Por qué el mito es tentador | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Antes de demostrar que la "autoridad" no puede existir, cabe mencionar por qué alguien querría que algo así existiera.

Es obvio por qué aquellos que buscan dominar a otros quieren que existan los "gobiernos":

Eso les da un mecanismo fácil, y supuestamente legítimo, por medio del cual pueden controlar a otros a la fuerza.

¿Pero por qué es que otras personas, aquellos que están siendo controlados, quieren que exista la "autoridad"?

La mentalidad de los estatistas usualmente empieza con una preocupación razonable, pero termina con una "solución" demente.

La persona promedio que observa el mundo, sabiendo que hay miles de millones de seres humanos en él, y muchos de ellos son hostiles y/o estúpidos…

Naturalmente quiere algún tipo de certeza de que él o ella será protegido de todas las cosas negligentes y maliciosas que otros puedan hacer.

La mayoría de creyentes en los "gobiernos" abiertamente describen esa como la razón por la que los "gobiernos" son necesarios:

Porque no se puede confiar en la gente, porque en la naturaleza humana está el robar, el ser violento, etc.

Los estatistas con frecuencia aseguran que sin una autoridad controladora, sin un "gobierno" creando e imponiendo las reglas de la sociedad sobre toda la gente…

* Todo conflicto terminaría en sangre

* Habría poca o nada de cooperación

* El comercio dejaría de existir

* El mundo se convertiría en "cada uno por su cuenta"

* Y la humanidad se degradaría a una existencia al nivel de los cavernícolas, o al de la saga de Mad Max

Con frecuencia, incorrectamente se asume que el debate entre el estatismo y el anarquismo (o voluntarismo) es una pregunta sobre si la gente es inherentemente buena y confiable, y que por lo tanto no hay necesidad de controladores…

O que la gente es inherentemente mala y no confiable, y por lo tanto necesita de "gobiernos" para controlarlos.

Pero la verdad es que sea que los humanos son todos buenos, todos malos, o sea mitad y mitad, la creencia en la "autoridad" igual es una superstición irracional.

Pero la excusa más popular para los "gobiernos" – que la gente es mala y necesita ser controlada – sin querer expone la demencia inherente al estatismo.

Si los seres humanos son tan descuidados, estúpidos y maliciosos que no se puede confiar en que ellos hagan lo correcto por su cuenta…

¿Cómo rayos es mejorada esa situación si tomamos un subconjunto de esos mismos seres humanos descuidados, estúpidos y maliciosos, y les damos el permiso social de controlar a todos los demás a la fuerza?

¿Cómo es que alguien cree que reorganizar un grupo de bestias peligrosas las hará más civilizadas?

La respuesta apunta a la naturaleza mitológica de la creencia en la "autoridad":

Los autoritarios no buscan una simple organización especial de seres humanos, sino que buscan el involucramiento de una entidad súper-humana, con derechos que los seres humanos no tienen, y con virtudes que los seres humanos no tienen, las cuales pueden ser usadas para mantener a raya a esos humanos no-confiables.

Decir que los seres humanos son tan defectuosos que necesitan ser controlados – una idea común entre los estatistas – implica que algo diferente a los seres humanos necesita llevar a cabo el control.

Pero sin importar qué tan fuertemente estudies los "gobiernos", encontrarás que estos siempre son operados por personas.

Decir que el "gobierno" es necesario porque las personas son no-confiables es tan irracional como decir que si alguien está siendo atacado por un enjambre de abejas la solución es crear una jerarquía autoritaria entre las abejas, asignándole a algunas abejas el deber de prevenir que otras abejas hagan daño.

Sin embargo, sin importar lo peligrosas que sean las abejas, una "solución" así es ridícula.

Lo que los creyentes realmente quieren de un "gobierno" es un enorme e imparable poder que será usado para bien.

Pero no existe ningún truco mágico, ya sea político o de cualquier otra naturaleza, capaz de garantizar que siempre ocurrirá justicia, que los "chicos buenos" siempre ganarán, o que los inocentes siempre serán protegidos y cuidados.

Ese salvador gigante, súper-humano y mágico que los estatistas insisten que se necesita para salvar a la humanidad de sí misma, no existe.

Por lo menos en este planeta los seres humanos estamos en la cima – no hay nada encima de nosotros para controlarnos y hacernos comportar apropiadamente, y alucinar una entidad súper-humana no la hace real, ni tampoco ayuda la situación.

← Abandonando el mito

→ La religión del "gobierno"

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!