Pensando y hablando de forma diferente | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Muchos de los términos que la gente usa, y las discusiones que tienen diariamente, están basadas en la suposición de que la "autoridad" puede existir.

Al escuchar y repetir constantemente todo ese dogma basado en superstición, casi todos refuerzan el mito sin querer, tanto en sus propias mentes como en las mentes de aquellos a quienes les hablan.

La propaganda autoritaria es tan ubicua que para las masas no se siente para nada como un "mensaje", sino que se siente como simplemente "hablar sobre lo que es".

La mayoría de lo que tratan casi todos los libros de historia es sobre…

* Quién gobernó qué área, y cuando

* Qué régimen autoritario conquistó a otro régimen autoritario

* Qué individuos o partidos políticos llegaron al poder

* Qué formas de "gobierno" y tipos de "política pública" tuvieron los varios imperios

* Y así

Ellos hablan sobre elecciones, quién sostenía el poder detrás de escena, qué "leyes" fueron aprobadas, que "impuestos" se cobraban, y lo que la gente pensaba sobre sus "líderes".

La premisa subyacente, la cual es fuerte y clara inclusive si nunca es discutida abiertamente, es que es tanto inevitable como legítimo que haya una clase gobernante…

Es decir, alguna variedad de gobernante supremo con el derecho de controlar a la fuerza a todas las demás personas.

El mensaje continúa siendo una temática subyacente y constante de casi todo lo que se escribe en los periódicos, o se transmite en shows de radio, televisión e Internet.

Los reportes de noticias, ya sean locales o nacionales, hablan sobre…

* Qué "legislación" han pasado los "representantes" o "congresistas"

* Qué hicieron ese día los "agentes de imposición"

* Qué candidatos se han postulado para obtener un "cargo público"

* Qué "políticas públicas" soportan

* Y así

La forma en que cada una de estas cosas es reportada, está manchada enormemente por la superstición de la "autoridad".

Por supuesto, la forma en que la gente piensa afecta la forma en la que hablan, y cada persona está expresando constantemente sus propias creencias fundamentales, inclusive en discusiones que parecen triviales.

Compara cómo sería posible que la misma situación y eventos exactos sean reportados, primero por alguien que cree en la "autoridad", y luego por alguien que no:

Con la superstición:

"Hoy el gobierno local de Springfield ha impuesto un incremento del cuatro por ciento en las tarifas de permiso de construcción locales.

Los fondos serán utilizados para financiar un programa para proveerle ayuda médica a los ciudadanos de la tercera edad."

Sin la superstición:

"Hoy el sindicato criminal organizado de la localidad le ha hecho una amenaza formal a cualquier persona que esté haciendo construcciones o renovaciones en Springfield, demandando cuatro por ciento más que el grupo que previamente le demandaba a esas personas.

Los matones dicen que su intención es usar el dinero que roben para financiar un programa para proveerle ayuda médica a los ciudadanos de la tercera edad."

Cuando alguien escapa de la superstición de la "autoridad", sus patrones de pensamiento, y por lo tanto sus patrones de habla, cambian drásticamente.

Él o ella ya no usa eufemismos que ayudan a legitimar la violencia "legal":

Por ejemplo, la persona describe a los "recolectores de impuestos" como lo que son: Extorsionistas profesionales.

Describe a los "agentes de imposición" como lo que realmente son: Matones contratados por los políticos.

Y describe las "leyes" como lo que realmente son: Amenazas de los políticos.

La persona no se describe a si misma orgullosamente como un "buen ciudadano que paga sus impuestos", ya que esa persona reconoce lo que ese término en realidad significa:

Aquel que orgullosamente permite ser robado y controlado por megalomaníacos hambrientos de poder.

A la mayoría de estatistas se les dificulta imaginarse un mundo en el que no exista ninguna máquina centralizada intentando controlar a todas las demás personas.

Sin embargo, a algunos les parece igualmente difícil imaginarse un mundo en el que ellos mismos no estén siendo controlados a la fuerza.

El pensamiento de mirar al mundo y no sentirse subyugado por nadie, sin sentir ninguna obligación de obedecer las "leyes" de otros, es totalmente ajeno a cualquier otra cosa que hayan contemplado antes.

Y por triste que sea, a muchas personas se les dificulta mucho el siquiera imaginarse un mundo en el cual no haya…

* Nadie ante quien se tengan que inclinar

* Ninguna legislatura a la cual subyugarse

* Y ninguna "ley" o "regla" que esté por encima de sus propias consciencias

Ideas así están a años luz de lo que a casi todos nos han enseñado a creer, y aceptar una visión de la realidad tan drásticamente diferente se siente como un profundo despertar existencial.

Aquel que ha escapado del mito se dice a si mismo algo como esto:

"¿Acaso la persona que sea, o el grupo de personas que sea, tiene el derecho de exigir pagos de mi parte, por algo que yo no pedí, y que no quiero financiar?

Por supuesto que no.

Si no estoy cometiendo agresión contra nadie (por medio de fuerza y/o fraude), ¿acaso alguien tiene el derecho de forzarme a tomar decisiones que ellos quieren que yo tome?

Por supuesto que no.

¿Acaso yo tengo el derecho de resistir una agresión así?

Por supuesto que sí.

¿Acaso cualquier persona, o cualquier grupo de personas, posee algún derecho que yo no poseo?

Por supuesto que NO. ¿Cómo rayos, y de donde, hubiesen obtenido derechos así?

¿Acaso yo, en la época y lugar que sea, bajo cualquier circunstancia, tengo la obligación de hacer algo diferente a lo que dicte mi consciencia?

¿Existe alguna situación en la que los decretos o 'leyes' de una supuesta 'autoridad' podrían obligarme a mi, en cualquier forma y hasta cualquier grado, a abandonar mi albedrío, o ignorar mi propio sentido del bien y el mal?

Por supuesto que no."

← Un mundo sin gobernantes

→ Enseñando moralidad vs. Enseñando autoridad

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!