no son más que espectadores esperando a ver qué ocurrirá.

Esto es así porque, durante muchos de sus años formativos, especialmente durante su época "escolar", ellos no han sido más que espectadores.

Los guiones de sus vidas fueron escritos por otras personas – su destino fue determinado y decidido por la "autoridad", y no por ellos mismos.

Siendo así, en un esfuerzo para intentar que ellos escapen de esa mentalidad, cuando ellos me preguntan algo como:

"Bajo la anarquía, ¿cómo se llevará a cabo tal cosa?"

Yo respondo con: "¿Cómo es que tú lidiarías con eso?"

Cuando ellos preguntan: "¿Qué se haría sobre este problema potencial?"

Yo respondo: "¿Qué harías tú sobre ese problema?"

Y así, en esos momentos, ellos normalmente salen con ideas que son mejores que cualquier solución autoritaria.

El problema no es que ellos sean incapaces de estar a cargo de si mismos, sus futuros, y de hecho el futuro del mundo…

El problema es que a ellos nunca se les ha ocurrido que ellos ya están a cargo de si mismos, sus futuros, y el futuro del mundo.)

Aquel quien entiende que la "autoridad" es un mito no tienen ninguna obligación de explicar cómo es que funcionarían todos los aspectos de una sociedad libre…

Así como alguien que dice que Papá Noel no es real tiene alguna obligación de explicar cómo es que la navidad funcionará sin él.

Sin embargo, los estatistas con frecuencia insisten, como condición de si quiera considerar la posibilidad de una sociedad sin "gobiernos", que alguien les diga cómo es que todos los aspectos de las vidas de todos funcionarán sin "gobiernos".

Y por supuesto, con o sin el mito de la "autoridad", nadie sabe todo lo que puede ocurrir en el futuro, y es absurdo aferrarse a un mito definitivamente falso y auto-contradictorio…

El cual en si mismo ha llevado a que se lleven a cabo asesinatos, extorsiones y opresiones en masa, solo porque alguien falló en describir en detalle un mundo perfecto sin el mito.

La gente puede hacer sugerencias o predicciones sobre cómo es que diferentes aspectos de una sociedad libre podrían funcionar sin involucrar la "autoridad", y de hecho muchos tratados académicos hacen precisamente eso…

Pero una vez alguien de verdad entiende la demencia inherente en cualquier creencia en la "autoridad", él o ella nunca volverá a aceptar el mito sin importar lo que él o ella piense que pueda ocurrir sin él…

Así como un adulto nunca podría volver a creer en Papá Noel solo porque no sabe cómo es que la navidad podría funcionar sin él.

← Enseñando moralidad vs. Enseñando autoridad

→ Tú te gobiernas a ti mismo, y yo a mí mismo

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!