Una sociedad diferente | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

Hoy en día, la mayoría de personas asocian la idea de "todos haciendo lo que deseen" con caos y muerte…

Y asocian la orden y la civilización con todo el mundo siendo obediente y "respetuoso de las leyes".

Sin embargo, sin el mito de la "autoridad", la gente tendría una mentalidad muy diferente.

Sin una "autoridad" a seguir y obedecer ciegamente, y sin poder chillarle a los "poderes actuales" para que lo arreglen todo…

La gente tendría que averiguar por su cuenta lo que es bueno y malo, y cómo resolver problemas por su cuenta.

Algunos podrían declarar que los seres humanos son demasiado miopes, perezosos e irresponsables para estar a cargo de sus propias vidas…

Pero es precisamente la creencia en la "autoridad" la cual les ha permitido volverse tan perezosos y incapaces.

Siempre y cuando ellos crean que hacer lo correcto no es su trabajo, que arreglar problemas no es su trabajo…

Y que todo lo que necesitan hacer es obedecer a sus amos, actuando como peones descerebrados en el plan maestro de alguien más…

Entonces ellos no tienen necesidad de crecer y madurar.

Sin embargo, abandonar la superstición fuerza a la persona en la posición de darse cuenta de que nada en el planeta está por encima de él o ella, lo cual significa que él o ella es responsable por sus propias acciones (o inacciones).

La persona es responsable de hacer del mundo un lugar mejor, y él o ella es quien debe hacer que la sociedad funcione.

Claramente, hay estatistas quienes están intentando hacer una diferencia positiva, pero con mucha frecuencia su creencia en la "autoridad"…

* Convierte sus buenas intenciones en acciones malvadas

* Pervierte su compasión en violencia

* Y convierte su productividad en el combustible de la opresión

Por ejemplo, muchos de los que se unen a las fuerzas armadas lo hacen con la noble meta de defender a sus compatriotas de fuerzas hostiles extranjeras…

Y muchos de quienes se convierten en "oficiales de policía" lo hacen con la intención de ayudar a la gente, y proteger a la gente buena de la mala.

Sin embargo, una vez ellos se convierten en agentes de la bestia mítica conocida como "gobierno", ellos inmediatamente dejan de ser defensores de sus propios valores, y de sus propias percepciones del bien y el mal…

Y en su lugar se convierten en agentes que imponen los arbitrarios caprichos de los políticos.

En todo "gobierno" en la historia, aquellos quienes pretendían ser "defensores" se han convertido rápidamente, si no es que inmediatamente, en agresores.

El primer acto de casi todo régimen es imponer algún tipo de "impuesto", para robar a la fuerza a sus súbditos, usualmente bajo la estúpida excusa de que debe hacerlo para poder proteger a la gente contra ladrones.

Por lo tanto, es irónico que tantas personas acepten la idea de que el "gobierno" es la única entidad capaz de proteger a los buenos de los malvados.

La realidad es que solo en la ausencia de la superstición de la "autoridad" pueden las buenas intenciones de aquellos aspirantes a ser protectores y defensores, servir realmente a la humanidad.

Por ejemplo, una milicia privada formada para el propósito de defender a una cierta población contra invasores extranjeros sería guiada por la conciencia personal de cada miembro individual…

Y claro, ni los miembros de la milicia ni nadie más se imaginaría que un grupo así tenga algún tipo de "autoridad" especial.

Una organización así puede ser una forma extremadamente efectiva de ejercer fuerza defensiva justificada, además de ser inmune contra la usual corruptibilidad de las operaciones de "protección" autoritarias.

Un miembro de una milicia privada quien no sufra de la superstición de la "autoridad" nunca podría usar la excusa de "solo estaba siguiendo ordenes" para tratar de huir de la responsabilidad de sus propias acciones.

Si esa persona usa violencia en alguna situación entonces él o ella, y todos a su alrededor, saben que esa persona personalmente tomó una decisión, y que él o ella es responsable por dicha decisión y por sus acciones.

En resumen, en el único caso en que una milicia privada no-autoritaria podría volverse opresiva es si todos y cada uno de los individuos en ella personalmente decidiera actuar de esa forma.

En contraste, los ejércitos de los "gobiernos" pueden volverse opresivos como resultado de inclusive una sola persona genuinamente maliciosa en la cadena de comando…

Si aquellos debajo de él o ella han sido entrenados efectivamente para seguir ordenes con total lealtad.

Sin el mito de la "autoridad", no todos actuarán de forma responsable o caritativa.

Sin embargo, cuando cada persona acepta que él o ella está a cargo de si mismo, es mucho menos probable que la gente buena termine siguiendo los planes de la gente malvada…

Como ocurre constantemente en la actualidad debido a la creencia en la "autoridad".

Los estatistas con frecuencia sienten miedo de lo que algunos individuos podrían hacer si no son contenidos por un "gobierno".

Sin embargo, lo que debería darles miedo es lo que esos individuos podrían hacer si se convierten en el "gobierno".

La cantidad de daño que un individuo hostil y malvado puede hacer por si solo es nada comparado con el daño que una "figura de autoridad" hostil y malvada puede hacer por medio de gente buena pero obediente.

Para ponerlo de otra forma, si la maldad fuese cometida solo por la gente mala, el mundo estaría en un lugar mucho mejor en comparación al lugar en el que está actualmente:

Gente básicamente buena cometiendo actos de maldad porque una "autoridad" percibida se los ha ordenado.

← Tú te gobiernas a ti mismo, y yo a mí mismo

→ Un tipo diferente de reglas

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!