Obligación de hacer lo incorrecto | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Aunque todos somos conscientes de que existen "leyes" contra el robo y el asesinato (excepto cuando estos son cometidos en el nombre de la "autoridad")…

La persona promedio es totalmente inconsciente de los cientos de miles de páginas de otros estatutos, reglas y regulaciones expedidos por los gobiernos, a nivel federal, estatal y local.

Pero inclusive cuando ellos no tienen idea exactamente de lo que "la ley" permite y no permite, la mayoría de personas igual sostienen la creencia general de que "obedecer la ley" es algo bueno, y que "violar la ley" es algo malo.

De hecho, inclusive cuando una persona opone fuertemente una "ley" en particular, creyendo que es injusta…

Él o ella podría sostener la popular pero contradictoria creencia de que las "leyes" deben ser obedecidas, y que es justificado castigar a aquellos quienes las desobedecen.

De hecho esta paradoja psicológica es bastante común, ya que muchas personas vehementemente intentan hacer presión política para cambiar lo que consideran que son "leyes" malas…

Mientras que apoyan la idea de que mientras siga siendo la ley, la gente debe obedecerla.

Las contradicciones mentales de ese estilo son comunes en el contexto de la creencia en la "autoridad", pero es raro encontrarlas afuera de ella.

Por ejemplo, nadie argumentaría que aunque es moralmente malo intentar robar el bolso de una anciana, también es moralmente malo que la anciana se aferre a su bolso.

Pero el concepto de una "ley mala", en la mente de aquel que cree en la "autoridad", se reduce a una paradoja similar:

Un mandamiento malo, el cual también es malo desobedecer.

El espectador quien cree en la "autoridad" podría ver un mandamiento en particular, promulgado por los amos e implementado por los agentes de imposición…

Como un mandamiento sin importancia, innecesario, contraproducente, estúpido y/o injusto…

Pero al mismo tiempo cree que la gente de todas formas tiene la obligación moral de obedecer ese mandamiento simplemente porque es "la ley".

Ejemplos de los efectos de ese punto de vista abundan, los cuales oscilan entre lo mundano y lo terrorífico.

He aquí algunos:

1) A las 2:00 am, en una carretera ancha, recta y despejada, la cual pasa a través de una tierra de cultivo sin habitar, un conductor reduce la velocidad, pero no se detiene, ante una señal de "Pare" en una intersección.

Un policía de tránsito en moto, oculto en unos arbustos a unos cientos de yardas de distancia, enciende sus luces.

Casi cualquier persona, dados los hechos, estaría de acuerdo con que el conductor no hirió ni puso en peligro a nadie, ni la propiedad de nadie…

Pero aún así, la mayoría de personas estarían de acuerdo con que el policía tendría el derecho de exigirle dinero al conductor a través de una "multa".

En otras palabras, aunque las personas aceptan que lo único "malo" que hizo el conductor fue que lo que hizo era técnicamente "ilegal"…

Ellos creen que eso en sí mismo justifica robar al conductor a la fuerza.

Llevando esta situación un paso más allá, si el conductor intentara huir de la escena, en vez de aceptar la "multa"…

La mayoría de espectadores estarían de acuerdo con que el policía tendría el derecho de perseguir, capturar y aprisionar al conductor.

2) Un inspector "gubernamental", del "consejo de la salud" del estado, lleva a cabo una inspección en un restaurante.

El restaurante está perfectamente limpio y organizado, y el inspector no encuentra indicación de que allí haya algo que represente un riesgo para la salud de los clientes o los empleados.

Sin embargo, él de todas formas encuentra varias violaciones técnicas del "código" local para los restaurantes.

Como resultado de estas violaciones – no porque estas representen un peligro para nadie, pero solo porque "van en contra de las reglas" – el propietario del restaurante recibe una multa de cien dólares.

De nuevo, aunque el propietario del restaurante no le hizo daño a nadie, ni puso en peligro a nadie ni a la propiedad de nadie, la mayoría de personas ven como legítimo que el propietario sea atracado por parte de aquellos que actúan en nombre del "gobierno".

Y si el propietario intentara resistirse a ese atraco – ya sea intentando ocultar las "violaciones" técnicas, o sobornando al "inspector", o rehusándose a pagar la multa…

La mayoría de personas lo vería como un sujeto inmoral, y verían a los "agentes de imposición" como personas que tienen el derecho de hacer lo que sea necesario para hacer cumplir "la ley".

3) Un sujeto y su amigo salen de una fiesta. Suben al coche del sujeto, y este sujeto lleva a su amigo a su casa.

Sabiendo que conduciría, el sujeto no bebió nada de alcohol, aunque su amigo sí bebió.

El sujeto llega a la casa de su amigo, lo deja allí, y se dirige a su propia casa.

Él nota a la policía haciendo un retén de sobriedad más adelante, y recuerda que su amigo dejó una botella de cerveza medio llena en el coche.

Sabiendo que es "ilegal" tener un contenedor abierto de alcohol en su coche, él lo cubre.

El sujeto no le ha hecho daño a nadie, ni a puesto en peligro a nadie, y de hecho ha actuado de forma muy responsable, haciendo el papel de conductor designado para asegurarse de que su amigo llegue a casa con seguridad.

Sin embargo, él igual "violó la ley" al conducir su coche con una botella abierta de cerveza dentro de ella, y además al intentar ocultar la evidencia de ese hecho.

Si él hubiese sido capturado y arrestado, pocas personas verían al policía como un hombre malo en esta situación.

4) Un hombre le vende una escopeta con un barril que es un cuarto de pulgada más corto de lo que permite "la ley".

El arma no es más letal que una escopeta un cuarto de pulgada mas larga, y nadie que estuvo involucrado amenazó ni utilizó violencia contra nadie.

Pero el hombre, siendo pillado con ese artículo "ilegal", es sujeto a una invasión paramilitar a su propiedad, seguida por un enfrentamiento armado, el cual resulta en la muerte de varias personas.

Desafortunadamente, este ejemplo NO es hipotético – le ocurrió a Randy Weaver en Ruby Ridge, en el año 1992.

Y él no fue simplemente "pillado" vendiendo una escopeta "ilegal" – fue incitado a hacerlo por "agentes de imposición" en cubierto.

El resultado de la invasión armada en la propiedad de Weaver, y el enfrentamiento y asedio subsecuentes, fue que la esposa e hijo del señor Weaver fueron asesinados, y él y un amigo salieron lastimados.

Aunque sería absurdo que alguien declarara que existe una diferencia moral entre poseer una escopeta con barril de 18 pulgadas, y poseer una escopeta con barril de 17 y 3/4 de pulgadas…

Y aunque ese alegato fue toda la justificación "legal" para ese asalto y confrontación armada…

Muchos espectadores de todas formas le echarían la culpa a Randy Weaver, viéndolo como un hombre malo por haber sido convencido de quebrantar una "ley" completamente arbitraria e irracional (e irónicamente, inconstitucional de acuerdo a la constitución de Estados Unidos).

Ese es el poder de la creencia en la "autoridad":

Puede llevar a muchísimas personas a ver a una pandilla de matones sádicos como gente buena, y a sus víctimas como gente mala.

Para la mayoría de las personas "violar la ley", así no se especifique cuál "ley", automáticamente tiene una connotación negativa.

Ellos ven la desobediencia a la "autoridad" no solo como peligrosa, sino también inmoral.

Pero para aquel quien cree en los "gobiernos", algo mucho peor que cometer un "crimen" menor sin víctima es…

Desobedecer a un agente de la "autoridad".

El espectador promedio, al observar la interacción entre una figura de "autoridad" y cualquier otra persona, con frecuencia verá con desprecio a cualquier persona que:

* No responda inmediatamente y sumisamente cualquier pregunta

* Y no obedezca cualquier petición

De una persona con una insignia.

Inclusive si la víctima coopera, pero exhibe una "mala actitud" hacia la figura de "autoridad" – cualquier actitud diferente a sumisión dócil…

Muchos espectadores rápidamente condenarán a aquel que no adopte una actitud sumisa.

Y aquel que huya de la policía, inclusive si él o ella no ha hecho nada malo en primer lugar, será visto con desprecio por parte de la mayoría de gente.

Y cuando alguien que huye, o se oculta, o se rehúsa a cooperar, recibe una paliza, es torturado, o inclusive asesinado por los "agentes de imposición"…

Muchos espectadores opinarán que la víctima debía haber hecho lo que la policía le decía.

Y cuando alguien activamente se resiste a una figura de "autoridad", pocos tienen las agallas de tomar el lado de esa persona sin importar cuales sean las circunstancias…

Inclusive si solo toma el lado de la persona en la forma de decir algunas palabras.

Así como un perro bien entrenado no morderá a su amo, inclusive si es maltratado de forma sádica y cruel…

Aquellos quienes han sido entrenados a inclinarse ante la "autoridad" usualmente son psicológicamente incapaces de levantar un dedo para defenderse a sí mismos, y mucho menos a otra persona, contra cualquier agresión cometida hacia ellos en el nombre de la "ley", el "gobierno", y/o la "autoridad".

Ciertamente, debido a su adoctrinamiento autoritario, la mayoría de personas condenarían a sus prójimos con entusiasmo, en vez de unirse a ellos para resistir la tiranía.

Por supuesto, hay una diferencia entre decir que no es inteligente que alguien haga algo, y decir que es inmoral hacer algo.

Una cosa es decir que es estúpido que alguien "ofenda verbalmente" a un policía, y otra es decir que hacer eso en realidad es inmoral, y que el que lo haga se merece cualquier abuso o castigo que vaya a recibir.

Los creyentes en la "autoridad" con frecuencia expresan esta segunda opinión cuando cualquier persona "desafía a la policía", sin importar la razón.

La idea de la gente promedio imponiendo justicia sobre los caprichosos "agentes de imposición" aterroriza existencialmente a los estatistas, inclusive cuando el "agente de imposición" ha hecho algo tan serio como cometer un asesinato.

En los ojos de los bien adoctrinados, la única medida "civilizada" en una situación así es rogarle a alguna otra "autoridad" que arregle las cosas, pero jamás "tomar la ley por mano propia".

La gente puede quejarse sobre la injusticia "legal", e inclusive condenarla, pero pocos son si quiera capaces de considerar la posibilidad de participar en resistencia "ilegal" premeditada…

Inclusive cuando los agentes del "gobierno" están infligiéndole brutalidad despiadada a víctimas desarmadas y no-violentas.

Y si a través de un lavado de cerebro prolongado, un gran grupo de personas puede ser dejada psicológicamente incapaz de resistir las opresiones hechas en el nombre de la "autoridad"…

Entonces no hace ninguna diferencia si esas personas tienen formas físicas de resistirse o no.

Los tiranos modernos y sus "agentes de imposición" siempre son superados en número (y en algunos casos hasta en armas) por sus víctimas, en una proporción de uno a cien o mil.

Pero aún así los tiranos siguen manteniendo el poder, no porque la gente carece de la capacidad física de resistirse…

Sino porque, como resultado de su profundamente inculcada creencia en la "autoridad", ellos carecen la habilidad mental de resistirse.

Como dijo Stephen Biko: "El arma más potente en las manos de los opresores es la mente de los oprimidos."

← Imaginando que la maldad "legal" es buena

→ La doble moral en la violencia

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!