Ramificaciones de la superstición | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Existe una gran colección de terminología que surge del concepto de la "autoridad".

Lo que todos esos términos tienen en común es que implican una cierta legitimidad de que un grupo de personas controle a otro grupo de personas, a la fuerza.

He aquí algunos ejemplos:

"Gobierno": Como se mencionó antes, "gobierno" es simplemente el término que se usa para referirnos a la organización o grupo de personas que otros imaginan que tienen el derecho a gobernar.

Muchos otros términos que describen partes del "gobierno" (como "presidente", "congresista", "juez" y "legislatura") refuerzan la supuesta legitimidad de la clase gobernante.

"Ley": Los términos "ley" y "legislación" tienen connotaciones muy diferentes a las palabras "amenaza" y "comando".

De nuevo, la diferencia depende de si otros se imaginan que quienes declaran e imponen esas "leyes" tienen el derecho de hacer eso.

Si una banda criminal le da órdenes a todos en su vecindario, nadie llama esas órdenes "leyes".

Pero si el "gobierno" da ordenes a través del proceso "legislativo", casi todos las llaman "leyes".

Pero la verdad es que toda "ley" autoritaria es una orden respaldada por la amenaza de retaliación agresiva hacia aquellos que no la cumplan.

Sea que estemos hablando de una "ley" contra cometer asesinatos, o contra construir una plataforma de madera en tu jardín sin un permiso de construcción, una "ley" no es ni una sugerencia ni una petición…

Sino un comando respaldado por la amenaza de la violencia, sea en la forma de confiscación forzada de propiedad (por ejemplo, multas), o por medio del secuestro de un ser humano (es decir, encarcelamiento).

Lo que podría ser denominado como "extorsión" si lo hace un ciudadano promedio es llamado "cobro de impuestos" cuando lo hacen personas que otros imaginan que tienen el derecho a gobernar.

Lo que normalmente sería visto como acoso, asalto, secuestro, y otras ofensas, usualmente son vistas como "regulación" e "imposición de la ley" cuando esas cosas son llevadas a cabo por aquellos que declaran representar a la "autoridad".

Por supuesto, usar el término "ley" para describir las propiedades inherentes del universo, como las leyes de la física y las matemáticas, es algo que no tiene nada que ver con el concepto de la "autoridad".

Además, también existe otro concepto llamado la ley natural, la cual es muy diferente a la "ley" estatutaria (es decir, la "legislación").

El concepto de la ley natural es que existe un estándar del bien y el mal que es intrínseco a la humanidad, el cual no depende de ninguna "autoridad" humana, y que de hecho desbanca a toda "autoridad" humana.

Aunque ese concepto fue el tema de muchas discusiones en el pasado no muy distante, hoy en día es raro escuchar a los estadounidenses (y por supuesto, a personas de otros países) usar el término "ley" bajo el contexto de la ley natural.

Siendo así, cuando hablamos de "ley" en este libro no nos estamos refiriendo a la ley natural, sino a la "ley" estatutaria.

"Crimen": Un derivado del concepto de la "ley" es el concepto del crimen.

La frase "cometer un crimen" obviamente tiene una connotación negativa.

La noción de que "violar la ley" es moralmente incorrecto implica que la orden que está siendo desobedecida es inherentemente legítima, basada únicamente en quien dio la orden.

Si una banda de matones le dice al propietario de una tienda, "denos la mitad de sus ganancias o le damos una paliza", nadie consideraría al dueño de la tienda un "criminal" si él o ella resistiera una extorsión así.

Pero si la misma demanda es hecha por aquellos que usan la etiqueta de "gobierno", con la orden siendo llamada "ley" e "impuestos", entonces ese mismo dueño de tienda sería visto, casi por todo el mundo, como un "criminal" que se rehusó a obedecer.

Los términos "crimen" y "criminal" por sí solos ni siquiera dan una pista de qué "ley" es la que se desobedeció.

Es tanto un "crimen" el pasarse lentamente una luz roja en una intersección sin coches, como es un "crimen" el asesinar a tu vecino.

Hace cien años era un "crimen" enseñarle a un esclavo a leer.

En la Alemania de los años 1940s era un "crimen" esconder judíos de la SS Nazi.

En Pensilvana, es un "crimen" dormir dentro de, o sobre una nevera, afuera de tu casa.

Literalmente, cometer un "crimen" significa desobedecer las ordenes de los políticos, y un "criminal" es cualquier persona que lo haga.

De nuevo, términos así tienen una connotación obviamente negativa.

La mayoría de personas no quieren que otros los llamen "criminales", y usan el término "criminal" como un insulto.

De nuevo, esto implica que la "autoridad" que declara e impone las "leyes" tiene el derecho de hacerlo.

"Legisladores": Existe una extraña paradoja en el concepto de los "legisladores", en cuanto a que ellos son percibidos como personas que tienen el derecho de dar órdenes, imponer "impuestos", regular comportamiento, y controlar coercitivamente a las personas…

Pero solo si lo hacen por medio del proceso "legislativo".

La gente en las legislaturas del "gobierno" es vista como gente que tiene el derecho a gobernar, pero únicamente si ejercen su supuesta "autoridad" por medio de ciertos rituales políticos aceptados.

Cuando lo hacen, la gente imagina que los "legisladores" tienen el derecho exclusivo de dar órdenes, y de contratar personas para imponerlas – un derecho que otros individuos NO poseen.

Poniéndolo de otra forma, el público general honestamente se imagina que la moralidad es diferente para los "legisladores" que para las demás personas.

Exigir dinero bajo la amenaza de violencia es robo inmoral si la mayoría de personas lo hacen, pero es visto como "cobro de impuestos" cuando los políticos lo hacen.

Mandar a la gente, y controlar sus acciones a la fuerza, es visto como acoso, intimidación y asalto cuando la mayoría de personas lo hacen, pero es visto como "regulación" e "imposición de la ley" cuando los políticos lo hacen.

Ellos son llamados "legisladores" en vez de "amenazadores", porque sus órdenes – si son hechas por medio de ciertos procedimientos "legislativos" – son vistas como inherentemente legítimas.

En otras palabras, los "legisladores" son vistos como "autoridad", y la obediencia a sus mandamientos legislativos es visto como un imperativo moral.

"Imposición de la ley:" Uno de los ejemplos más comunes de "autoridad", el cual muchas personas ven a diario, usa la etiqueta de "policía" o "imposición de la ley".

El comportamiento de esos "agentes de imposición", y la forma en que son vistos y tratados por otros, muestra claramente que ellos no son vistos como simples personas, sino como representantes de la entidad llamada "autoridad", para quienes se cree que aplican diferentes estándares de moralidad.

Supón, por ejemplo, que alguien está conduciendo su coche sin usar su cinturón de seguridad.

Si otro ciudadano promedio nota lo que él o ella está haciendo, forzara a ese conductor a detenerse, y le exigiera una larga cantidad de dinero, el conductor se sentiría ultrajado.

Eso sería visto como extorsión, acoso, y posiblemente asalto y hasta secuestro.

Pero si uno declara que está actuando bajo la bendición del "gobierno", y hace exactamente lo mismo, poniendo a parpadear sus luces, persiguiendo al conductor si él o ella no se detiene, y dándole una "multa" que debe pagar…

Acciones así son vistas por la mayoría de personas como acciones perfectamente legítimas.

En un sentido muy real, la gente que usa insignias y uniformes no son vistas como simples personas por todos los demás…

No, ellos son vistos como el tentáculo de una cosa abstracta llamada la "autoridad".

Y como resultado, qué tan apropiado es el comportamiento de un "oficial de policía", y qué tan correctas son sus acciones, se mide a partir de un estándar muy diferente al estándar con el que se mide el comportamiento de toda la demás gente.

Esa gente con insignias son juzgadas a partir de qué tan bien imponen "la ley", en vez de si sus acciones individuales cumplen los estándares naturales del bien y el mal que aplican a todo el mundo.

La diferencia la expresan los mismos "agentes de imposición", quienes con frecuencia defienden sus acciones diciendo cosas como "yo no hago las leyes, solo las impongo."

Claramente, ellos esperan ser juzgados únicamente a partir de con qué tanta precisión llevan a cabo la voluntad de los "legisladores", en vez de si ellos se están comportando como seres humanos racionales y civilizados o no.

"Países" y "Naciones": Los conceptos de "ley" y "crimen" son obvias ramificaciones de los conceptos de "gobierno" y "autoridad", pero muchas otras palabras en el idioma español son cambiadas por la creencia en la "autoridad", o existen totalmente debido a esa creencia.

Un "país" o "nación", por ejemplo, es un concepto enteramente político.

La línea alrededor de un "país" es, por definición, la línea que define el área sobre la cual una "autoridad" en particular declara su derecho a gobernar, la cual distingue la localización de las otras áreas sobre las cuales otras "autoridades" declaran su derecho a gobernar.

Ciertamente las localizaciones geográficas son muy reales, pero el término "país" no se refiere solo a un lugar, sino que siempre se refiere a una "jurisdicción" política (otro término que surge de la creencia en la "autoridad").

Cuando las personas hablan sobre amar a su país, ellos rara vez son capaces de definir lo que eso significa, pero a final de cuentas, lo único que la palabra "país" puede significar no es el lugar, o la gente, o cualquier principio o concepto abstracto…

Sino el territorio que una cierta pandilla declara que tiene el derecho a gobernar.

Bajo la luz de ese hecho, el concepto de amar el país de uno es una idea bastante extraña:

Esta no expresa más que un apego psicológico a los otros súbditos quienes son controlados por la misma clase gobernante…

Lo cual no es para nada lo que la mayoría de personas se imaginan cuando sienten lealtad nacional y patriotismo.

La gente puede sentir cariño hacia cierta cultura, o hacia una cierta localización y hacia la gente que vive allí, o hacia una idea filosófica, y confundir eso por cariño hacia un país…

Pero a final de cuentas, un "país" es simplemente un área que un "gobierno" en particular declara que tiene el derecho a gobernar.

Eso es lo que define las fronteras, y son esas fronteras las que definen al "país".

← No existe algo así

→ Intentando racionalizar lo irracional

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!