¿Quién les dio ese derecho? | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Existen varias formas de demostrar que la mitología que se le ha enseñado al público sobre los "gobiernos" es auto-contradictoria e irracional.

Una de las formas más simples es hacer la siguiente pregunta:

¿Cómo es que uno obtiene el derecho de gobernar a otra persona?

Las supersticiones de la antigüedad aseguraban que ciertas personas eran designadas por un dios, o un grupo de dioses, para que gobernaran sobre otras personas.

Varias leyendas cuentan eventos sobrenaturales (como la mujer del lago, la espada en la piedra, etc.) que determinaban quién obtendría el derecho a gobernar sobre otros.

Afortunadamente, en su mayoría, la humanidad ha dejado atrás esas bobas supersticiones.

Desafortunadamente, esas han sido reemplazadas por supersticiones nuevas que son todavía menos racionales.

Por lo menos en los mitos antiguos se le atribuía a un "ser superior" la tarea de designar a ciertas personas como gobernantes – algo que una deidad podría hacer, aunque sea en teoría.

Sin embargo, las justificaciones modernas para la "autoridad" declaran lograr la misma increíble hazaña, pero sin ayuda sobrenatural.

En resumen, a pesar de todos los complejos rituales y retorcidas racionalizaciones, todas las creencias modernas en los "gobiernos" yacen sobre la noción de que simples mortales pueden, a través de ciertos procedimientos políticos…

Otorgarle a un grupo de personas varios derechos que ninguna de todas esas personas tienen.

Si lo analizas, la demencia inherente de esa noción debería ser obvia.

No existe ningún ritual o documento a través del cual un grupo de personas puede delegarle a alguien más un derecho que nadie en el grupo posee.

Y esa evidente verdad, por sí sola, destruye cualquier posibilidad de que pueda existir un "gobierno" legítimo.

La persona promedio cree que un "gobierno" tiene el derecho de hacer cosas que el individuo promedio no tiene el derecho a hacer.

Entonces, la pregunta obvia es:

¿Cómo, y de quién, es que aquellos en los "gobiernos" adquirieron esos derechos?

Por ejemplo, sea que lo llamemos "robo" o "cobro de impuestos", ¿cómo es que aquellos en los "gobiernos" adquirieron el derecho a tomar por la fuerza la propiedad de aquellos que se la ganaron justamente?

Ningún votante tiene el derecho de hacer eso. Siendo así, ¿cómo es posible que los votantes puedan haberle dado un derecho así a los políticos?

Hoy en día, todo el estatismo está basado enteramente en la suposición de que la gente puede delegar derechos que ellos no tienen.

Inclusive la constitución de los Estados Unidos pretendía darle al "congreso" el derecho de "cobrar impuestos" y "regular" ciertas cosas, aunque los autores mismos de ese trozo de papel no poseían esos derechos, lo cual les hacía imposible haberle otorgado derechos así a ninguna otra persona.

Siendo que cada persona tiene el derecho a "gobernarse" a sí misma (por esquizofrénica que esa idea pueda sonar), esa persona puede, por lo menos en teoría, autorizar a alguien más para hacerlo…

Pero un derecho que esa persona NO posee, y por lo tanto no le puede delegar a otros, es el derecho de gobernar a alguien más.

Y si el "gobierno" solo gobernara a aquellos individuos quienes voluntariamente le hayan delegado al "gobierno" su derecho de "gobernarse" a sí mismos… entonces esa organización no sería un "gobierno".

Por cierto, el número de personas involucradas no afecta esta lógica:

Declarar que una mayoría puede otorgarle a alguien un derecho que ningún individuo en esa mayoría posee…

Es tan irracional como asegurar que tres personas, quienes no tienen coches ni dinero para comprarlos, pueden darle un coche a alguien más.

Para ponerlo en términos más simples: Tú no puedes darle a alguien más algo que no posees.

Y esa simple verdad, por sí sola, descarta a todos los "gobiernos"…

Ya que si aquellos que están en un "gobierno" solo poseen aquellos derechos que poseen quienes los pusieron en el poder, entonces el "gobierno" pierde aquel ingrediente que lo convierte en "gobierno":

El derecho de gobernar sobre otros – la "autoridad".

Si esa entidad tiene los mismos derechos y poderes que tienen las demás personas, entonces no hay razón para llamarla "gobierno".

Y si los políticos no tienen más derechos que los que tú tienes, todas las demandas y mandamientos que ellos hacen, todos sus rituales políticos, los libros de "leyes", las cortes, y todo eso…

Se reducen a nada más que los síntomas de una profunda y fantasiosa psicosis.

Nada de lo que ellos hagan puede tener legitimidad alguna, así como si tú hicieras esas mismas cosas tampoco serían legítimas…

A menos que ellos de alguna forma obtuviesen derechos que tú no tienes.

Y eso es imposible, ya que nadie en el planeta Tierra, ni ningún grupo de personas en el planeta, pudo haberles dado esos derechos súper-humanos.

Ningún ritual político puede alterar la moralidad.

Ninguna elección puede convertir un acto malvado en un acto bueno.

Si es malo que tú hagas algo, es malo que aquellos en los "gobiernos" hagan ese algo.

Y si la misma moralidad aplica para ti, también aplica para aquellos en los "gobiernos" – si aquellas personas en "cargos públicos" no tienen más derechos que tú – entonces el "gobierno" deja de ser "gobierno".

Si se juzgan bajo los mismos estándares que otros mortales son juzgados, aquellos que usan la etiqueta de "gobierno" no son más que una banda de matones, terroristas, ladrones y asesinos, y sus acciones carecen de cualquier legitimidad o "autoridad".

Ellos no son más que una pandilla de bandidos quienes insisten en que varios documentos y rituales les han dado el derecho a ser bandidos.

Pero tristemente, la gran mayoría de sus víctimas les creen.

← Añadiendo más violencia inmoral

→ Alterando la moralidad

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!