Violencia por defecto | La superstición más peligrosa

Haz clic aquí para descargar este libro digital en el Internet Archive


→ Tabla de contenidos

La mayoría del tiempo, la gente inclusive apoyará un plan autoritario impuesto a la fuerza simplemente porque no están seguros de lo que ocurriría si no lo hicieran…

O no están seguros de cómo es que podrían llevarse a cabo las cosas si la gente fuese dejada en paz y en libertad.

Por ejemplo, si a alguien se le dificulta imaginarse cómo funcionaría un sistema de carreteras totalmente privado, él o ella normalmente apoyará un plan "gubernamental" financiado por medio de la coerción.

Si él o ella no está seguro de qué tan bien podrían las personas libres defenderse a si mismas sin un ejército, él o ella probablemente apoyará una solución militar autoritaria, financiada por medio de los coercitivos "impuestos".

Aquellos que creen en los "gobiernos" apoyan la violencia por defecto – todo lo que se necesita es un poquito de incertidumbre e ignorancia para que una persona promedio apoye un plan "gubernamental" coercitivo para casi cualquier cosa.

Pero así no es como la gente se comporta en sus vidas cotidianas.

La persona promedio no va por ahí iniciando violencia contra todas las demás personas con las que se encuentra, basándose en que no está segura de que la demás gente que encuentre se comportará apropiadamente y tomará las decisiones correctas.

Pero eso es precisamente lo que la mayoría de estatistas hacen por medio del "gobierno":

Ellos apoyan el control forzoso en masa de millones de seres humanos, simplemente porque no están del todo seguros de que si se deja la gente en paz y en libertad…

* Gastarán su dinero en la forma en que deberían

* Tratarán a otros de la forma en que deberían

* Encontrarán soluciones pacíficas y efectivas a los problemas de la vida

* Etc.

A través de la superstición de la "autoridad", los estatistas pueden apoyar cómodamente la subyugación violenta de sus prójimos, simplemente porque no están del todo seguros de cómo se comportarían sus prójimos si no estuviesen subyugados.

Y aquellos quienes tienen sed de poder explotan ese hecho para sacarle provecho.

Todo lo que un político necesita hacer para obtener apoyo para sus planes autoritarios es decirle al público que las cosas podrían no funcionar bien si la gente se deja en paz y en libertad.

El político ni siquiera necesita esperar hasta que alguien haga algo deshonesto, malicioso, negligente, o destructivo…

Todo lo que el político debe hacer es sugerir la posibilidad de que si la gente se deja sola y en paz, cosas malas podrían pasar.

Debido a que los defensores de la violencia "gubernamental" no reconocen la "ley" como violencia, el umbral a partir del cual apoyarán una "solución" autoritaria y coercitiva es bastante bajo.

Aquellos con sed de poder pueden simplemente sugerir que un "plan" puede ayudar a alguien en algún lugar, y muchas personas aprobarán el uso de la violencia "legal" basándose únicamente en esa premisa.

Una gran cantidad de la violencia "gubernamental" está basada en suposiciones sobre lo que podría ocurrir como resultado de lo que la gente podría hacer.

Por ejemplo, mucha de la coerción del "gobierno" hecha en el nombre del "ecologismo" está basada en la idea de que el estado debe controlar forzosamente las elecciones de todas las personas…

Porque si no se hace eso la gente puede tomar decisiones que contribuirán al calentamiento global, la erosión de los bosques forestales, la extinción de animales, y así.

Pocas personas, actuando por sí mismas, cometerían agresión basándose en una suposición sobre las posibles consecuencias indirectas de las acciones no-maliciosas y no-violentas de otros.

Sin embargo, eso es común en las políticas "gubernamentales".

Como otro ejemplo de apoyar la violencia "gubernamental" por defecto, considera la práctica de usar la fuerza para prevenirle a la gente extranjera el poner un pie en el lugar que sea en todo un "país", sin el permiso escrito de la clase gobernante de ese "país".

Esas "leyes" de inmigración crean algo similar a la mentalidad de la guerra, donde toda una categoría demográfica de personas es criminalizada y demonizada, y sujeta a actos de agresión, basándose solo en preocupaciones de lo que algunas de esas personas podrían hacer.

La gente opina que muchos inmigrantes "ilegales" son criminales, o que llegan a otro país solo para recibir "beneficios".

Sin importar la frecuencia con la que esas alegaciones sean correctas, el resultado es que todos los "ilegales" – cualquier persona que esté en un país sin el permiso de los políticos – son controlados por la fuerza.

Esto es el resultado la culpa por asociación producida por la mentalidad de manada.

No debería ser necesario establecer que usar violencia contra una persona porque él o ella es de la misma raza, o del mismo país, o de alguna forma similar a otra persona quien ha causado daños…

Es completamente injustificado.

Por cierto, los intentos de los "gobiernos" de reprimir la "inmigración ilegal" también resultan en que agresiones sean perpetradas contra muchos residentes "legales" (además de "ilegales") en retenes de "policía fronteriza", muchos de los cuales ni siquiera están localizados en las fronteras.

Para detener e interrogar a cualquier persona que está conduciendo en una carretera porque alguien podría estar allí "ilegalmente" es precisamente el tipo de agresión injustificada comúnmente cometida por los agentes de los "gobiernos", y que rara vez es cometida por otras personas.

Esta violencia-por-defecto también puede verse en las invasivas inspecciones e interrogaciones a las que se debe someter cualquier persona que intente volar en un avión en Estados Unidos, "la tierra de la libertad".

Ten muy en cuenta lo siguiente:

Una cosa es que el propietario de un avión le ponga condiciones a cualquier persona que quiera montar en su avión (y esto también aplicaría a un tren, un auto, o lo que sea), lo cual es completamente razonable.

Pero otra cosa muy diferente es que un tercero prevenga forzosamente a cualquier persona de montar en un avión, y en el aeropuerto que sea en todo un país…

A menos que los pasajeros primero se sometan a interrogantes, inspecciones de su equipaje, e inclusive requisas corporales, por parte de ese tercero.

La gente jamás toleraría a ningún individuo privado comportándose de esta forma (con la actitud de, "mejor le impongo mi voluntad a todos los demás, solo por si acaso")…

Pero en el caso de los agentes de la "autoridad", la táctica es común, y la gente se imagina que esta es legítima.

De hecho, ellos con frecuencia demandan que la "autoridad" haga cosas así.

En sus vidas cotidianas, la no-violencia es el tipo de comportamiento "por defecto" de la mayoría de personas.

Aunque existen conflictos físicos ocasionales, la mayoría de las personas se esfuerzan bastante no solo para no empezar peleas, sino también para intentar apaciguar situaciones tensas.

Inclusive si una pelea llega a ocurrir, ambas partes normalmente terminan alejándose la una de la otra.

Cada día, miles de millones de personas encuentran formas de coexistir pacíficamente, inclusive si tienen puntos de vista, creencias y actitudes significativamente diferentes.

Pero eso es en sus vidas personales…

Ya que cuando se trata del mundo de la "política", la violencia es el comportamiento por defecto.

Todos los votantes, unos en mayor grado que otros, buscan que sus propias ideas y puntos de vista sean impuestos a la fuerza sobre toda la demás gente, por medio del mecanismo del "gobierno".

La posición por defecto no es dejar que las demás personas "hagan lo suyo", o intentar interactuar y convivir pacíficamente…

La posición por defecto es defender y apoyar la agresión hacia todas y cada una de las demás personas, por medio de la coerción autoritaria llamada "ley".

Existe una desconexión increíblemente enorme entre lo que la persona promedio ve como "comportamiento civilizado" en una base individual…

Y lo que ve como legítimo y civilizado cuando se trata de las acciones de la "autoridad".

Es difícil imaginarse a una persona comportándose en su vida personal de la forma en que los votantes se comportan en el mundo de la "política".

Una persona así estaría atracando constantemente a otros (tanto amigos como desconocidos), robándoles enormes cantidades de dinero para financiar cosas que él o ella crea que son importantes…

Además de usar amenazas, fuerza física, e inclusive secuestro, para obligar a otros a tomar las decisiones que esa persona considere que son las mejores, para sus víctimas o para la sociedad en general.

En resumen, cualquier persona que actúe en su vida privada de la forma en que todos los estatistas actúan en la arena "política" sería reconocido inmediatamente como un matón, un ladrón, y un lunático.

Pero hacer exactamente las mismas cosas por medio del "gobierno", apoyando extorsiones y vandalismo en masa, es aceptado por la mayoría de personas como algo normal…

Como algo que la gente civilizada debería hacer.

De hecho, ellos a veces se refieren al proceso de votación como un deber, como si fuese inmoral el no apoyar el control coercitivo de tu prójimo.

Increíblemente, e irónicamente, las únicas personas que NO apoyan ni defienden la constante violencia y coerción en masa por medio de los "gobiernos" – conocidos como voluntaristas, o anarquistas – usualmente son vistos por la mayoría de personas como gente rara, incivilizada, y peligrosa.

← Atacando para defender

→ Cómo el mito derrota la virtud

↓ Tu atención por favor ↓

Dime, ¿estás interesado/a en aprender inglés?

¿Te gustaría poder aprender tan bien el idioma que puedas entender prácticamente todo lo que leas y escuches en inglés?

¿Te gustaría poder comunicarte en inglés sin problema, tanto por escrito como hablando?

Si es así, te invito a visitar Inglesk.com.

Allí aprenderás cómo aprender inglés por tu propia cuenta, usando contenido que de verdad disfrutes, y sin tener que memorizar reglas gramaticales.

¡Haz clic aquí para entrar a Inglesk.com y aprender cómo dominar el inglés de una vez por todas!