Tolerancia real | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

La creencia en la "autoridad" es tan fuerte que muchas personas automáticamente asocian el desaprobar algo, con querer que el "gobierno" lo haga "ilegal".

En sus vidas privadas, la mayoría de personas nunca soñarían con recurrir a la violencia contra cada persona que se encontraran cuyos hábitos o estilos de vida les parecieran desagradables.

Casi todo el mundo, con regularidad, tolera las decisiones y comportamientos de otras personas que no aprueban.

Por supuesto, "tolerar" algo simplemente significa permitir que ese algo exista (es decir, abstenerse de intentar detenerlo a la fuerza) – NO significa ni aprobarlo ni justificarlo.

La verdadera tolerancia es lo que permite que la gente con puntos de vista y sistemas de creencia diferentes coexistan pacíficamente.

Irónicamente, la "tolerancia" con frecuencia es usada por los estatistas como una excusa para participar en la intolerancia.

Por ejemplo, si un empleador elige no contratar a alguien basándose en la raza, religión (o carencia de esta), orientación sexual, o alguna otra característica general de una persona…

Algunos le llamarán a eso "intolerancia" (lo cual no es cierto), y luego le pedirán a la "autoridad" a que usen la fuerza de la "ley" para obligar al empleador a contratar a quien sea que la "autoridad" considere que debería contratar.

Y ESO es lo que es intolerancia, ya que se reduce a no permitir que una persona tome sus propias decisiones sobre con quién tener asociaciones, y con quién comerciar.

Ese es solo uno de los muchos ejemplos de cómo la creencia en la "autoridad" exacerba las diferencias, e introduce violencia en donde de otra forma no ocurriría.

Hay varias formas no-violentas en las cuales la gente puede disuadir comportamientos que no aprueban.

Considera el ejemplo de un propietario de un negocio que se rehúsa a contratar a personas negras (lo cual, por muy repugnante que pueda ser, NO constituye un acto de agresión):

Aquellos a quienes esa política les parezca ofensiva pueden boicotear el negocio de la persona, o manifestarse sobre las prácticas y/o creencias de esa persona.

Pero en su lugar, la respuesta común a una situación así es que los estatistas le pidan a aquellos en la "autoridad" que le impongan decisiones supuestamente justas e iluminadas a todo el mundo.

Lo mismo es verdad para muchos otros problemas sociales:

La lucha sobre si el matrimonio entre parejas del mismo sexo debería ser "legalmente" reconocido o ser "ilegalizado" no es más que una competencia de intolerancia por parte de ambos lados.

No se puede justificar el prevenir a la fuerza que dos hombres o dos mujeres digan que están casados…

Ni tampoco es justo forzar a las demás personas a reconocer una relación así como un "matrimonio".

La noción de que todos deben tener la misma idea de lo que constituye un matrimonio (o cualquier otra cosa) es un síntoma de un fascismo de conformidad.

De la misma forma, las leyes contra la "obscenidad" buscan limitar a la fuerza lo que la gente puede leer o ver.

Las "leyes anti-narcóticos", además de mucho de lo que hace la FDA (Food and Drug Administration – Administración de Alimentos y Medicamentos), o la institución equivalente en tu país de origen…

Constituyen intentos para limitar a la fuerza las sustancias que la gente puede ingerir.

Las "leyes de salario mínimo" intentan controlar a la fuerza los acuerdos de empleo que dos personas pueden llevar a cabo.

Las leyes de "anti-discriminación" buscan forzar a la gente a hacer negocios y asociaciones que no desean hacer.

"Leyes" como el "acta de estadounidenses con incapacidades" son intentos para usar la fuerza, en el nombre de la "justicia", para controlar los servicios que la gente puede ofrecer, como hacer cerrar un negocio si el propietario no tiene los fondos para instalar una rampa para sillas de ruedas.

Todas esas "leyes", todos esos actos de "autoridad" y "gobierno", son actos de agresión…

Y eso es exactamente lo opuesto a la tolerancia.

Es absurdo intentar forzar a la gente para que sea amable, o justa, o compasiva, no solo porque la agresión es inherentemente equivocada, sino también porque nunca habrá una sola idea de lo que es amable, justo y compasivo.

Que millones de personas luchen constantemente para tomar control de la espada de la "autoridad", cada uno esperando imponer a la fuerza sobre todos los demás su visión de lo que es "bueno"…

Es lo que ha sido la causa directa de la mayor cantidad de violencia y opresión en la historia.

Aunque puede parecer contradictorio, este hecho es históricamente indisputable:

La mayoría de la maldad cometida a través de la historia ha venido de intentos de usar la "autoridad" para lograr cosas buenas.

Por ejemplo, la constitución de la Unión Soviética describía a una "autoridad" que trataría a todos por igual, sin importar su raza o religión, ocupación o sexo, y que preservaría los derechos individuales de todos los ciudadanos en sus vidas económicas, políticas y sociales.

Los "derechos" enumerados en la constitución soviética incluían:

* La libertad de expresión

* La libertad religiosa

* El derecho a trabajar

* El derecho a descansar y al ocio

* El derecho a una vivienda

* El derecho a la educación

* El derecho a la salud

* Y el derecho de que los ciudadanos sean cuidados en su vejez

* Entre otras cosas

Sin embargo, el resultado en el mundo real de este experimento que sonaba muy noble fue:

* Represión y violencia constantes

* Acoso e intimidación

* Esclavitud económica

* Suspensión forzada de pensamientos y opiniones

* Pobreza diseminada

* Y el asesinato de decenas de millones de seres humanos, muchos por medio de hambrunas orquestadas intencionalmente

La constitución de la república popular de China es muy similar a la de la Unión Soviética, y los resultados fueron similares:

Tiranía, represión violenta, y asesinatos en masa.

(El intento de las "autoridades" chinas de usar la violencia del estado para reducir el crecimiento de la población ha tenido resultados particularmente horrendos y deplorables.)

Los tiranos siempre han profesado tener las más nobles intenciones respaldando sus acciones…

Pero inclusive las buenas intenciones, cuando se les añade la creencia en la "autoridad", siempre resultarán en violencia inmoral, a veces en una cantidad incomprensible.

Inclusive sin todos los ejemplos históricos, debería ser obvio que intentar alcanzar la compasión y la justicia, el amor y la virtud, la cooperación y la hermandad, por medio de la agresión y violencia autoritarias, es una completa locura…

Y que los "gobiernos", por su misma naturaleza, como herramientas para controlar a la gente a la fuerza, nunca podrán llevar a la justicia, paz y armonía.

También vale la pena notar que tanto la izquierda como la derecha política están enamoradas con el concepto de la "igualdad":

La derecha política lucha por que haya igualdad ante "la ley", y la izquierda lucha para que haya igualdad de resultados en las vidas de la gente.

Pero ninguno de ellos quiere igualdad de verdad, ya que ambos eximen a la clase gobernante de esa "igualdad".

La verdadera igualdad descarta a todos los "gobiernos", ya que un gobernante y un súbdito obviamente nunca podrán ser iguales.

Lo que los estatistas en realidad quieren es igualdad entre los esclavos, pero una desigualdad gigantesca entre los esclavos y los amos.

Esto nuevamente muestra que desde su punto de vista los "gobiernos" son seres sobrehumanos, ya que nunca se les ocurre que al luchar por la "igualdad para todos", esa igualdad debería incluir también a los políticos, policías y soldados.

← Cobardía "conservadora"

→ Grande o pequeña, de izquierda o derecha, sigue siendo maldad

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!